www.elimparcial.es
ic_facebookic_twitteric_google

CATALUÑA: VOTOS SECESIONISTAS, 1.600.000; ANTISECESIONISTAS: 2.400.000

lunes 06 de mayo de 2019, 12:08h
Quim Torra y sus secesionistas están tristes. Las elecciones generales les brindaban la gran ocasión de arrasar...

Quim Torra y sus secesionistas están tristes. Las elecciones generales les brindaban la gran ocasión de arrasar y presentarse ante el mundo con el aval democrático de las urnas. Resulta que los electores que en Cataluña votaron a los partidos independentistas sumaron, números redondos, 1.600.000 votos, mientras que los que depositaron su sufragio en favor de los partidos que defienden la unidad de España superaron los 2.400.000. Conviene resaltar esta circunstancia tan relevante.

Tan relevante porque cuando se exige mayoría cualificada de dos tercios para determinados cargos, parece consecuente respetar lo mismo para la aventura secesionista. Y, por cierto, así se especifica, para reformar la Carta Magna, en el artículo 168 de la Constitución con relación al Congreso de los Diputados y al Senado.

Aún más, de los 7.543.825 millones de habitantes de Cataluña, solo 1.600.000 se manifestaron por el secesionismo, después de largos años de obsesiva propaganda y de destinar ingentes cantidades de dinero a la causa independentista.

Esa es la situación actual en Cataluña, por no hablar del resto de España. Porque la decisión sobre el futuro de Cataluña no corresponde solo a los catalanes sino a todos los españoles libres e iguales ante la ley.

Se comprende la tribulación del racista Torra y de sus compinches. Después de tanto dinero y de tanta manipulación, después de tan largos años de adoctrinar desde las escuelas y desde los medios de comunicación, después de tantos condicionamientos y abusos, se encuentran en una situación precaria. Bastaría con que el Gobierno de la nación reaccionase, destinase recursos suficientes y emprendiera una acción política y educacional permanente y bien razonada para que la insensatez del separatismo catalán quedara reducido a la mínima expresión.