www.elimparcial.es
ic_facebookic_twitteric_google

TORRA, EL RACISTA

sábado 25 de mayo de 2019, 11:47h
¿Qué diríamos de un diputado popular que, tras el desembarco de un centenar de inmigrantes africanos, afirmara: “Estos negros son bestias carroñeras, víboras, hienas con una grave tara en el ADN?”

Las redes sociales multiplicaron este artículo de Luis María Anson, aparecido en el diario El Mundo. Lo reproducimos a continuación.

¿Qué diríamos de un diputado popular que, tras el desembarco de un centenar de inmigrantes africanos, afirmara: “Estos negros son bestias carroñeras, víboras, hienas con una grave tara en el ADN?” La descalificación sería inmediata. Se convertiría en un apestado.

Joaquín Torra, presidente marioneta de la Generalidad, se permitió escribir y publicar que “los españoles son bestias carroñeras, víboras, hienas con una grave tara en el ADN”. No ha pedido perdón por sus exabruptos racistas, se mantiene en su bronca posición inaceptable y la reitera todos los días. Sus recientes desplantes al Rey eran desplantes a España. Conviene no confundirse. En la Monarquía de todos caben con holgura los secesionistas catalanes, que tienen todo el derecho a pensar como piensan, a manifestar libremente sus ideas y a intentar llevarlas a la práctica, dentro del respeto a las leyes derivadas de la voluntad general libremente expresada, conforme a las exigencias del Estado de Derecho.

A algunos secesionistas catalanes, que rinden ahora cuentas ante el Tribunal Supremo, no se les juzga por secesionistas sino porque intentaron un golpe de Estado y cometieron presuntamente gravísimos delitos de rebelión, sedición y prevaricación. El presidente títere catalán, manipulador permanente de la realidad, se ha beneficiado de la debilidad o de la torpeza de Pedro Sánchez, que acudió incluso a visitarle genuflexo ante el rebenque secesionista. El racista Torra, que califica a los españoles de bestias carroñeras, hienas y víboras, se dio el placer de contemplar, de hinojos ante él, al líder del Gobierno de España. “Ya no hay protagonistas -escribió Ortega y Gasset en La rebelión de las masas-: solo hay coro”. Joaquín Torra, un político de tercera división, se beneficia de la mediocridad de sus adversarios, mientras se dedica al improperio, al desdén y al insulto. Para el presidente de la Generalidad, por cierto, el arte de gobernar consiste en organizar la idolatría. Se estremece todos los días al acariciar al icono Puigdemont que disfruta a cuerpo de rey en Bélgica.

Los políticos serios españoles, que los hay, deberían excluir a Joaquín Torra de cualquier contacto hasta que pida perdón públicamente, desde el redil del secesionismo, por los insultos racistas con los que ha ofendido a los españoles. Es una cuestión de decencia política.