www.elimparcial.es
ic_facebookic_twitteric_google

Novela

Bernhard Schlink: Olga

domingo 14 de julio de 2019, 19:45h
Bernhard Schlink: Olga

Traducción de Carles Andreu. Anagrama, Barcelona, 2019. 256 páginas. 19,90 €. Libro electrónico: 9,99 €

Por Ángela Pérez

Bernhard Schlink (Bielefeld, 1944) es juez de profesión, y se mueve entre Bon y Berlín, ciudad esta última donde es profesor de Derecho en la Universidad Humboldt. Pero combina estás labores con la que quizá sea su vocación más querida: la literatura. En ella comenzó en el género policiaco, creando al detective privado Gerhard Selb, a quien conocemos a sus achacosos 68 años, edad que, sin embargo, no le impide esclarecer con brillantez los casos que se le encomiendan. Lanza a su personaje -que también se enfrenta a su ayer como fiscal nazi- en La justicia de Selb -en colaboración con Walter Popp-, y le involucra después en nuevas aventuras, escritas ya en solitario-, en El engaño de Selb y El fin de Selb. La incursión del escritor alemán en el noir fue muy bien recibida por crítica y público, aunque fue en 1995 cuando obtuvo un sonado éxito y dimensión internacional gracias a El lector. que se alzó con numerosos premios dentro y fuera de Alemania: el Hans Fallada, el Welt, Ehrengabe, el Grinzane Cavour, y el Laure Bataillon, entre otros. El lector acrecentó su popularidad por el extraordinario filme de título homónimo dirigido por el británico Stephen Daldry.

A Schlink le gusta bucear en el pasado de su país, como hace en El lector, con ciertos elementos autobiográficos, donde nos sumerge en la oscura sombra del nazismo a través de la relación amorosa entre el jovencísimo Michael Berg y Hanna, de 37 años, con quien, tras perderle la pista, y ya estudiante de Derecho, se volverá a encontrar en un juicio en el que Hanna, y cuatro mujeres más, son acusadas de la muerte de varias prisioneras en el campo de concentración nazi del que eran guardianas. E, igualmente, se interna en el pasado alemán en un episodio más cercano, las acciones criminales de la banda terrorista Baader-Meinhof, en la novela El fin de semana.

Ahora, en Olga, vuelve a revisitar la Historia germana, remontándose a finales del siglo XIX transitando por las dos guerras mundiales y llegando a la década de los setenta de la pasada centuria. El recorrido lo lleva a cabo a través de un gran personaje femenino, Olga, que nada tiene que envidiar en su elaboración y complejidad al de Hanna en El lector. Incluso podría decirse que lo supera al ser Olga protagonista absoluta de la novela a la que da título. Olga nace en una familia modesta -su padre era estibador y su madre lavandera-, y en su infancia se queda huérfana -su padre contrae el tifus que le contagia a su esposa-, por lo que su abuela paterna, con quien se lleva muy mal, se hace cargo de su crianza. Olga es una niña especial que tiene hambre de saber y le pide al maestro del pueblo que le preste libros.

También es especial Herbert, aunque su familia y circunstancias son bien diferentes de las de Olga. Herbert pertenece a una clase social superior. Olga y Herbert se conocen y enamoran, pero la familia de este no aprueba la relación. La sacan adelante como pueden, pero pronto el distinto derrotero que toma sus vidas les separa: Olga se convierte en maestra precisamente de la escuela a la que asistió de niña, y Herbert decide enrolarse en el ejército de Bismarck y, luego, en una expedición al Ártico, donde desaparece.

Mediante tres perspectivas complementarias nos acercamos a Olga -un narrador en tercera persona, un testimonio en primera persona de un joven que la conoce en la década de los cincuenta como planchadora de su familia, las cartas que Olga envía a Herbert durante años-, en esta “historia de amor en la sombra de la historia alemana” como ha calificado Bernhard Schlink su última y excelente novela.

¿Te ha parecido interesante esta noticia?    Si (2)    No(0)


Normas de uso

Esta es la opinión de los internautas, no de El Imparcial

No está permitido verter comentarios contrarios a la ley o injuriantes.

La dirección de email solicitada en ningún caso será utilizada con fines comerciales.

Tu dirección de email no será publicada.

Nos reservamos el derecho a eliminar los comentarios que consideremos fuera de tema.