www.elimparcial.es
ic_facebookic_twitteric_google

EDITORIAL

Ni investidura, ni pacto de Gobierno

martes 23 de julio de 2019, 14:06h

Se ha equivocado Pedro Sánchez al encarar la sesión de investidura. Debió creer que se trataba de un paseo militar y resulta que ha perdido la primera batalla y corre el riesgo de caer finalmente derrotado. Debió creer que Podemos se doblegaría y se ha encontrado a un Pablo Iglesias que se sacó la espina de ser vetado y se mostró dispuesto a apretar las tuercas hasta lograr un Gobierno de coalición de acuerdo a sus 42 escaños, “no ser un mero elemento decorativo”. El presidente está contra las cuerdas. No por haber perdido la primera votación. Sino porque ha fracasado como candidato. Ha hecho el ridículo al pedir la abstención del PP y de Ciudadanos y ha sido muy torpe al ningunear al partido que puede hacerle presidente.

También ha resultado lamentable que Pedro Sánchez y Pablo Iglesias convirtieran el Hemiciclo en la mesa de negociación de su supuesto Gobierno de coalición. Se trataba de la sesión de investidura, no de escenificar la bronca de los dos líderes sobre el reparto de sillas en el Consejo de Ministros. Sin duda, el líder de Podemos tenía razón al reprochar al candidato socialista que pidiera la abstención del PP y Ciudadanos, mientras negociaban en “la habitación del pánico”, según ironizó Rivera. Iglesias le tenía ganas y le atizó sin piedad.

La votación del primer debate de la sesión de investidura de Pedro Sánchez resultó surrealista. Solo el diputado del PRC, el partido del pintoresco Miguel Ángel Revilla, votó a favor. Podemos, los nacionalistas del PNV y de Compromís se abstuvieron, al igual que los filoetarras de Bildu. Estos son, de momento, los compañeros de viaje del candidato socialista. Los integrantes de “la banda”. El resto, votó en contra.

Tiene 48 horas Pedro Sánchez para resucitar el pacto de Gobierno de coalición con Podemos. Pero conviene que asuma que Pablo Iglesias no va a firmarlo hasta conseguir cuotas de poder relevantes. Los 123 escaños del PSOE no sirven para salir investido el jueves si no cierra ese acuerdo con el partido morado y, además, seduce a los independentistas. El Gobierno Frankenstein supondría un duro golpe a la estabilidad política y económica de España. Pero es el único camino que tiene Pedro Sánchez para salir airoso del trance. Si pasado mañana no es investido presidente del Gobierno, quizás, como le advirtió Pablo Iglesias, “no lo será nunca”.

¿Te ha parecido interesante esta noticia?    Si (10)    No(1)

+
1 comentarios