www.elimparcial.es
ic_facebookic_twitteric_google

BREXIT

El camino de Boris Johnson como premier del Reino Unido, en vilo por una discusión con su novia

El camino de Boris Johnson como premier del Reino Unido, en vilo por una discusión con su novia
Ampliar
sábado 22 de junio de 2019, 15:07h
La polémica ha estallado en plena campaña por suplir a Theresa May.

Los nubarrones no cesan en torno a 'Brexit'. Cuando Theresa May se había echado a un lado y la calma parecía volver a la formación encargada de tomar las riendas de la desconexión del Reino Unido con respecto a la Unión Europea, un escándalo ha restallado. El encargado de destapar el asunto ha sido el periódico The Guardian, pero la dimensión del problema que afecta al exministro de Exteriores Boris Johnson es de tal calado que no se habla de otra cosa en los medios de comunicación británicos.

El caso es que ha sido publicado este sábado que el gran favorito para suceder a la primera ministra británica ha protagonizado una pelea a gritos con su novia. El antiguo alcalde de Londres, de 55 años, y su pareja Carrie Symonds, de 31, han trazado un altercado que ennegrece las posibilidades de éxito del político. Y es que en esos lares la reputación doméstica de los representantes públicos elegidos por el pueblo ha de ser impoluta.

El relato de los acontecimientos narra que fue un vecino del domicilio de Boris Johnson, en el sur de Londres, quien escuchó "gritos, portazos y golpes" la noche del pasado jueves. él llamço a la puerta de la vivienda ante los síntomas de posible violencia doméstica y al no recibir respuesta terminó por llamar a la Policía. Los agentes se personaron en el lugar a las 00.24 horas del viernes. "¡Déjame en paz!" y "¡Vete de aquí", aseguró haber escuchado el vecino al otro lado de la puerta.

La Policía Metropolitana de Londres emitiría un comunicado en el que se expuso que la pareja atendió en buen modo a los agentes y se recalcó que ambos estaban "a salvo y bien". Por ello, no se abrieron diligiencias en contra de ninguno de ellos, a pesar de los gritos de Symonds a Johnson testificados por el vecino. Este testigo confirmó a los medios regionales que la mujer habría reciminado al político haber manchado el sofá con vino tinto y le chilló que era "un malcriado" al que no le importa "nada".

El antiguo alcalde de la urbe londinense habría dicho a la joven, que ejercía como relaciones públicas de los "tories" hace tiempo, que no tocara su "jodido ordenador". Pero desde la formación conservadora, que se encuentra en pleno proceso de primarias, se ha querido restar credibilidad a la versión del vecino, sin mucho éxito, eso sí, pues en incendio mediático había prendido con velocidad. En todo caso, salieron varias voces acólitas a Johnson para defender al candidato favorito a tomar las riendas del Reino Unido en esta histórica etapa.

Ben Wallace, secretario de Estado de Seguridad británico, desmintió todo lo sucedido y usó el Twitter para descargar su rabia contra los vecinos de Johnson, al tildarles de "izquierdosos". Mas tarde borraría el tuit, pero ha quedado registrado. Y la veterana diputada laborista Mary Creagh, en su caso, usó el incidente para deslizar que Boris Johnson, directamente, tiene "un problema con las mujeres". Una gran piedra en el zapato del aspirante a ocupar el número 10 de Downing Street.

En la biografía de Johnson figura la separación de su segunda mujer, Marina Wheeler, en 2018. Llevaban 25 años casados y tenían cuatro hijos. Su ruptura coincidiría con el inicio de su relación con Symonds, 24 años menor que él. Con lo que las sospechas de infidelidad siempre le han acompañado. Y entre 1987 y 1993 estuvo casado con Allegra Mostyn-Owen. Lo que no está comprobado pero sí publicado es la reputación de mujeriego de un Johnson que habría tenido numerosas amantes.

Así las cosas, el antiguo alcalde de Londres erigido en la bandera del 'Brexit' con o sin acuerdo con la UE se ha negado a hablar del tema. Ha bajado su frecuencia de apariciones en los medios hasta el mínimo, contrastando con el perfil polémico que ha mantenido siempre. La pasada semana, sin ir más lejos, rechazó acudir a un debate con el resto de aspirantes conservadores, aunque sí participó en el organizado por la BBC, en el que discutió con el ministro del Interior, Sajid Javid, el ministro de Medioambiente, Michael Gove, el ministro de Desarrollo Internacional, Rory Stewart, y el ministro de Exteriores, Jeremy Hunt.

Por último, la carrera por heredar el cargo de Theresa May ha quedado ya en cosa de dos: Johnson y Hunt. Así lo han definido los votos escrutados en los comicios celebrados el pasado jueves entre los parlamentarios "tories". Ahora han de ser los 60.000 afiliados conservadores les que decidan quién de los dos toma el mando. Lo harán dentro de un mes, y se calcula que en la semana del 22 de julio se conozca quién es el ganador. Si la radicalidad de Johnson o la renegociación del acuerdo coon Bruselas que representa Hunt.

¿Te ha parecido interesante esta noticia?    Si (0)    No(0)

+

0 comentarios