www.elimparcial.es
ic_facebookic_twitteric_google

FÚTBOL

El colmo de Messi, al descubierto: "Mi hijo Mateo celebra los goles del Real Madrid"

EL IMPARCIAL
miércoles 05 de junio de 2019, 20:14h
El argentino ha ofrecido otra entrevista en su país, antes del inicio de la Copa América.

Lionel Messi se encuentra en Argentina recopilando el afecto de sus compatriotas antes de que llegue el punto de no retorno a la Copa América, que se celebrará en Brasil dentro de nueve días. Esta maniobra de acercamiento, de exponer su verdadera personalidad y humanizarse de cara al públicol regional -pargentinizarse', por decirlo de algún modo-, pasa por romper el silencio y conceder varias entrevistas a los medios de comunicación más seguidos en su país de nacimiento.

Hace días habló de su temporada, del sufrimiento vivido en Anfield, de la salud de la Albiceleste y de cómo ve sus opciones de participar en el Mundial de 2022. Este miércoles atendió a los micrófonos de la cadena televisiva TyC Sports, con la idea de profundizar en su ligazón con la selección argentina, esa de la amenzó con retirarse tras perder la Copa América Centenario y de la que huyó tras el Mundial ruso del pasado verano -siete meses estuvo sin ser convocado-.

"Vamos con la misma ilusión que siempre, pero la verdad es que estamos pasando por un proceso de recambio. Para muchos es la primera competición oficial, pero eso no quita que Argentina vaya a buscar el campeonato y tratar de conseguir la Copa, como hace siempre. Pero, en principio, no somos candidatos como otras veces", avanzó en la charla, antes de compartir con todos sus sensaciones cuando debutó con las categorías inferiores y la selección absoluta de la Albiceleste.

Ver esta publicación en Instagram

#SelecciónMayor El equipo de Lionel #Scaloni llevó a cabo su tercer día de actividades. ¡Cada vez falta menos para la @copaamerica! 😁🇦🇷

Una publicación compartida de Selección Argentina (@afaseleccion) el

"El estreno en la Sub'20 fue un momento que deseaba mucho que llegara. Había hecho todo lo posible para que pasase. Era complicado en esa época, yo estaba jugando en el Barcelona y por ahí no era fácil verme como los ven a los chicos hoy. Era otra época, fue haber cumplido un sueño", explicó, para, de inmediato, señalar que en su primer partido con el combinado nacional fue expulado. "Fue terrible, lloré mucho en el vestuario. Mis compañeros me apoyaron, pero yo no escuchaba nada. Por suerte quedó todo en una anécdota", narró.

E hizo referencia a las cacareadas dudas que habría tenido a la hora de optar entre España y Argentina como selección de fútbol en la que competir. "En ningún momento dudé. Nosotros hicimos todo. Continuamente mandábamos vídeos y cosas mías para que me conocieran acá (en Argentina) y tener la posibilidad de que me vieran y se me conociera, para ver si tenía la posibilidad de venir o no. La AFA (Asociación de Fútbol Argentina) no tenía miedo de perderme. Pero se organizó mi primer partido rápido porque no había tiempo, terminaba el torneo y me venía de vacaciones. Se armaron dos amistosos para que yo pudiera participar de ellos y jugar con la selección. Sí, fue todo acelerado, rápido, pero no por el hecho de que me perdieran", especificó.

Y pasearía por el Mundial Sub'20 de Países Bajos (2005) arguyendo que "fue uno de los momentos más lindos de mi carrera. Lo disfruté muchísimo y encima salimos campeones" antes de argumentar cómo gozó del permiso del Barcelona para jugar en los Juegos Olímpicos de Pekín (2008). "Fue una de las grandes cosas que me dio el fútbol. Fue hermoso. (Pep) Guardiola se portó un fenómeno, nadie quería que yo fuera y él fue quien terminó dándome el permiso. Solo pidió que fuera una persona del Barcelona conmigo. Yo tenía muchas ganas, hablaba continuamente con mis compañeros y con la gente de la selección. Por suerte me dejaron ir. Le doy un valor grande (a la medalla de oro). Es una medalla más para el país, es muy significativa y muy importante", desglosó.

En este punto de la conversación, el relato volvió al presente y le fue puesto en cuestión su modus operandi como capitán, como líder de la selección. Un papel que muchos anaistas regionales le han atribuido a Javier Mascherano por personalidad y carácter. "No soy de hablar mucho. Cada uno sabe del partido que va a jugar, lo que tiene que hacer, la importancia del partido. No hace falta una arenga o una motivación. En el Barcelona no se hacía, es común acá en los equipos de Argentina. Creo que cada uno sabe de la importancia de los partidos. Yo soy capitán a mi manera. Me tocó crecer afuera del país, agarré otra costumbre", se justificó 'La Pulga'.

El Mundial, espina clavada y dolor constante de Messi tras cada derrota, sería asunto de comentario. "Sería lo máximo, el sueño más grande que me queda por cumplir. Estar tan cerca en 2014 fue terrible, merecíamos ganar esa Copa. Estábamos en el punto justo, fue el momento máximo de toda esa camada (de jugadores)", proclamó. Y volvió a repetir que en lo relacionado con el Mundial de Catar 2022 "no pienso mucho más allá de lo que tengo cercano. Soy más del día a día que pensar en todo lo que viene". Sin despejar dudas.

Por último, contó una anécdota familiar realmente particular. "Mateo, a veces, para molestar, dice: 'Yo soy del Liverpool, que les ganó a ustedes'. No se da cuenta todavía. El otro día decía que era del Valencia, o grita los goles del Madrid para molestar al hermano", compartió. Y se despidió analizando el grupo que enfrentarán en una Copa América a la que llegan en transición, en reconstrucción más bien, pero con la obligación de ganar por estar Messi en plantilla. "Colombia es un rival difícil, Paraguay tiene un grandísimo técnico que seguramente no nos va a dejar jugar y después está Catar, que no sé cómo puede llegar a ser, pero viene de ser campeón (asiático)", sentenció.

¿Te ha parecido interesante esta noticia?    Si (0)    No(0)

+

0 comentarios