www.elimparcial.es
ic_facebookic_twitteric_google

cumbre regional en cartagena

Uribe exige un órgano "ejecutivo, sin burocracia" contra las drogas

sábado 02 de agosto de 2008, 15:41h
Los países latinoamericanos y caribeños institucionalizarán la Cumbre Regional Antidrogas, a la que han concurrido en Cartagena seis presidentes de la región, que conformaron con México, República Dominicana y Colombia la troika que pondrá en actividad esta nueva herramienta de integración. El compromiso de trabajar en la conformación de este mecanismo surgió de una iniciativa del gobernante colombiano, Álvaro Uribe, quien previamente propuso la creación de un "órgano ejecutivo, sin burocracia". Uribe lo hizo en la Cumbre Regional Ampliada sobre el Problema Mundial de las Drogas, Seguridad y Cooperación del Caribe, Centroamérica, Colombia, México y Venezuela, cita de menos de un día que fue preparada desde el pasado miércoles por delegaciones de 24 países de la Gran Cuenca del Caribe. En la Cumbre formal participaron los presidentes de El Salvador, Elías Saca; Guatemala, Álvaro Colom; México, Felipe Calderón; Panamá, Martín Torrijos, y República Dominicana, Leonel Fernández, además de Uribe. El gobernante colombiano justificó la conformación de la troika en los hechos de que República Dominicana acogió en marzo de 2007 la primera cita de esta naturaleza y Colombia la segunda, mientras que México se ofreció para organizar la tercera, el próximo año, lo que fue aceptado.

La institucionalización de esta Cumbre Regional Antidrogas se unió a las tareas que se trazaron las delegaciones de los países en la Declaración de Cartagena, adoptada hoy junto a un plan de acción. En el primer documento, todas ellas asumieron el compromiso de crear o fortalecer observatorios nacionales de drogas en conjunto con el Observatorio Interamericano de Drogas u "otras instancias de cooperación bilateral o multilateral que faciliten la participación de los Estados interesados". El propósito de estos centros nacionales es el de "desarrollar sistemas de información y estadísticas que apoyen la toma de decisiones y definición de políticas nacionales para contrarrestar el problema mundial de las drogas y sus delitos conexos", según la declaración.

El documento aprobado reivindica la cooperación y la responsabilidad compartida y ha sido acompañado de un plan de acción con fines de reducción de la demanda y la oferta de drogas y los delitos correlacionados o conexos. El fomento de la cooperación y la cooperación para el desarrollo alternativo también quedaron consignados en este programa de trabajo, que recogió una de las mayores preocupaciones de todos los países, que es el crecimiento del consumo interno de drogas.

El gobernante dominicano propuso la creación, como fuente de recursos económicos, de "un fondo multinacional con el fin exclusivo de mejorar las capacidades en la lucha contra el narcotráfico" y que tenga alcance, incluso, sobre la prevención del consumo. Los países más ricos deben aportar los mayores recursos, pidió Fernández al aludir a las capacidades de los implicados en la Cumbre Regional Ampliada.

Esta cumbre la forman Antigua y Barbuda, Barbados, Belice, Dominica, Bahamas, Costa Rica, Cuba, Granada, Jamaica, Nicaragua, Venezuela, Guayana, Haití, Saint Kitts, Santa Lucía, San Vicente y las Granadinas, Surinam, y Trinidad y Tobago, además de El Salvador, Guatemala, Honduras, República Dominicana, México y Colombia.

El gobernante guatemalteco propuso que sea un grupo de trabajo el que "estudie las mejores fórmulas para desarrollar esta alternativa". Su administración puede ser asumida por la Organización de Estados Americanos (OEA), la Organización de Naciones Unidas (ONU) u otro organismo internacional, o entidades multilaterales como el Banco Interamericano de Desarrollo (BID), según Fernández.

La delegación venezolana en esta cita, encabezada por el canciller Nicolás Maduro, ratificó la postura sobre la cooperación bilateral y multilateral en este ámbito, pero con respeto a la soberanía nacional, como lo ha defendido el presidente de su país, Hugo Chávez, que en último momento desistió de viajar a Cartagena. Es una inquietud que la Cumbre recogió como principio en el plan de acción junto a los de la responsabilidad común y compartida, la integridad territorial y la no intervención en los asuntos internos de los Estados, entre otros.