www.elimparcial.es
ic_facebookic_twitteric_google

ETAPA 7

Giro. Pello Bilbao triunfa y estrena la cosecha del ciclismo español

viernes 17 de mayo de 2019, 16:58h
Además, José Joaquín Rojas se aupó a la segunda plaza de la general. Clasificaciones

El ciclismo español ya había paladeado algo de gloria en la edición de 2019 del Giro de Italia. La victoria de Richard Carapaz, del Movistar Team, abrió el apetito del aficionado acional. Pero no ha sido hasta este viernes cuando se ha podido celebrar, de manera legítima, una victoria española en la carrera transalpina. El protagonista ha sido Pello Bilbao (Astana), el gregario de Miguel Ángel López que en la séptima etapa se filtró en una fuga y remató la faena con un ataque astuto en los kilómetros finales.

El corredor nacido en Gernika hace 29 años resultó el más fuerte y listo de la escapada que se jugaría la victoria después de los 185 kilómetros dispuestos por la organización, entre Vasto y L'Aquila. Usó el vasco las primeras rampas de la llegada en subida que se erigía como final de la jornada para desarmar a sus compañeros de viaje. Sobre todo, a Tony Gallopin (Ag2r) y a Davide Formolo (Bora-Hansgrohe), los ilustres nombres que portaban el favoritismo.

Bilbao tuvo que mostrar capacidad de aguante ante los demarrajes ajenos y esperar al momento oportuno, al impás, para despegar. Ejecutó el plan de manera brillante y recogió su premio en el podio. "Es mi primera victoria en una carrera de tres semanas. He venido a trabajar para Miguel Ángel López, pero hoy todo ha sido improvisado porque Zeits era el hombre para la escapada, me metí yo también y al fimal tenía piernas y lo intenté. Salió perfecto", avanzó.

"Es mi primera victoria en una carrera de tres semanas, y eso me hace muy feliz, es muy importante. Ha sido gracias a todo el equipo, pero ha supuesto una gran ventaja tener a Zeits en la fuga porque ha trabajado mucho, me ha permitido relajarme un poco", argumentó. Y analizó lo vivido de esta manera: "Sabía que podía atacar a mis rivales y me lancé. Formolo era el rival a batir, pero sentí que estaba sintiendo la presión de ganar. Esperé a que mi director me dijera cuándo era el momento para saltar. Fue un largo kilómetro final, pero me quedaba algo de fuerza y podía ganar".

A esta edad, en plenitud de su carrera deportiva, le llegó a Pello su primer triunfo en una de las tres carreras grades por etapas. No obstante, la suya fue la primera victoria de un corredor en el Giro desde que Mikel Nieve se coronara en Cervinia, en 2018. En consecuencia, Bilbao se confirma como algo más que un apoyo para el jefe de filas de turno. Ya concluyó en la sexta plaza en la pasada edición de la 'Corsa', con lo que Astana debería repensar su rol en el medio plazo.

Este descorche del champán nacional convivió con una jornada tranquila para los corredores destinados a pelear por la clasificación general. El italiano Valerio Conti (UAE) retuvo la maglia rosa, sin mayor sofocones; José Joaquín Rojas (Movistar), inmerso en la escapada buena, ascendió a la segunda plaza; y las diferencias entre Primoz Roglic, Simon Yates y compañía siguen siendo las mismas que han configurado la crono inicial y las caídas posteriores

El relato de la etapa muestra que la fuga se gestó con 13 corredores, entre los que se encontraban cuatro españoles. A los mencionados Peio Bilbao y José Joaquín Rojas se les añadieron Rubén Plaza (Israel) y Antonio Pedrero (Movistar). La presencia de Rojas forzó a trabajar al Emirates del líder Valerio Conti, que venía de ver cómo su esprinter principal, Fernando Gaviria, se bajaba de la bici. El colombiano sufría dolor en la rodilla y decidió apearse del Giro ante la montaña venidera. Dejando a Ackermann la senda hacia la "maglia ciclamino" de la regularidad sin obstáculos. Y Roglic padeció, asimismo, la retirada de Laurens de Plus, gregario de lujo en ascensión del Jumbo.

El equipo emiratí trató de controlar las diferencias con respecto a los escapados y consiguió que la brecha no pasara de los dos minutos. Y la aproximación a L'Aquila, localidad devastada por el terremoto en 2009, contuvo la ascensión al puerto de Le Svolte Popoli, subida de segunda categoría, de nueve j¡kilómetros y con tampas de hasta el 10%. En ese trecho se desfonarían los corredores del UAE. Y les relevarían tanto Trek como Bardiani. Dos conjuntos que se pusieron nervioso ante el liderato virtual de José Joaquín Rojas, a 2.11 minutos de Conti en la general.

El desenlace, a 10 kilómetros de meta, desplegó una montonera de falsos llanos que desembocaban en los 1.000 metros finales que se alzaban con rampas de 10%. El ritmo filtró la fuga y la redujo a seus corredores, que viajaban con un minuto de renta. Todavía sobrevivían Rojas, Pedrero, Bilbao y Plaza. Al tiempo que el pelotón levantaba el pie de la persecución al comprobar que el liderato estaba salvado y que los llegadores no tendrían oportunidad de cazar a la escapada, Hamilton cambió el paso en el grupo cabecero, quedando eliminados Plaza y Pedrero y Rojas.

El esprinter de Movistar conectaría de nuevo y lanzó una afrenta en la parte llana anterior a la ascensión postrera. Ese ataque sembró el terreno para la duda, un intervalo que amortizaría el movimiento ganador de Pello. En pleno desnivel del 7%. El vasco no miraría atrás y seis segundos serían suficientes para verle alzar los brazos, complacido. Con sus perseguidores padeciendo impotencia. Tocó techo el currículo de Bilbao, que debuto en 2010 y sólo llevaba ocho victorias en su palmarés. Un preludio maravilloso a la etapa más larga de este Giro, que se celebrará este sábado (con tres puertos puntuables en la parte final).

¿Te ha parecido interesante esta noticia?    Si (0)    No(0)

+
0 comentarios