www.elimparcial.es
ic_facebookic_twitteric_google

TENIS

Roland Garros. Federer, sincero: "Perder ante Nadal en 2008 fue una pesadilla"

(Foto: Twitter)

jueves 23 de mayo de 2019, 21:05h
El jugador suizo confiesa que aquella derrota ante el balear le costó no ganar Wimbledon.

Roger Federer ha vuelto a Roland Garros después de tres años de incomparecencia. Su última aparición en el Grand Slam se remonta a los cuartos de final de 2015. Sin duda, el de París es el gran torneo que peor se le ha dado en un inaccesible trayectoria deportiva. Sólo lo ha ganado una vez y la última ocasión en la que pisó la final de la pista Philippe Chatrier es la de 2011. Desde entonces, fue eliminado en la cuarta ronda y como cuartofinalista en un par de ocasiones. Antes de decidir suprimir la temporada de tierra de su calendario.

Ahora, con 37 años, el helvético quiere reconquistar algo de terreno en la prueba francesa por excelencia. Ayerrizó el martes en el complejo deportivo parisino para familiarizarse con la superifice cuanto antes. Ha sido el primero de las tres leyendas que comparecerán -Rafael Nadal y Novak Djokovic- en remangasre y comenzar a desatar raquetazos para adaptarse lo mejor posible a las condiciones del torneo. Con bastante más antelación que sus oponentes ilustres.

Esta previsión se la ha dado tiempo a atender a los medios de comunicación locales. Y en esas entrevistas, publicadas este jueves, el jugador de Basilea no se ha cortado a la hora de repasar los mejores y los peores momentos en París. En la charla mantenida con el diario francés L'Équipe, ha confesado que su derrota frente a Nadal en la final de Roland Garros de 2008 como "una pesadilla". Tanto le afectó que culpa de aquel tropiezo a su mal resultado en el Wimbledon posterior.

"No pude hacer nada, no veía soluciones. Nadal es tan bueno en ambos lados, derecha e izquierda, tanto en defensa como en ataque. Lo tiene todo, todas las capacidades en tierra, por eso ha logrado lo que ha logrado", argumentó el suizo. Quedó tan bloqueado por las sensaciones que al año siguiente, cuando se encaminaba a alzar el Trofeo de los Mosqueteros, sintió una inseguridad pioner aa esa altura de su currículum. La sinceridad de Federer, ya maduro, es rotunda.

"Empezaba a dudar (si podría ganarlo), sobre todo después de la final de 2008. Pero seguí creyendo", narra sobre lo vivido en la edición de aquel año en Roland Garros. Nadal no había perdido nunca en territorio parisino hasta que en aquelos octavos de final le eliminó Robin Soderling. El sueco llegaría a la final para medirse al helvético y Federer ganó. No en vano, recuerda aquel trance como "un desafío" y "un sueño". Logró quitarse la espina.

Pero en esa derrota de 2007 comenzó a darse cuenta de su falibilidad como patrón del tenis. Una percepción que le costaría asimilar y que le llevó a romper a llorar en enero de 2009, cuando se enfrentó a Nadal en al final del Abierto de Australia y acabó perdiendo por 7-5, 3-6, 7-6, 3-6 y 6-2. "God, it's killing me" (Dios, me está matando), dijo durante la entrega de trofeos. Y las lágrimas le cortaron el discurso. El icono se tornó humano de manera definitiva.

Aspiraba por aquel entonces a empatar a Pete Sampras como ganador de 14 Grand Slams. Pero falló. Otra vez por culpa del manacorí. Nadal, que se dio cuenta de la profundidad de la herida que le estaba causando al de Basilea, comentó al recibir la copa de campeón lo siguiente: "Recuerda que eres un gran campeón. Eres uno de los mejores de la historia y seguro que vas a batir los 14 de Sampras". A partir de ahí, los dos colosos vivieron sendos via crucis y resurrecciones hasta arribar al presente.

Ver esta publicación en Instagram

Always something to smile about... 📸 Corinne Dubreuil / FFT #RG19 #rolandgarros #rogerfederer #federer #paris #tennis #happy #smile

Una publicación compartida de Roland-Garros (@rolandgarros) el

De vuelta a esta semana en la que los mejores tenistas están deshaciendo las maletas en Roland Garros 2019, Roger ha aclarado que lo que le motiva a volver a París, con su edad, son "simplemente las ganas". Y ha atendido al diario Le Figaro para abordar el asunto de su jubilación. Lo ha hecho del siguiente modo: "¿Cuánto tiempo más voy a jugar? No lo sé. Tengo la impresión de que cuanto más lo piense antes llegará". Eso sí. quiso recalcar que en su pensamiento no está que ésta sea la última vez que juegue en París.

Y de cara a los Juegos Olímpicos de 2020 en Tokio se limitaría a opinar que se trata de una competición que está en una fecha demasiado lejana como pata saber si estará presente o no. Para entonces tendría casi 40 años y sus opciones de lograr medalla en la cita olímpia nipona se reducirían ante el empuje de la nueva generación y a mejor forma que están luciendo Nadal y Djokovic en este último año y medio. Por último, Federer expuso que sus sensaciones en los Masters 1.000 de Madrid y Roma le habían dejado "satisfecho".

¿Te ha parecido interesante esta noticia?    Si (1)    No(0)


Normas de uso

Esta es la opinión de los internautas, no de El Imparcial

No está permitido verter comentarios contrarios a la ley o injuriantes.

La dirección de email solicitada en ningún caso será utilizada con fines comerciales.

Tu dirección de email no será publicada.

Nos reservamos el derecho a eliminar los comentarios que consideremos fuera de tema.