www.elimparcial.es
ic_facebookic_twitteric_google

CRÓNICA

La Liga de Messi y de la depresión del Real Madrid post Ronaldo

lunes 20 de mayo de 2019, 17:04h
El Barcelona más industrial impuso su ley en el curso de la consagración de Oblak e Iago Aspas.

La Liga 2018-19, que se extingue este domingo, ha correspondido con los pronósticos de manera ortodoxa. La salida de Cristiano Ronaldo y de Zinedine Zidane del Real Madrid, sumado al efecto relajante y autocomplacente que conlleva conquistar tres Ligas de Campeones consecutivas, provocó que la candidatura al título de los de Chamartín se fuera diluyendo con el paso de los meses. Abriendo las puertas, de par en par, a un Barcelona al que le bastó con repetir la receta industrial y competitiva de Ernesto Valverde para resolver el campeonato con cuatro jornadas de antelación.

La pizarra del Txingurri volvió a reducir el número de goles encajados y, con ello, a frenar la sangría de puntos que sí afligía al coloso capitalino. Ter Stegen encajó 34 goles, sólo cinco más que el Zamora del torneo: Jan Oblak. En esa labor equilibrante ayudó la consagración de Lenglet, Arthur y Arturo Vidal -como elemento de versatilidad musculosa- y el renacer de Piqué, Jordi Alba y Rakitic. Con esa amalagama de piezas cpomprometidas con el colectivo en fase defensiva, quedaron los enfrentamientos sembrados para que la calidad de Lionel Messi decidiera. Fin de semana tras fin de semana.

El argentino acabó como pichichi (36 goles) y máximo asistente (13 pases de gol, empatado con el sevillista Sarabia). Y se mostró determinante en un buen puñado de las fechas, bien para resolver jugadas, bien para crearlas. Su influencia en la mezca de posesión en estático y contragolpe vertiginoso de este Barcelona campeón se disparó. Tanto como la calidad y trascendencia de las actuaciones de Ter Stegen. Por el camino triunfal -sólo perdieron tres veces- asomarían los irregulares Dembèlè -lesiones mediante-, Coutinho -mentalmente apagado- y Malcom -sin hueco-. Suficiente para no perdonar los resbalones de los otros candidatos a la gloria nacional. Con la paleta cada vez más plomiza y grisácea, los azulgrana sometieron desde diversas vertientes a todos y cada uno de sus perseguidores, alzando el trofeo con merecimiento.

Ver esta publicación en Instagram

YESSS! ???????? ???? Barça 2-0 Atlético ?? Suárez, Messi #WeColorFootball

Una publicación compartida de FC Barcelona (@fcbarcelona) el

El Real Madrid no acabaría segundo. Ni mucho menos. Por su banquillo pasaron Julen Lopetegui y Santiago Solari. A ambos les echaron derrotas contra el Barcelona y contextos negativos. Hacía tiempo que no se veía en el Bernabéu tanta desidia, tantos jugadores fuera de forma y una cosecha goleadora tan escueta. Benzema fue el único que tiró de la anotación con consistencia (anotó 21 goles, los mismos que Luis Suárez) y quedaron señalados nombres como Marcelo, Bale, Isco, Varane y Toni Kroos. Bajo sospecha siguen Asensio, Courtois, Casemiro, Ceballos, Mariano y Nacho. Sólo la emergencia de Vinicius Jr, Llorente, Reguilón y Fede Valverde sacó una sonrisa a la tribuna de Concha Espina.

En este obligado curso de transición terminaría por volver Zidane, con la idea de testar a los futbolistas para saber de primera mano quién merece confianza y quién el despido. No lo tuvo sencillo el galo, que aterrizó con todo perdido y en plena depresión. En el peor momento, en la tenebrosa consecuencia del empacho de títulos europeos. Ahora le toca al entrenador mostrar su valía como tal, ya que entre manos tiene la reconstrucción del equipo. Hasta el Balón de Oro Modric sufrió de lo lindo. Habrá de convencer a sus subordinados de la obligación de competir concentrados y juntos, sin balón, en los 90 minutos de cada partido. Algo que no se da en esos lares desde que Mourinho batió el récord de puntos. No sólo faltó gol. También adolecieron de grietas encuanto a equilibrio, energía y sacrificio, y LaLiga no rima bien con esos agujeros.

Amortizaría la decrepitud de su enemigo íntimo un Atlético en descomosición postrera. Los entrenados por Diego Pablo Simeone fueron los más regulares en la persecución del Barça, aunque nunca llegarían a hacer cosquillas al puntero. Su rendimiento colectivo se vio muy condicionado por las reiteradas lesiones, mas, aún así, los rojiblancos guerrearon por cada punto. Con Oblak como estrella y Griezmann como segundo espada (15 goles y 9 asistencias). El francés se irá en julio y con él lo harán Godín, Juanfran y Filipe, esto es, la estructura básica del escuadrón campeón en 2014. Rodri, Giménez y Arias se establecieron como fundamentales y Morata, Lemar y Diego Costa permenecen en un limbo de legitimidad.

Ver esta publicación en Instagram

ZZ ???? @zidane | #RMCity | #HalaMadrid

Una publicación compartida de Real Madrid C.F. (@realmadrid) el

Más felicidad que los colchoneros emana del Valencia. Es conjunto levantino firmó una remontada maravillosa, que le vio salir corriendo de los puestos de descenso hasta poner el lazo a su participación en la próxima Champions en la última jornada. Mantuvieron la confianza en Marcelino y el preparador evidenció su capacidad para cohesionar vestuarios. Rodrigo, Guedes -matizado por los infortunios-, Parejo y, sobre todo, el equipo despuntaron en la segunda vuelta hasta llegar a la orilla. Mestalla volverá a la máxima competición de clubes, a pesar de contar más empates (16) que victorias (15) en este ejercicio liguero. La montonera de tablas aplazó su despegue.

Los peldaños correspondientes a la Europa League 2019-20 corresponden a Sevilla, Getafe y Espantol. Los andaluces salvaron ese escaño a pesar de las turbulencias -echaron a Machín y volvieron 'Monchi' y Caparrós-, apoyados en el talento de Banega, Sarabia, Escudero o 'Mudo' Vázquez, y en la sed goleadora de Ben Yedder -autor de 30 goles en todas las competiciones-. El conjunto 'azulón', por su parte, quedó con sabor agridulce, pues rozó la Liga de Campeones hasta el último día. Sin embargo, la obra de Bordalás, que elevó como equipo sorpresa a un dibujo infranqueable desde lo táctico, mereció soñar. Y los 'pericos' arrancron la séptima plaza en el últimos suspiro, colgados de Borja Iglesias y de la intensidad en el repliegue.

Sin premio continental se lamentan Athletic y Real Sociedad. Los leones perdieron en el Pizjuán este sábado y cayeron al octavo puesto, sin la mejor versión de Aduriz. Con chispazos de un Williams demasiado aislado. La contratación de Garitano pareció emitir un respingo, pero no fructificaría y toca repensar la nómina del camarín. En simlar estadio se encuentran los donostiarras, que fueron creciendo a medida que lo habían sus perlas -Mikel Merino, Oyarzábal, Diego Llorente, Barrenetxea o Januzaj-. La irregularidad les matizaría sus aspiraciones.

En tierra de nadie, con diversas sensaciones, finalizaron Alavés, Betis y Eibar. Los vitorianos riendieron por encima de lo esperado, bajo la batuta de Aberlado. Jony llegó a la cima de la tabla de asistentes, a pesar de que su poca puntería amarró siempre sus pensamientos al objetivo de la salvación. El conjunto de Joaquóin Sánchez experimentó el cansancio físico y mental de coordinarse para rendir en casa y en Europa. Lo acusarían y nombres com Lo Celso, Canales y Guardado no harían circular la pelota como antaño, expandiendo la decepción. Únicamente el lateral Junior supone un punto extra a lo visto. Y los 'armeros' ransitaron entre el miedo al infierno y lo lejos que quedó la Europa League. Mendilíbar no supo extraer del modelo de cesiones y apuesta jóvenes el jugo de otros cursos.

Y, por último, la batalla por no descender conllevó sufrimiento para ocho clubes. Cayeron Girona (a pesar de los 19 goles de Stuani), el Huesca (mejor fútbol que resultados) y el Rayo (condenado por una mala defensa que tapó la pegada de Raúl de Tomás). Y salvaron el pellejo, en las últimas semanas de calendario, un Leganés comprimido en el rigor táctico, el Villarreal aquejado por las lesiones y de un Santi Cazorla vaciado en el intento, un Levante que se dejó ir -ante la sequóa repentina del sorprendente 'Comandante' Morales- y el Celta. Los vigueses fueron, literalmente, rescatados por Iago Aspas. El gallego salió de la lesión justo para sacar del hoyo a sus acólitos y llegar hasta los 18 goles (máximo anotador español). Zanjado la permanencia en Primera el 18 de mayo. Con todo, LaLiga se igualó, pero a la baja.

¿Te ha parecido interesante esta noticia?    Si (0)    No(0)


Normas de uso

Esta es la opinión de los internautas, no de El Imparcial

No está permitido verter comentarios contrarios a la ley o injuriantes.

La dirección de email solicitada en ningún caso será utilizada con fines comerciales.

Tu dirección de email no será publicada.

Nos reservamos el derecho a eliminar los comentarios que consideremos fuera de tema.