www.elimparcial.es
ic_facebookic_twitteric_google

BALONCESTO

NBA Playoffs. Los Warriors menos concentrados llegan a sus quintas Finales seguidas

martes 21 de mayo de 2019, 20:31h
Sin defensa, Durant ni Iguodala, Steph Curry y Draymond Green sentenciaron a los Blazers.

Los Warriors exprimieron este martes la inercia ganadora en la que vienen montados desde el quinto partido de sus series ante los Houston Rockets. En aquel duelo se lesionó Kevin Durant y, automáticamente, Stephen Curry, Draymond Green y el banqquillo dieron un paso al frente para mejorar la defensa sobremanera. Eliminaron a James Harden y bajo esa misma fórmula se habían colocado con un claro 3-0 ante Portland, ya en las Finales de la Conferencia Oeste. Pero esta madrugada no podrían contar con el mermado Andre Iguodala, el otro puntal defensivo fundamental del vestuario.

Y los jugadores de Steve Kerr restringieron su concentración en el achique del juego rival a los últimos minutos del cuarto final y a la sucesiva prórroga. Con ese derroche selectivo les valdría. Bueno, y con las actuaciones siderales de Curry y Green. Ambos firmaron un triple-doble, hecho inédito en playoffs en la historia de la franquicia y de la NBA. En resumen, sin Kevin Durant, DeMarcus Cousins y Andre Iguodala, los californianos supieron sostenerse hasta que en el momento de la verdad subieron la exigencia y ganaron. Terminando de barrer a los de Portland y accediendo a sus quintas Finales consecutivas.

La confirmación cono dinastía vino de la mano de una remontada de 17 puntos en el Moda Center. "Hemos vivido estás situaciones antes, pasado por todo tipo de vivencias, cada experiencia que es posible imaginar, lo que significa que confiamos en nosotros mismos que podemos superarlas", aseguró Curry al término del enfrentamiento ajustado. Había embocado una tarjeta de 37 puntos, 13 rebotes y 11 asistencias. La enésima exhibición anotadora seguida desde el infortunio de 'Durantula'.

El recuerdo de la remontada de 18 puntos en el tercer partido se expandió para beneficiar la autoestima de los Warriors y erosionar la confianza de los Blazers. Draymond Green campó a sus anchas otra vez, con 18 puntos -incluido el triple que a falta de 39,6 segundo para el final de la prórroga-, 14 rebotes -todos defensivos-, 11 asistencias, tres robos y dos tapones. Y, por si fuera poco, Klay Thompson -desacertado-, se iría a 17 puntos y seis rebotes -aunque falló 14 de 21, incluidos 7 de 10 triples-. Mas anotó un tiro de tres para fijar el 111-111 que terminó de congelar a los locales.

Detrás de este tridente emergió la energía y hambre del fondo de banquillo. El 117-119 definitivo fue alimentado por la motivación de reivindicarse de elementos como Alfonzo McKinnie, que salió de titular en el puesto del veterano Andre Iguodala, y Kevon Looney respondieron al entuerto, como adalides de la mejoría de la rotación ampliada. El alero sumaría 12 puntos y dos rebotes, mientras que el pívot llegó a 12 puntos, incluida la canasta que le dio la ventaja parcial de 115-116, con rebortes ofensivos trascendentales.

Así las cosas, las sensaciones de la franquicia de Oakland es inmejorable. Lo que parecía un grave problema en forma de lesiones ha obligado a crecer al resto de peones y, ahora, Durant e Iguodala dispondrán de descanso para regresar en las Finales con todo. Incluso Cousins podría participar en la lucha por el anillo. "Lo que ha hecho todo el equipo sin Durant, Cousins, y esta noche sin Andre Iguodala, encabezados por Curry y Dreen, es sencillamente admirable. Volver a remontar una desventaja de 15 puntos que teníamos en la primera parte y 11 en el tercer periodo, es sencillamente de admirar", resumió Kerr.

Los datos hablan de lo vivido. Los Warriors sellaron su sentencia de la serie con un 47% de acierto en tiros de campo, un 30% en triples y un 79% desde el tiro libre, mientras que Portland venció en todos esos parámetros (48% en tiros de campo y 39% en triples). Y cometieron menos pérdidas -12 a 15-. El problema, otra vez, es que en el último cuarto y en la prórroga dejaron de meter canastas. Las piernas temblaron, la muñeca se encogió y sus estrellas se apagaron.

Tanto Damian Lillard (28 puntos y 12 asistencias) como C.J.McCollum (26 puntos y siete asistencias) brillarían en la primera parte y en el tercer cuarto, mas después fueron secados. Y lo mismo le ocurrió al que podría haber significado el factor sorpresa e inesperado. El pívot Meyers Leonard rubricó el mejor partido de su trayectoria deportiva (30 puntos y 12 rebotes, con un rosario imponente de triples anotados), pero se quedó sólo en la batalla por el rebote. Los Warriors capturaron 56, por los 38 de los locales, Y de ahí brotó la sangría final.

"Ellos demostraron que tienen toda la experiencia del mundo, que son los campeones y al final la impusieron. Luchamos y nunca nos rendimos, pero fueron mejores que nosotros", sintetizaría Leonard, el héroe del día para unos Trail Blazres que volvieron a quedarse cerca de la orilla, impedidos por los malos porcentajes de puntería en el 'clutch time' de sus dos jugadores estelares. Por otro lado, los defensores del título recuperarán el fuelle hasta que Raptors y Bucks definan las Finales de Este.

¿Te ha parecido interesante esta noticia?    Si (0)    No(0)


Normas de uso

Esta es la opinión de los internautas, no de El Imparcial

No está permitido verter comentarios contrarios a la ley o injuriantes.

La dirección de email solicitada en ningún caso será utilizada con fines comerciales.

Tu dirección de email no será publicada.

Nos reservamos el derecho a eliminar los comentarios que consideremos fuera de tema.