www.elimparcial.es
ic_facebookic_twitteric_google

FÚTBOL

Bundesliga. El último Bayern de Robben y Ribery se proclama campeón en la jornada final

sábado 18 de mayo de 2019, 17:37h
Los bávaos golearon al Eintracht de Frankfurt y alzaron el séptimo titulo liguero consecutivo.

Este sábado se vivió una fecha emotiva y especial en el Allianz Arena de Múnich. El Bayern se jugaba el título de la Bundeliga contra el Eintracht Frankfurt, sin margen de maniobra, pues en el otro duelo por el trofeo de la última jornada del fútbol alemán el Borussia Dortmund aguardaba para probar suerte. Pues bien, el gigante germano por excelencia acabaría goleando por 5-1, celebrando su séptimo entorchado liguero concatenado y, además, despidiendo a Arjen Robben y a Frank Ribery. Todo en uno.

El conjunto entrenado por Niko Kovac no escatimó en energía. La gloria doméstica dependía de ellos mismos y saltaron al césped con un ritmo que descorchó el champán a las primeras de cambio. En el cuarto minitos Thomas Müller leyó los espacios y filtró un pase para que Kingsley Coman cruzara hacia el segundo poste un lanzamiento certero. El tanto de la perla francesa, lejos de tranquilizar los ánimos, espoleó a los locales. El Eintracht, que competía por jugar en Europa en la próxima temporada, quedó reducido a sujeto pasivo.

El portero visitante, Kevin Trapp, se erigió en el mejor de su conjunto. La tormenta de llegadas a su área no cesó hasta la media hora de juego. En el entretanto, David Alaba -minuto 9-, Robert Lewandowski -minuto 13- y el propio Thomas Müller -minuto 31- se toparían con los guantes del arquero oponente. Y cuando las paradas sensacionales del ex del PSG no mediaban, el VAR acudía al rescate del superado bloque en el que figuran jugadores como Rebic o Jovic.

Ver esta publicación en Instagram

#MEIS7ER 🏆 2013 🏆 2014 🏆 2015 🏆 2016 🏆 2017 🏆 2018 🏆 2019

Una publicación compartida de FC Bayern #MEIS7ER (@fcbayern) el

En el minuto 26 Serge Gnabry anotó el 2-0, pero la ayuda tecnológica al arbitraje avisó al colegiado y terminó por anular el tanto por un fuera de juego muy ajustado de Lewandowsi. Y, pasado el huracán, el Bayern bajó sus revoluciones, con Thiago al mando. Pero el Eintracht no alzancaría a poner en aprietos a la zaga bávara y los líderes provisionales de la Bundesliga no sufrirían más problemas antes del descanso que la lesión de Leon Goretzka.

En la reanudación, con la victoria parcial del Borussia Dortmund en su visita a la cancha del Mönchengñadbach en mente, sobrevino el 1-1 y la intranquilidad de la tribuna. Sebastian Haller propinó las tablas por mor de un saque de esquina bien lanzado, en el minuto 50. Ese gol no cambiaba demasiado el escenario, pues el Bayern tenía que perder para perder el título y eso no iba a sucedes. Los jugadores no entraron en crisis y prácticamente no cambiaron el rictus.

Tres minutos después del tanto visitante, Alaba adelantó a los suyos, al pescar un rechace a disparo de Müller. Y ahí se abrió la espita para la catarsis colectiva. Porque en el 58 Renato Sanches, que había entrado por Goretzka, firmó una jugada solitaria a la que puso la guinda con el 3-1. El Allianz ya festejaba y entró en éxtasis cuando atisbó que Frank Ribery y Arjen Robbemn habían salido a calentar. El francés entraría por Coman y el neerlandés, a su vez, por Gnabry. Todo un símbolo del cambio de mando generacional, con el presidente, Uli Hoeness, llorando en el palco.

Ver esta publicación en Instagram

🎉PARTY TIME! 🎉 #MEIS7ER . #MiaSanMia #MiaSanMeister #Bundesliga #FCBayern

Una publicación compartida de FC Bayern #MEIS7ER (@fcbayern) el

Se retiraban como jugadores del Bayern Ribery, Robben y Rafinha, tras casi una vida deportiva entregada a ese club. Los últimos rescoldos del timón continental que ejercieron los bávaros hace más de un lustro. Y el extremo francés alzó la temperatura con un eslalon maravilloso, en el que sentó a varios rivales, que confluyó en una vaselina de seda. Su golazo y su celebración posterior -se quitó la camiseta y se la mostró al público, arropado por todos sus compañeros-, llevaron a Ribery a abrazar al árbitro cuando éste le iba a amonestar por haberse sacado la elástica. E, instantes después, Robber anotaría su diana particular, a puesta vacía y a centro de Alaba.

El alboroto era tal que los aficionados comenzaron a brindar apoyo explícito, y ruidoso, al entrenador. Niko Kovac ha sido realmente criticado y su trabajo ha resultado puesto en tela de juicio antes y después de la eliminación precoz en la Liga de Campeones. La primera temporada al mando de este transatlántico le ha costado muchos disgustos y este sábado no pudo evitar emocionarse al interiorizar que iba a alzar la Bundesliga y que contaba con el reconocimiento de la masa social del club del que fue futbolista.

El Borussia Dortmund ganaría, pero el esfuerzo del equipo de Paco Alcácer quedó en nada. La remontada clasificatoria de los bávaros dio sus frutos y el homenaje a Robben y Ribery se completaría sin sobresaltos. La previsión de Hoeness pasaba por pasar un año en blanco antes de tirar de talonario y jubilar antes de tiempo a esos dos iconos veteranos, mas sus cálculos no contemplaban que se desmoronara el Dortmund del modo en que lo hizo a comienzos de 2019. En este punto del calendario, de hecho, están en condiciones de despedirse del francés y el neerlandés con un doblete. Jugarán la final de la Copa de Alemania contra el RB Leipzig. En todo caso, Frank se va con nueve Bundesligas y Arjen, con ocho. Casi nada.

¿Te ha parecido interesante esta noticia?    Si (0)    No(0)


Normas de uso

Esta es la opinión de los internautas, no de El Imparcial

No está permitido verter comentarios contrarios a la ley o injuriantes.

La dirección de email solicitada en ningún caso será utilizada con fines comerciales.

Tu dirección de email no será publicada.

Nos reservamos el derecho a eliminar los comentarios que consideremos fuera de tema.