www.elimparcial.es
ic_facebookic_twitteric_google

TRIBUNA

Dos cambios a la ley electoral

José María Méndez
x
axiologiatelefonicanet/9/9/20
jueves 08 de agosto de 2019, 19:59h

La penosa experiencia del fracaso en la investidura de Pedro Sánchez debiera hacer reflexionar a los políticos sobre patentes defectos de nuestra ley electoral.

Primero, habría que substituir la provincia como distrito electoral por la una circunscripción única. Se suman todos los votos sacados por cada partido en toda la extensión del estado español. Y eso determina el número de diputados de cada partido político consigue. Lo que es compatible con seguir aplicando la ley D´Hondt.

Así se evitaría el ridículo de que un solo voto de un minúsculo partido se haga absurda y desproporcionadamente decisivo. Ha sido patético el espectáculo del único voto del partido cántabro que ha conseguido Pedro Sánchez. Y por supuesto, los nacionalistas catalanes y vascos dejarían de tener la desmesurada influencia que tienen en la política nacional. Es la ocasión de oro para liberarnos de un chantaje al resto de los españoles, que dura ya más de un siglo. Basta establecer un distrito electoral único para toda España. Hasta los cálculos serían mucho más rápidos en la noche electoral. Y no perderíamos el tiempo con las tediosas listas de votos y diputados provincia a provincia.

La segunda reforma ha sido propuesta a la desesperada por el mismo Pedro Sánchez. Que gobierne la lista más votada. Que sea innecesaria una lamentable sesión de investidura como la que henos presenciado. Ese gobierno necesitará luego los votos de otros partidos para sacar adelante las leyes que quiera proponer. Pero terminado el recuento de los votos en la noche electoral, queda establecido ipso facto quien gobierna. No hace falta que los políticos pierdan el tiempo en interminables coloquios estériles. Y obviamente, el presidente del nuevo gobierno puede incorporar como ministros a miembros de otros partidos, si lo estima conveniente. Pero no estará obligado a ello. Nos evitaríamos el descarado y vergonzante mercadeo por el sillón y el dinero que lleva consigo, que hemos tenido que aguantar.

Estas dos reformas son urgentes y además bien sencillas. Si en los dirigentes del PSOE, del PP y de Ciudadanos hubiera un mínimo de honradez profesional y de patriotismo, la ley electoral estaría cambiada en tres meses. Y hecho esto, los políticos de estos tres partidos podrían volver a pelearse entre ellos, pero ya sin hacer el daño a la ciudadanía a que obliga nuestra estúpida ley electoral vigente...

José María Méndez

Presidente de la Asociación Estudios de Axiología

¿Te ha parecido interesante esta noticia?    Si (6)    No(0)

+
0 comentarios