www.elimparcial.es
ic_facebookic_twitteric_google

LA HORA DE LA JUSTICIA

lunes 09 de septiembre de 2019, 13:24h
Es cuestión de pocos días que el Tribunal Supremo dicte sentencia sobre Oriol Junqueras y sus compinches, a los que...

Es cuestión de pocos días que el Tribunal Supremo dicte sentencia sobre Oriol Junqueras y sus compinches, a los que no se ha juzgado por sus ideas. España es un Estado de Derecho. Se les ha juzgado acusados de graves delitos de rebelión, sedición y prevaricación. El presidente marioneta Joaquín Torra ha anunciado que organizará la marimorena para protestar contra la sentencia si no se declara la inocencia de los implicados en el golpe de Estado perpetrado en Cataluña. El gerifalte de la Generalidad ha enviado a algunos de sus cómplices a Hong Kong para informarse de cómo hay que poner en marcha las protestas. El presunto ataque de Joaquín Torra a la independencia de la Justicia es formalmente inadmisible.

Pero no termina ahí la intervención de la Justicia en graves cuestiones de forma inmediata. El fraude de los Eres, que afecta a presidentes de la Junta de Andalucía y del propio PSOE, se producirá en otoño. En Ferraz están aterrados por las posibles condenas. Rodrigo Rato espera para las próximas semanas el juicio sobre la salida a Bolsa de Bankia. Cristina Cifuentes y Esperanza Aguirre están imputadas y deberán sentarse en el banquillo de los acusados en las próximas semanas. También lo hará el jefe de los Mossos d’Esquadra, José Luis Trapero.

Y capítulo aparte para la familia Pujol. Tengo la idea de que Jordi Pujol no se revolvió contra las presuntas tropelías de su esposa y sus hijos, pero que él no se implicó en ninguno de los turbios negocios familiares. Ya sé que no es políticamente correcto afirmar esto, pero es lo que pienso después de largos años de asistir a la gestión política del que fue excelente presidente de la Generalidad.

Ha llegado, en fin, la hora de la Justicia. Se podrá coincidir o discrepar de las sentencias de jueces y magistrados. Pero hay que acatarlas. El Estado de Derecho se resquebrajaría si algunos pretenden rebelarse contra las decisiones judiciales. Y son muchos los que no tienen la esperanza de que Pedro Sánchez actúe conforme a lo que debe hacer el presidente del poder ejecutivo para salvaguardar la independencia del poder judicial.