www.elimparcial.es
ic_facebookic_twitteric_google

NUEVA LECCIÓN DE PABLO IGLESIAS A PEDRO SÁNCHEZ

miércoles 21 de agosto de 2019, 11:49h
Se puede coincidir con las ideas de Pablo Iglesias o se puede discrepar de ellas. Lo que no se debe...

Se puede coincidir con las ideas de Pablo Iglesias o se puede discrepar de ellas. Lo que no se debe hacer es perder el sentido de la objetividad. Pablo Iglesias aporta a una eventual investidura de Pedro Sánchez un tercio de los votos entre los diputados podemitas y los a él adheridos. Naturalmente que tiene el derecho político de exigir, aparte del programa ideológico, una representación destacada en el Gobierno. Negar razonabilidad a esa posición sería absurdo y sectario.

Pedro Sánchez ha vetado personalmente en el Consejo de Ministros a Pablo Iglesias, porque teme que le desplace de los focos de la atención pública. La reacción lógica del líder de Podemos hubiera sido devolver la bofetada al presidente en funciones y negarle su apoyo. En lugar de eso, y en el ejercicio de una responsabilidad poco frecuente, Pablo Iglesias renunció a incorporarse al Gobierno, exigiendo para sus colaboradores los cargos que a él se le negaban

A punto de adentrarnos en la recta final de septiembre, el dirigente de Podemos ha reiterado, junto a un meditado plan programático, el Gobierno de coalición con la incorporación de un vicepresidente podemita y tres ministros. Es mucho menos de lo que le corresponde por el volumen de votos que, directa e indirectamente, aporta a la investidura. Pero Pedro Sánchez se ha cerrado en banda.

“Si lo que quiere es convocar nuevas elecciones que lo diga abiertamente”, ha estallado el líder podemita ante el nuevo desplante del presidente en funciones. “No entregamos investiduras gratis”.

Así las cosas, y cerrado Albert Rivera a cualquier negociación con Sánchez, solo cabe que Pablo Casado haga un gesto, ciertamente improbable. Pedro Sánchez se frota las manos: o habrá nuevas elecciones que según Tezanos favorecerán al sanchismo o Pablo Iglesias tragará y, genuflexo ante Sánchez, permitirá la investidura gratis para evitar los comicios. El presidente en funciones juega a placer sus cartas y domina la situación.