www.elimparcial.es
ic_facebookic_twitteric_google

MADRID

Las cuatro medidas de Carmena que puede revertir Martínez-Almeida como alcalde

Las cuatro medidas de Carmena que puede revertir Martínez-Almeida como alcalde
Ampliar
(Foto: Efe)
Sara Cabrero
x
saracabreroelimparciales/12/4/12/24
martes 28 de mayo de 2019, 12:37h
Madrid Central y los semáforos de la A-5, en el punto de mira.

Todo indica que José Luis Martínez-Almeida será el próximo alcalde de Madrid. Aunque el candidato del PP logró en las elecciones municipales del pasado domingo el peor resultado de los populares en la capital, podría convertirse en el futuro edil si las conversaciones con Ciudadanos y Vox dan sus frutos.

El cambio de color en la Alcaldía de Madrid implicaría afrontar diversos debates abiertos en la ciudad como Madrid Central, los semáforos de la autovía de Extremadura, Madrid Nuevo Norte o la reforma de Plaza de España.

Madrid Central

El proyecto estrella del Gobierno de Carmena ha sido una de las medidas más cuestionadas durante el último año de legislatura. De hecho, Martínez-Almeida ha denunciado durante la campaña los atascos que, a su juicio, ha generado a los madrileños esta iniciativa y ha negado que su implantación haya mejorado la calidad del aire en el centro de la capital.

Entre sus promesas electorales figura "revertir Madrid Central" y en diversas entrevistas ya ha afirmado que ésta será su primera acción. La idea del popular es volver al anterior sistema de Áreas de Prioridad Residencial (APR), que también restringen el tráfico, pero cuentan con vías de libre circulación.

Antes de la entrada en vigor de Madrid Central, el pasado 30 de noviembre, existían cuatro APR -Letras, Cortes, Embajadores y Ópera- que quedaron incluidas en el área de Madrid Central, que además incorporó también los barrios de Justicia y Universidad. Entonces, se permitía el tráfico en la Gran Vía. Una posibilidad que ahora supondría un problema porque tras su reforma se han ensanchado las aceras y los automóviles han perdido dos carriles para circular.

La que será, salvo sorpresas, socia del PP, la líder de Ciudadanos, Begoña Villacís, no es partidaria de una reversión total y se niega a pensar "que haya que volver a quitar las aceras de Gran Vía".

La propuesta de Villacís es estudiar el actual Madrid Central "y ver con qué nos quedamos y con qué no". Eso sí, en Ciudadanos tienen claro que no va a quedarse como está: "Vamos a reformarlo".

El único partido que se muestra favorable a la completa reversión de Madrid Central es Vox: "Se acabó a partir de mañana", aseguró Javier Ortega Smith en la celebración de la noche electoral.

En este contexto, la plataforma de afectados por Madrid Central ya ha reculado y no pide la eliminación de la medida, sino "rebautizar el proyecto".

Los cambios de movilidad en la capital están condicionados por la Comisión Europea, que suspendió la aplicación de una multa millonaria al aprobar Carmena el plan A de calidad del aire, que incluye Madrid Central como fórmula para reducir la polución.

Si desapareciese la restricción a los automóviles más contaminantes las sanciones no se activarían automáticamente, pero podría obligar a tomar medidas alternativas pues Bruselas continúa monitoreando la calidad del aire en Madrid.

Semáforos de la A-5

Otra decisión fuertemente criticada por la oposición municipal y que también tiene los días contados son los semáforos de la A-5. Tanto el PP como Ciudadanos rechazan esta medida y consideran que limita la libre circulación de los conductores.

Como alternativa ambas formaciones proponen soterrar la A-5 a su llegada a Madrid, un proyecto similar al de la M-30 en Madrid Río, aunque optando en el caso del PP por cubrir la carretera, lo que acarrearía un coste de 180 millones de euros, según cálculos del propio partido.

La reforma de Plaza de España

El diseño de la nueva Plaza de España, que conectaría los Jardines de Sabatini y el templo de Debod de forma peatonal y reduciría el tráfico de coches así como mejoraría la conexión de áreas verdes, especialmente con la plaza de Oriente, los Jardines de Sabatini, el parque del Oeste, el templo de Debod y Madrid Río también queda en el aire.

La reforma de Plaza de España fue la primera consulta de Madrid y sólo se pronunció un 7,5% del censo

Llamada a ser la reforma estrella de Carmena, las obras para reformar la Plaza de España acaban de arrancar con un contrato de obras por 62 millones ya adjudicado que continuará acometiéndose durante los próximos 20 meses, salvo que el futuro Gobierno del Ayuntamiento lo resuelva o trate de modificarlo.

Por el momento, Martínez-Almeida no se ha pronunciado sobre este aspecto aunque ya abogó en un desayuno informativo por recuperar el retúnel entre la cuesta de San Vicente y Ferraz.



La Operación Chamartín

Lleva 25 años bloqueada y es la mayor operación urbanística de la ciudad de Madrid. En su redacción actual el plan prevé la construcción de 10.500 viviendas –de ello, 2.100 serán de protección social- y un gran centro de negocios, además de la reforma de la estación ferroviaria de Chamartín.

Ahora el PP deberá decidir si aprueba el proyecto pactado entre Manuela Carmena y el Ministerio de Fomento de Íñigo de la Serna (PP) o si busca volver al planteamiento de Ana Botella, con mayor edificabilidad. Una decisión bastante improbable porque esta vez los socialistas estarán al frente de Fomento.

La renovación de los contratos de limpieza de Madrid -pues los firmados por Botella expiran en 2021-, el reto de los pisos turísticos, la construcción de vivienda pública o los cambios en la fiscalidad serán otros de los frentes que tendrá que abordar el PP con sus futuros socios de Gobierno.

¿Te ha parecido interesante esta noticia?    Si (3)    No(0)

+
0 comentarios