www.elimparcial.es
ic_facebookic_twitteric_google

ETAPA 7

Tour. Dylan Groenewegen se impone en el regreso de las llegadas masivas

viernes 12 de julio de 2019, 18:07h
Jornada tranquila para los candidatos al título y un día más con Ciccone de amarillo. Clasificaciones

El Tour de Francia se tomó un respiro este viernes. Con los favoritos a la clasificación general todavía recobrando el oxígeno tras la exigente primera etapa de montaña, la edición 2019 de la Grande Boucle preparó para la resaca de tal esfuerzo una maratón de 230 kilómetros llanos. El trazado, el más largo de este año, unía las localidades de Belfort y Chalon-Sur-Saône y exigía a los corredores estar encima de la bicicleta durante más de seis horas.

En ese paisaje destacaría Dylan Groenewegem (Jumbo Visma). El neerlandés alzó los brazos en el regreso de los velocistas a escena. Lo hizo imponiéndose por centímetros al australiano Caleb Ewan y relegando al maillot verde y triple campeón mundo eslovaco Peter Sagan a la tercera plaza. En una jornada en la que el joven italiano Giulio Ciccone (Trek) amplió sueño del maillot amarillo, pues nada se movería en la tabla de tiempos acumulados.

El caso es que Groenewegem, que sufrió una afrenta en la primera etapa, pudo, al fin, lograr una victoria de prestigio. A sus 26 años se desquitó ganando a los mejores del pelotón internacional y ante los focos del planeta. El corredor de Amsterdam se reivindicó y lo celebró casi con más alivio que felicidad. Ya en meta, pausado, reflexionaría sobre el guiño del destino que había provocado, hasta este viernes, que se le escapara el triunfo en Francia.

"En ningún momento he sentido la presión. Siempre he tenido la confianza del equipo y sabía que así el triunfo acabaría por llegar. Me sentía bien estos últimos días tras la caída. Con Caleb Ewan los 'sprint' siempre son muy ajustados, pero en esta ocasión hemos logrado ganar", comentó el promocionado como el 'sprinter' en mejor forma física cuando arrancó la carrera gala y que ha tenido que esperar siete etapas y que tragar una caída en Bruselas para, al fin, celebrar.

Este fue el desenlace, de foto finish, de un día largo y tedioso para los gallos. La clasificación navegó imperturbable, con Ciccone al frente. El escalador transalpino -el mejor del pasado Giro- mantuvo sin pestañear las distancias que le están haciendo disfrutar su irrupción de 2019 de manera especial. Geraint Thomas es el primero de los favoritos, seguido de Egan Bernal -a 26 segundos-, con Enric Mas a 34 segundos, Nairo Quintana a 52 y Mikel Landa a 54. Su aventura triunfal quemará, al menos, otra fecha.

El relato de la etapa cuenta, como no podía ser de otro modo, con una batalla frontal entre los aventureros que quisieron fugarse y el pelotón que trabajó para controlar y dibujar una llegada masiva, En la escapada tuvieron presencia elementos habituales en esa suerte como los franceses Stéphane Rossetto (Cofidis) y Yoann Offredo (Wanty). Su colchón no pasaría de los cinco minutos, remarcando que la cosa no estaba para permitir gloria ajena fuera del círculo de los velocistas.

Y en ese lance contra el cansancio y la montonera de kilómetros a superar sobrevino un puñado de bocanadas de viento que dieron un susto al Movistar Team. El conjunto español descubrió a Nairo Quintana cortado en uno de los grupos en que quedó partido el gran grupo cuando restaban 33 kilómetros a meta. El colombiano se despistó que pagó su mal posicionamiento obligando a sus compañeros a pegarse un calentón inesperado para suturar la desventaja sobrevenida.

Finalmente, los fugados culminaron su camino a 13 del final, con más de 220 kilómetros fugados. En esa distancia fueron capturados por la amalgama de trenes que tiraban del pelotón. En los 10 kilómetros postreros se reiniciaba la etapa, con cada equipo sacando codos por colocar bien a su esprinter. Tony Martin, rodador sin igual, avisó de las intenciones de Groenewegem ejerciendo de lanzador junto a los gregarios del Bora y el Ineos. A tres de meta se retirarían los británicos, habiendo asegurado el físico de Thomas y Brenal, y dejando hueco para el protagonismo de los cañones.

El primer en lanzar el acelerón fue Ewan. Buscó sorprender desde lejos, pero el neerlandés reaccionaría, a pesar de estar encerrado, para ganar a todos y cantar victoria. Sagan se volvió a quedar a punto y Groenewegem rubricó su undécimo triunfo de la temporada. Un bagaje espectacular que, sin embargo, no amenazará el maillot verde, como confirmó ante los medios de comunicación. Y, mientras tanto, Ciccone volvió a subirse al podio de amarillo.

¿Te ha parecido interesante esta noticia?    Si (0)    No(0)


Normas de uso

Esta es la opinión de los internautas, no de El Imparcial

No está permitido verter comentarios contrarios a la ley o injuriantes.

La dirección de email solicitada en ningún caso será utilizada con fines comerciales.

Tu dirección de email no será publicada.

Nos reservamos el derecho a eliminar los comentarios que consideremos fuera de tema.