www.elimparcial.es
ic_facebookic_twitteric_google

Novela

Claudia Amengual: El lugar inalcanzable

domingo 28 de julio de 2019, 19:16h
Claudia Amengual: El lugar inalcanzable

Alfaguara. Barcelona, 2019. 132 páginas. 18,90 €. Libro electrónico: 6,99 €. Audiolibro: 14,99 €

Por Miguel Suárez

Claudia Amengual (Montevideo, 1969) es una de las voces más reconocidas y sugerentes de la actual literatura en español desde que se diera a conocer con la novela La rosa de Jericó (2000), a la que siguieron El vendedor de escobas (2002), Desde las cenizas -Premio Sor Juana Inés de la Cruz-, Más que sombras (2007), Falsas ventanas (2011) y Cartagena (2015) -finalista del Premio Herralde-. Igualmente ha dado a la imprenta la colección de relatos El rap de la morgue y otros cuentos (2013), y los ensayos Rara avis. Vida y obra de Susana Soca (2012), Una mirada al periodismo cultural: Jaime Clara y Sábado Sarandí (2016), Viajar y escribir: nueve destinos que inspiran (2017).

En 2014 apareció en nuestro país, publicado por Taurus, su acercamiento a Susana Soca, una figura bastante desconocida, o al menos, recordada más por ser la hija del médico y político Francisco Soca, pese a que en su día desempeñó un relevante papel, sobre todo como mecenas e impulsora de la vida cultural, codeándose con Picasso, Jean Cocteau, Paul Éluard, Felisberto Hernández, Victoria Ocampo, Henri Michaux y Juan Carlos Onetti, y poniendo en marcha una revista literaria, Cahiers de La Licorne/Cuadernos de la Licorne, que conectó la cultura de uno y otro lado del Atlántico en la década de los cuarenta del pasado siglo, que tuvo una primera etapa en París y una segunda en Montevideo.

En la capital francesa, vivió Susana Soca en varios periodos, entre otros desde 1938 a 1948. Y allí, en el París ocupado por los nazis, nos la encontramos en El lugar inalcanzable, la última novela publicada por Claudia Amengual, donde se entremezclan personajes reales con ficticios. La novela nos sitúa primero en el 1 de enero de 1992, cuando se produce un luctuoso hecho: en el baño de un hotel de la ciudad argentina de Villa Carlos Paz aparece el cadáver de un hombre muerto en extrañas circunstancias. ¿Estamos ante un accidente o ante un crimen? La policía reúne a todos los alojados en el hotel para tomarles declaración. Y, durante la espera, dos de ellos entablan una larga conversación. Uno será el protagonista de El lugar inalcanzable: Jacinto Arnau, quien contará su vida a su interlocutor.

Una vida compleja que comienza con una infancia humilde en Montevideo y que transita por diversos escenarios, como ese París ocupado por los nazis en el que Arnau se reencuentra con Susana Soca, a quien ya conocía cuando, de niño, trabajó en su casa para hacer recados: “Susana era una mujer exquisita. Yo la admiraba en secreto. Más que admirarla, la adoraba. Era mayor que yo y estaba a una distancia social que jamás me hubiera permitido insinuárselo. No porque ella me lo hiciera notar. Era de una elegancia espiritual como jamás he vuelto a ver”.

La escritora uruguaya, también traductora, nos sirve una historia en dos tiempos y diversos lugares -1992, y años anteriores en el relato del personaje de Jacinto Arnau-, que, con regusto a thriler, va más allá al plantearnos asuntos que cuestionan los tópicos. Por ejemplo, que no es verdad que la muerte iguale: “No es lo mismo morir solo y pobre que rodeado de afectos” o que a nadie se le desea la muerte: “Cuando el odio es sordo, la muerte se desea. Incluso se perpetra. Claro que no todos llegan a ese extremo”.

¿Te ha parecido interesante esta noticia?    Si (0)    No(0)

+
0 comentarios