www.elimparcial.es
ic_facebookic_twitteric_google

JORNADA 1

Copa América. Colombia acompleja a la Argentina de Messi | 0-2

Copa América. Colombia acompleja a la Argentina de Messi | 0-2
Ampliar
domingo 16 de junio de 2019, 02:05h
La Albiceleste no mostro casi nada de juego y la soledad del genio, irregular, se agudizó.

El partido inaugural del Grupo B de la Copa América, que acaba de empezar en Brasil, enfrentaba a Argentina y a Colombia, dos seleccionados en transición y que no llegaban en plenitud de confianza. Los cambios de seleccionador de generacionales que dieron paso sendas actuaciones en el pasado Mundial han uniformado a este torneo latinoamericano en una suerte de banco de pruebas. Pero con la máxima exigencia, pues ambos escuadrones partían con opciones de título. Y en torno a esa mezcla de intensidad e inseguridades se desarrollaría el envite.

Lionel Scaloni plantearía un 4-4-2 en el que Messi actuaría de segundo delantero, con Agüero en punta. Di María y Lo Celso actuarían en la mediapunta, con Paredes y Guido Rodríguez en el doble pivote. Apostó por Sarabia en el lateral diestro -y lo pagaría-, con Tagliafico en la izquierda y Otamendi y Pezzela protegiendo a Armani. Carlos Queiroz, por su parte, diseño un combinado cefetero en el que en torno a Falcao fluctuaban James Rodríguez, Muriel y Cuadrado. La especie de 4-3-3 disfrutaría de Barrios como mediocentro único y con cutro centrales en la retaguardia -Yerry Mina y Davidson Sánchez en el centro y Medina y Tesillo en los cotados-. Ospina guardaría el arco.

Y se activaría una guerra de guerrillas continuada en la que Colombia arrancó mejor. Adelantó sus líneas, sin llegar a presionar, y con eso el bastó para cortocircuitar a una Argentina imposibilitada para dar dos pases seguidos -el despreciable estado del césped no ayudó-. Amontonarían pelotazos los centrales hacia el 'Kun', sin éxito, para alimentar la confianza de unos carbieños quesí querían combinar y cortejar el cuero. Así pues, quedó claro el duelo entre verticalidad y horizontalidad controladora. Y Messi avisaría en una jugada confusa que transformó en asistencia hacia Agüero. Ospina salió de su área para interpeptar el pase, in extremis. No habían pasado 10 minutosy el susto se detonó. En cambio, los colombianos mantuvieron su valentía posicional y no se encerrarían.

Tampoco torcieron el gesto cuando se lesionó Muriel. En lugar del delantero entró Roger Martínez, en una sustitución que cambió la inercia. Y es que las embocadas que la superpoblación de peones cafeteros generó en torno a Messi apagaría a la Albiceleste y fue granjeando dominio y peso a los pupilos de Queiroz. Cuadrado, devenido en interior para dejar autopista a su lateral diestro, crecería junto a James en cuanto a influencia. Todo lo contrario que un Di María transparente. Y el astro del Barcelona tampoco tendría su mejor día, cercenando la contra anhelada por Scaloni y ensanchando la seguridad rival. En consecuencia, entre tanto sudor y táctica, la inercia favorable a la comodidad colombiana desembocaría en el intermedio, con más acercamientos -desprovistos de tiros entre palos- que los favoritos.

Scaloni lo vio claro y dejó en la banca a Di María, dando entrada antes del comienzo de la reanudación a De Paul. Fijó al ex del Valencia en banda cambiada y su seleccionado mejoró. Sobre todo porque aumentaron sus revoluciones, concentración y ardor en los duelos. Barrios se había salido como hombre escoba, pero en el arranque del segundo acto sufriría. La actitud argentina, presa de una metamorfosis ambiciosa, localizó con consistencia espacios para Messi. Y el zurdo legendario irrumpió con relámpagos, en conexión con Agüero y compañía. Dos lanzamientos de falta y un túnel en el punto de penalti -salvado por Wilmar Barrios- dispararon la producción del cinco veces Balón de Oro. Y el viento dio vueta para soplar hacia el arco de Ospina.

Paredes emitió un derechazo que lamió la madera y, de inmediato, recogió un pase de De Paul con una volea angulada que haría volar al portero del Nápoles. Guido Rodríguez y Otamendi también lo probarían antes del minuto 65. Le tocaba mostrar capacidad de sufrimiento a Colombia y pegada a Argentina. Y en ese cruce de exigencias, bajo el paraguas de la eterna concatenación de imprecisiones, surgió James Rodríguez como faro y gobernador de todos. Pegado a su banquillo recibió la redonda y atisbó a Roger Martínez a lo lejos, en posible mano a mano con Saravia. Puso un pase que cruzó el ancho del campo, rompiendo a la zaga contrincante. Y el delantero rompió a su par y descosió la pelota con un cañonazo angulado que se coló pegado al segundo poste de Armani -minuto 71-.

Había retrasado sus líneas Colombia y desde el novedoso modelo contragolpeador encontró el zarpazo decisivo. Comenzó una contrarreloj contra la falibilidad mental una Albiceleste que con 0-1 vio a su técnico sacar del verde a Guido Rodríguez y Agüero por Pizarro y Matías Suárez. Esto es, descabezó de delantero centro a su sistema cuando perdía y se la jugó con un centrocampista organizador para convulsionar a una medular muy cansada. Queiroz sobrevivió a la mala fortuna de la lesión precoz y dio entrada al musculoso Lerma para dar descanso a un Cuadrado desinflado. Y la maniobra de saldría redonda: no volvería a sufrir en el achique y cosechó el 0-2 que abortó la incertidumbre.

Dio descanso a Falcao -trabajador y desacertado de cara a la meta rival- y metió al enrachado goleador del Atalanta, Duvan Zapata. Y entre este delantero corpulento y Lerma lograrían abrasar al equilibrio argentino. El punta sacó de sitio a Otamendi, bajando a recibir y abriendo hacia el centrocampista recién entrado, quien aceleró por banda y apuró hasta la línea de fondo. Su centro resultó soberbio y el remate de Zapata, certero para batir a Armani y tirar a la lona a los futbolistas e hinchada argentinos que comparecieron en Salvador de Bahía. El oficio y la calidad cafetera les valió una convincente victoria que rompió varias rachas: no ganaban a la Albiceleste desde hacía 12 años y en Copa América, desde 1999. Messi naufragaría, sin rebeldía para sobreponerse a la deriva. Mas no fue él el responsable de la impotencia de su escuadrón, que fue sometido por el colmillo competitivo colombiano.

- Ficha técnica:

0. Argentina: Franco Armani; Renzo Sarabia, Nicolás Otamendi, Germán Pezzella, Nicolás Tagliafico; Giovani Lo Celso, Guido Rodríguez (m.66, Guido Pizarro), Leandro Paredes; Ángel Di María (m.46, Rodrigo De Paul), Lionel Messi y Sergio Agüero (m.79, Matías Suárez).

Seleccionador: Lionel Scaloni.

2. Colombia: David Ospina; Medina, Yerry Mina, Dávinson Sánchez, William Tesillo; Wilmar Barrios, Juan Cuadrado (m.64, Jefferson Lerma), Matheus Uribe; James Rodríguez, Luis Muriel (m.13, Roger Martínez) y Falcao García (m.81, Duván Zapata).

Seleccionador: Carlos Queiroz.

Goles: 0-1, m.70: Roger Martínez. 0-2, m.85: Duván Zapata.

Árbitro: el chileno Roberto Tobar. Amonestó a Falcao, Cuadrado, Lerma y Zapata, por Colombia, y a G. Rodríguez, Saravia y Paredes, por Argentina.

Incidencias: partido inaugural del Grupo B de la Copa América jugado en el estadio Arena Fonte Nova, de Salvador, ante unos 35.000 espectadores.

¿Te ha parecido interesante esta noticia?    Si (0)    No(0)


Normas de uso

Esta es la opinión de los internautas, no de El Imparcial

No está permitido verter comentarios contrarios a la ley o injuriantes.

La dirección de email solicitada en ningún caso será utilizada con fines comerciales.

Tu dirección de email no será publicada.

Nos reservamos el derecho a eliminar los comentarios que consideremos fuera de tema.