www.elimparcial.es
ic_facebookic_twitteric_google

FÚTBOL

Al fin, el capitán Messi da la cara: "En Anfield fue lamentable, no competimos"

viernes 24 de mayo de 2019, 20:12h
El fantasma de la debacle ante el Liverpool ha asomado en la previa de la final de Copa.

Lionel Messi es, para una amplia mayoría de analistas, el mejor futbolista de la historia en la esfera de clubes. En este curso ha llevado al Barcelona a ganar la Liga y está rozando una nueva Bota de Oro -tiene a Kylian Mbappè a cuatro goles de distancia-. Pero el excelso zurdo argentino no es un capitán al uso. Lleva el brazalete tanto en el gigante catalán como en la selección de su país, mas no es el cabeza de la manada cuando vienen mal dadas. Ni dentro de la cancha ni ante los medios de comunicación.

Todavía se le recuerda anunciando que dejaba la Albiceleste tas caer en la Final de la Copa América Centenario, o compareciendo ante los medios argentinos para hacer público que los jugadores no volverían a hablar por considerar impriopias las informaciones publicadas sobre Messi y sus acólitos -sobre todo, en torno a Ezequiel Lavezzi-. Pero no hay documentos que le contemplen sosteniendo a los syyos al término de los fracasos mundialistas. Y esta actitud es asimilable a la qe ha desarrollado con su equipo.

Ni rastro de declaraciones en cada una de las eliminaciones traumáticas continentales que ha sufrido desde que es jugador culé. Ni cuando le derrotó el Inter, ni cuando el Chelsea les apeón en el Camp Nou, ni ante la Roma y tampoco en la reciente catástrofe vivida en Liverpool. Minutos después de cada uno de esos choques, la leyenda azulgrana eludió pararse en la zona mixta y ofrecer una versión al barcelonismo. Gerard Piqué, Xavi, Puyol o Busquets tuvieron que cubrirle en esos complicados trances.

Ver esta publicación en Instagram

🤔 Caption this ⬇️

Una publicación compartida de FC Barcelona (@fcbarcelona) el

Por ello es noticia que este viernes, en la rueda de prensa previa a la final copera que disputará ante el Valencia, haya abodado el espinoso tema de la eliminación en las semifinales de la Liga de Campeones. Llevando un 3-0 en la ida y siendo remontados, con imágenes sonrojantes de falta de concentración. Hacía cuatro años que no aparecía en una comparecencia ante los medios de comunicación como futbolista culé en competición oficial. Aunque ya hacía tiempo que era considerado como el capitán y maestro de ceremonias.

Arrancó respondiendo cómo está el ánimo del vestuario. "Creo que se vio en el siguiente partido que nos tocó jugar (después de Liverpool), porque fue durísimo y nada, fue duro", avanzó para, de inmediato, confesar desde la honestidad lo siguiente: "Fue lamentable el partido que hicimos, la imagen que dejamos. Que pase dos años seguidos, que pase a nada de poder estar en una final de Champions. La verdad es que lo ocurrió no se puede permitir. Nos estábamos jugando una final".

Con estas palabras estaba argumentando que quiere que siga Ernesto Valverde. Piensa que se fue injusto con la responsabilización que la prensa catalana entregó en exclusiva al Txingurri. "Te soy sincero: no vi mucho. Escuché y me dijeron las críticas sobre el míster pero creo que el míster ha hecho un trabajo impresionante, creo que en esa eliminación contra el Liverpool no tiene culpa prácticamente de nada, que somos los únicos culpables de ese partido. Tendrá parte de culpa como todos en el vestuario pero los que más somos nosotros", aseguró. Y remarcó que "me gustaría que siga" Valverde.

Y le cayó, dado que no hay muchas opciones para entrevistarle sobre lo sucedido, el comentario de Luis Suárez sobre el 4-0 de Merseyside. Dijo el urugayo que el cuarto tanto, en el que les pillaron mirando para otro lado a la salida de un saque de esquina, era "de juveniles". "La verdad que no me puse a repasar el partido, pero lo que viví fue muy similar a lo de Roma, donde entramos y rápidamente nos hicieron un gol y crees que no puede pasar lo de Roma. La cabeza empieza a trabajar. Reaccionamos bien porque el primer tiempo no fue malo del todo. Y en el segundo tiempo no competimos, ese fue el mayor error. Más allá de los errores y los despistes, nos jugamos una final y lo dejamos pasar", subrayó.

"Creo que se da poca importancia a lo que hemos conseguido con Valverde. Por todo lo que generó este año por estar en la final de Champions y por lo cerca que estábamos. Por eso creo que todos estábamos con la cabeza en la Champions y por eso la decepción fue tan grande, repitiendo lo de Roma. Pero sí que es verdad que conseguir otro doblete es importante. Nos va a quedar la sensación rara por lo que pasó la otra vez. Decepcionamos y no cumplimos. Hay que pedir perdón. No por perder, sino por no competir", zanjó.

Y se mostró dispuesto a volver a intentarlo las veces que haga falta, con el Barça y con Argentina. Aunque "perdí la final del Mundial y es una decepción grande, pero que te dieran vuelta a un 3-0 es diferente". "Es un golpe muy grande. Tanto en la final del Mundial como en este partido. Es más exagerado. No esperábamos que nos diesen vuelta", sostuvo, para despedirsde sin querer hablar del iinterés de su club en la contratatación de Antoine Griezmann y valorando su año como "espectatular, acando el partido ese. Lamentablemente estropeó el gran año que había hecho".

¿Te ha parecido interesante esta noticia?    Si (0)    No(0)


Normas de uso

Esta es la opinión de los internautas, no de El Imparcial

No está permitido verter comentarios contrarios a la ley o injuriantes.

La dirección de email solicitada en ningún caso será utilizada con fines comerciales.

Tu dirección de email no será publicada.

Nos reservamos el derecho a eliminar los comentarios que consideremos fuera de tema.