www.elimparcial.es
ic_facebookic_twitteric_google

AUTOMOVILISMO

Indy500. Debacle total: Alonso es eliminado y no correrá las 500 Millas de Indianápolis

domingo 19 de mayo de 2019, 23:12h
Fue superado por tres pilotos en la repesca de los seis peores y no se clasificó para la carrera que tenía marcada en el calendario en 2019.

Se habían amontonado demasiados síntomas negativos en el regreso de Fernando Alonso a las 500 Millas de Indianápolis. La apuesta de acudir al abordaje de la 'Triple Corona' con McLaren le saldría muy caro al asturiano. En la primera toma de contacto, en abril, surgieron problemas eléctricos en el monoplaza; en la primera sesión de entrenamientos oficiales, dificultades con el alternador redujeron a la mitad el tiempo de prácticas; más tarde llegaría el accidente que robó un día y medio de margen; y, por último, y para más inri, este sábado sufrieron un pinchazo.

Fue preguntado el español por esta retahíla de espinas en el camino y se desahogaría antes de afrontar la ronda clasificatoria sabatina. "No ha ayudado, pero es obvio que nuestro rendimiento ha sido bastante malo toda la semana. Es decepcionante, pero creo que es más una cuestión para McLaren. El equipo no estaba listo para el desafío", sintetizó, antes de acusar a los suyos de tardanza extra en la reconstrucción del coche. "Hemos sido lentos. Ves (al equipo Juncos Racing) estrellarse ayer y estar listos a las 6 de la mañana. Eso es admirable. Nosotros hemos sido un poco lentos en todo", sentenció.

El McLaren Indy número 66 no alcanzaría para entrar directamente a la prueba que se celebrará el 26 de mayo en el Motor Speedway de Indianápolis. Tocaba jugársela a una carta, en un único intento de cuatro vueltas, entre los seis peores registros. La frustración, que no sorpresa, se hizo de Alonso en la conclusión de la jornada sabatina, cuando cayó en la cuenta de la dimensión real de sus opciones. Había pasado de optar a la 'pole' en los pronósticos a sufrir para sobrevivir al cataclismo.

Hizo cuatro intentos distintos para ser, al menos trigésimo. No pasaría de una velocidad media de 365,681 kilómetros por hora, unas décimas peor que el crono marcado por Pippa Mann, la piloto que le arrebató el billete en el último cuarto de hora de la ronda clasificatoria. "Estamos donde nos merecemos hoy. Espero que mañana tengamos otra oportunidad de estar en la carrera. Si podemos hacerlo pues bien. Y si no podemos es porque no nos lo merecemos. Estoy satisfecho con lo que sea", comentó a los medios, con los brazos a la altura del suelo.

El dos veces campeón del Mundial de la Fórmula Uno, ganador del Gran Premio de Mónaco, de las 24 Horas de Le Mans y de las 24 Horas de Indianápolis salió del coche asimilando el error de haber apostado por McLaren Indy. El coche número 66 no daba para más. Punto. "Probablemente la velocidad no está en el coche. No vamos a encontrarla en una noche. Intentaremos hacer un intento bueno y limpio y con suerte eso nos pondrá en las tres posiciones para poder correr la carrer", subrayó.

"El equipo vuelve inmediatamente a trabajar esta noche para repetir y hacer todo lo posible para la eliminatoria de mañana", publicó McLaren en sus redes sociales. Los mecánicos se remangaron para obrar el milagro y ofrecer al ovetense un coche que le permitiera lucir como piloto y clasificarse para el principal objetivo de este año. James Hinchcliffe, Pato O'Ward, Sage Karam, Max Chilton y Kyle Kaiser, los cinco peores de la calificación, serían sus rivales en el llamado "Last Row Shootout", una suerte de respeca que repartiría tres billetes y dejaría a los otros tres pilotos en la estacada.

Y llegó el domingo, el día clave. El también español Oriol Serviá se había clasificado con comodidad en el puesto 19, con una velocidad media de 366,916 kilómetros por hora, pero Alonso quedó constreñido a gestionar la presión de la derrota más absoluta y sacarse cuatro vueltas sublimes para ser trigésimo primero, trigésimo segundo y trigésimo tercero. Pues bien, acabaría trigésimo cuarto. Rubricó una velocidad promedio de 365,469 kilómetros a la hora insuficiente. Sage Karam -que promedió 366,512 kilómetros a la hora-, James Hinchcliffe -366,195- y Kyle Kaiser, el último en participar -365,920- fueron mejores que el español y le sacaron del templo del automovilismo estadounidense y mundial.

Se repitió la historia del sábado, cuando fue empujado del puesto 30 al 31 en el último pestañeo. Esta vez fue sacado del puesto 33 al 34 en el minuto final. Resulta complicado imaginar mayor crueldad. En un día en el que la lluvia se hizo con el control del tiempo -obligando a trasladar la competición a un intervalo escueto antes de que la luz natural se apagara- y en el que el francés Simon Pegenaud (Team Penske-Chevrolet) logró la 'pole position', dentro del 'Fast Nine Shootout', se extinguió la poca esperanza que le quedaba al español más laureado del automovilismo de nuestro país.

Con la carpet ya cerrada, atendió a los medios de este modo: "Ha sido una semana difícil, no hay duda. Intentamos todo lo mejor, incluso hoy, con unos reglajes completamente diferentes, dando cuatro vueltas con el pedal pisado a tope. No es fácil girar aquí a más de 365 kilómetros a la hora y querer más velocidad... lo hemos intentado todo y hemos sido valientes muchas veces; pero otros hicieron mejor el trabajo que nosotros". "El éxito o las decepciones sólo llegan si aceptas grandes retos. Nosotros los aceptamos. Gracias por el enorme apoyo que hemos recibido siempre aquí en el circuito y con todo el mundo en casa. Ahora nos centraremos en nuestra siguiente meta", zanjó. Ahora le toca tragar la decepción y tratar de rematar el Mundial de Resistencia, porque el calendario se le ha roto a pedazos tras su marcha de la Fórmula Uno.

¿Te ha parecido interesante esta noticia?    Si (0)    No(0)


Normas de uso

Esta es la opinión de los internautas, no de El Imparcial

No está permitido verter comentarios contrarios a la ley o injuriantes.

La dirección de email solicitada en ningún caso será utilizada con fines comerciales.

Tu dirección de email no será publicada.

Nos reservamos el derecho a eliminar los comentarios que consideremos fuera de tema.