www.elimparcial.es
ic_facebookic_twitteric_google

PABLO LE DEVUELVE LA BOFETADA A PEDRO

jueves 25 de julio de 2019, 15:32h
Pedro Sánchez no hace el menor asco a los planteamientos ideológicos de Pablo Iglesias. Pero no...

Pedro Sánchez no hace el menor asco a los planteamientos ideológicos de Pablo Iglesias. Pero no quiere ver ni en el móvil al líder podemita. Tiene conciencia clara de su brillantez y sabe que, si compitieran en un mismo Gobierno, Iglesias le eclipsaría. Ahí radica todo el problema.

Pedro Sánchez vetó al dirigente de Podemos. Lo hizo abierta y torpemente. “Te vas a enterar”, se dijo Pablo Iglesias. Y en el debate de investidura arrasó. Estuvo especialmente acertado en la forma y en el fondo. Pablo se comió a Pedro en el Congreso de los Diputados con patatas fritas a las finas hierbas.

Además, decidió suspenderle en la investidura y dejarle para septiembre. Los listillos que afirmaban en sus columnas que todo era un paripé han quedado chasqueados. La pugna de la izquierda socialista y la izquierda radical era y es real. Y Pablo Iglesias lo ha evidenciado ante la opinión pública. Si en septiembre no encontraran una fórmula para formar Gobierno de coalición, las elecciones generales del 10 de noviembre se presentan tenebrosas para los podemitas, pero tal vez Pablo Iglesias prefiera el riesgo electoral al papel de florero en el Gobierno Sánchez. Cree el líder de Podemos que, sin su partido, aún en el caso en que descendieran sus escaños, Pedro Sánchez no podrá gobernar. Y está dispuesto a jugar el órdago.

La opinión pública arde de vergüenza ante el espectáculo que están dando los partidos políticos. Con todas las deficiencias que tiene la fórmula es necesario hacer lo que Francia estableció al pasar de la IV a la V República: elecciones a doble vuelta. Ese es el camino para evitar la inestabilidad y el desgobierno.

Pablo Iglesias, en fin, le ha devuelto a Pedro Sánchez la bofetada que el presidente en funciones le propinó al vetarle personalmente para un Gobierno de coalición. Y en la votación de hoy le ha enviado a septiembre, suspendiéndole de la forma más cruel ante una España atónita.