www.elimparcial.es
ic_facebookic_twitteric_google

PABLO CASADO ANTE LA INVESTIDURA

jueves 27 de junio de 2019, 11:54h
Aparte del viraje a babor de un Gobierno escorado a la izquierda radical, parece políticamente lógico...

Aparte del viraje a babor de un Gobierno escorado a la izquierda radical, parece políticamente lógico que Pedro Sánchez negocie el apoyo del partido bisagra. En el año 2016, el líder del PSOE y el de Ciudadanos firmaron un documento conjunto de 150 puntos. Y Albert Rivera apoyó a Pedro Sánchez en la votación de investidura que desbarató Pablo Iglesias.

Los líderes del Partido Popular, de Ciudadanos y de Podemos quieren que Pedro Sánchez sufra para conseguir la investidura. Ninguno de ellos soporta las altiveces y los desdenes del líder socialista. Por eso incluso podrían abofetear al presidente en funciones, retrasando la investidura hasta septiembre. Sobre todo, Albert Rivera mantiene posiciones en principio irreductibles.

Son pocos los que cuentan con una jugada final de Pablo Casado, poco probable pero sí posible. El presidente del Partido Popular podría negociar bajo cuerda un acuerdo que comprometiera a Pedro Sánchez a modificar su política sobre Cataluña, renunciando a los indultos y respaldando abiertamente la sentencia del Tribunal Supremo, cuando se produzca. Pablo Casado declararía entonces que, partiendo de ese acuerdo y por razones de gobernabilidad, permitiría la investidura condicionada de Pedro Sánchez. Algunos pesos pesados del Partido Popular consideran que sería ésta una jugada maestra. Dejaría fuera de juego a Pablo Iglesias y descolocaría a Albert Rivera. Cánovas del Castillo tenía razón. Es verdad, en fin, que la política es el arte de lo posible.