www.elimparcial.es
ic_facebookic_twitteric_google

ALMEIDA, ALCALDE

lunes 27 de mayo de 2019, 00:14h
Con los concejales de Ciudadanos y de Vox, José Luis Martínez-Almeida podría convertirse en el próximo alcalde de Madrid...

Con los concejales de Ciudadanos y de Vox, José Luis Martínez-Almeida podría convertirse en el próximo alcalde de Madrid. En líneas generales, me parece que Manuela Carmena ha sido una buena alcaldesa, seria, renovadora, consecuente con sus ideas. Ha contado además con la colaboración de un político sobresaliente que se encuentra entre los mejores y más eficaces del PSOE: Luis Cueto.

Almeida es hombre de notable cultura, profunda formación jurídica, moderado en todos sus actos y expresiones. En un Partido Popular un tanto desnortado, tras la política inerte de Rajoy en Cataluña, Almeida representa la firmeza en las ideas y la coherencia en la actuación. Era poco conocido de la opinión pública, pero ha tenido el acierto de llevar a cabo una inteligente campaña electoral que le ha multiplicado los apoyos. En ningún momento perdió la ecuanimidad, tampoco la buena educación. Su andadura personal puede calificarse de excelente. Le quedan ahora varios escollos que despejar, algunas aristas que sortear. Ha demostrado capacidad para el diálogo, habilidad y mano izquierda para la negociación. Madrid capital, por otra parte, es el faro de España, el escaparate para la política y los políticos de nuestra nación. El éxito de Almeida robustece a Pablo Casado, al margen de otros resultados menos gratos.

Conocí al abuelo de Almeida, que fue un jurista extraordinario, caracterizado por la inteligencia y el buen sentido. Enfrentado a la dictadura de Franco, Pablo Martínez-Almeida organizaba en su casa todas las semanas, con no poco riesgo, unas tertulias políticas de alto calado. Acudían a ella destacados intelectuales antifranquistas y de forma habitual el ingeniero Cifuentes, Vicente Piniés, Juan Antonio Zulueta, sobrino de Besteiro, Joaquín Satrústegui y el que firma estas líneas. Departíamos en casa de Pablo Martínez-Almeida sobre la situación política de aquella España oprimida por la dictadura. Enseguida se sumó Miguel Ortega, el hijo mayor de Ortega y Gasset. Le acompañé a conocer a Don Juan en Estoril y al salir del despacho de Villa Giralda afirmó: “Los que dijimos: la Monarquía debe ser destruida, debemos decir ahora: la Monarquía debe ser reconstruida”. Miguel Ortega fue consejero del Consejo Privado de Don Juan III. También lo era Pablo Martínez-Almeida. El Rey de derecho en el exilio sentía por él una gran admiración y contaba con Pablo para que le asesorara en todas las decisiones de envergadura que debía tomar. Hoy Pablo Martínez-Almeida se sentiría orgulloso al ver a su nieto, posible alcalde de Madrid en la Monarquía de todos, que encarna Don Felipe VI, el hijo de Don Juan Carlos I, el descendiente de Don Juan III.