www.elimparcial.es
ic_facebookic_twitteric_google

SEMIFINAL FEMENINA

Wimbledon. Serena Williams y Simona Halep lucharán por el título

jueves 11 de julio de 2019, 18:02h
La ex números 1 de la WTA protagonizarán una final de interés disparado.

Wimbleon ya tiene confeccionada la primera final de su edición de 2019. Enfrentará, por el título femenino, a Simona Halep y a Serena Williams. Se trata, por tanto, de un partido en el que se confrontarán dos jugadoras que saben lo que es poseer la condición de mejor tenista del planeta. La rumana, aspira a confirmar el renacer de su rendimiento y la leyenda estadounidense tiene en mente demostrar que puede ganar siendo madre, y, de pase, igualar el récord de Grand Slams ganados que tiene la australiana Margaret Court.

Halep, confiada en sus posibilidades de batir a la estrella norteamericana en el All England Club, se deshizo de la ucraniana Elina Svitolina por 6-1 y 6-3. Rubricó un rendimiento exponencial que limitó su esfuerzo a los 63 minutos. Una exhibición que corrobora su inercia positiva en hierba y que la coloca en posición de intentar conquistar Inglaterra con garantías. Pero, claro, la menor de las Williams hizo los deberes al barrer a Barbora Strycova.

"Es un resultado muy bueno", proclamó la ganadora de todo y que con 38 años aspira a ampliar su histórico palmarés. Tras sólo 59 minutos de semifinal, y con un marcador favorable de 6-1 y 6-2. Sabedora de los problemas que ha padecido durante toda la temporada para alcanzar una forma física puntera, Serena remarcó que estaba satisfecha por la victoria en las semis, "especialmente después de mi año". Su motivación es desbordante en Londres. No obstante, tuvo que abandonar en los cuartos del Abierto de Australia -lesión de rodilla- y en la tercera ronda de Roland Garros -virus estomacal-.

Strycova no fue rival. Acostumbrada a jugar al ataque y en la primera semifinal individual de un grande -tras una carrera plagada de éxitos en la disciplina de dobles, que cuenta ya con 33 años-, no pudo amoldarse al estilo y el aplomo de Williams. Y cayó con estrépito. Controlada al completo por una Serena que recalcaría que "me encanta lo que hago y me siento en forma". "Necesitaba partidos para mejorar y eso se ha dado", argumentó, antes de restar relevancia a la posibilidad de aterrizar en la plusmarca de Margaret Court si gana a Halep este sábado.

La rumana, en su caso, quiere refrendar su respingo de resultados desde sus 27 años y con un 9-2 desfavorable en la relación de duelos directos contra la americana. Habrá Simona de pelear contra los últimos antecedentes. Ha perdido contra la legendaria estadounidense en los cinco últimos partidos que han disputado desde que la tumbara por última vez, en las semis del Masters de Indian Wells 2015. La veterana se plantó en su quinta final londinenses, mientras que la nacida en Constanza facturó el billete para su quinta participación en la final de cualquier Grand Slam.

De hecho, Halep sólo ha ganado Roland Garros en 2018. Peleó otras dos veces por el trofeo parisino, sin éxito, y tampoco pudo alzar la copa del US Open. Se estrenará en Wimbledon. Todo lo contrario que la gigantesca tenista americana, que a pesar de los problemas que ha padecido compitió por los títulos de Londres y de Estados Unidos en 2018. Así las cosas, hay que remontarse a 2017, al Abierto de Australia, para ver a Serena vencer en un Grand Slam y la de este sábado próxima será su tercera intentona por igualar a Court.

La rumana nunca ha rendido con tanta solvencia en hierba y navega en medio de una oleada de optimismo. En busca de su victoria número 19, fue la encargada de truncar el sueño de Cori Gauff, la sorprendente jugadora de 15 años. Halep no ha tenido que exprimirse en su senda hasta esta final, superando la frontera de las semis británicas que le apearon de la pelea por la gloria ocho veces. Y lo ha logrado mejorando sensiblemente su resto, una suerte en la que se ha convertido en puntera de este torneo. Nadie resta como ella.

"Es un sentimiento increíble, y me siento emocionada pero también algo nerviosa por esto. Es uno de los mejores momentos de mi vida, así que tengo que disfrutarlo lo más que pueda, y estoy feliz de estar en la final", declararía al término de su victoria, en una mezcla de ilusión y alivio al acceder al estatus de finalista en el All England Club. "No fue tan fácil como muestra el marcador, porque cada juego fue muy largo y disputado. Luché muy duro para ganar este partido. Ella es una jugadora increíble y dura siempre. Mi táctica ha sido la correcta, estoy fuerte tanto mental como físicamente", analizó sobre su partido, tras haber embocado 26 golpes ganadores y cometido 16 errores no forzados. Serena había elevado sus winners a 28 y reducido sus fallos a 10. Las espadas están en alto.

¿Te ha parecido interesante esta noticia?    Si (1)    No(0)


Normas de uso

Esta es la opinión de los internautas, no de El Imparcial

No está permitido verter comentarios contrarios a la ley o injuriantes.

La dirección de email solicitada en ningún caso será utilizada con fines comerciales.

Tu dirección de email no será publicada.

Nos reservamos el derecho a eliminar los comentarios que consideremos fuera de tema.