www.elimparcial.es
ic_facebookic_twitteric_google

MOTOCICLISMO

GP San Marino. Marc Márquez gana y acelera hacia su sexto Mundial en MotoGP

GP San Marino. Marc Márquez gana y acelera hacia su sexto Mundial en MotoGP
Ampliar
domingo 15 de septiembre de 2019, 16:20h
El piloto español se rehizo de la polémica con Rossi para batir a Quartararo.

Las matemáticas indican que Marc Márquez está a dos carreras de proclamarse campeón del Mundial de MotoGP. Este pronóstico, si no media cataclismo, se cumplirá tras ser sembrado por el triunfo que el piloto español logró este domingo en el Gran Premio de San Marino. El emblema de Repsol Honda olvidó lo ocurrido el sábado con Valentino Rossi para dar un golpe sobre la mesa y, además, sacarse una gran espina en lo que a finales de carrera apretados se refiere.

El astro de Cervera hubo de lidiar con las Yamaha, las motos más potentes en el circuito Marco Simoncelli de Misano Adriático. De hecho, en primer lugar se midió a Maverick Viñales, el autor de la 'pole' y que confirmó ese escaño por medio de una gran salida. Más, con el paso de las vueltas se demostraría que el verdadero oponente en esta jornada sabatina era Fabio Quartararo. El francés tomaría el liderato y trató de entrar en ignición, de escaparse.

Márquez le estudiaría sin dejarle ir, ejecutando un planteamiento que evidencia su capacidad de aprendizaje. Dejó que la perla gala se visualizara ganando por primera vez en la categoría reina durante un buen puñado de vueltas y cuando llegó el último giro atacó el piloto español con todo. Para fracturar el mal recuerdo de sus dolorosas derrotas, en manos a mano, ocurridas en Austria con Dovizioso y Gran Bretaña con Rins. Aguardó a estallar en un respingo postrero que le llevó a sumar el pleno de puntos.

Este dato se sumaría al sexto puesto de Andrea Dovizioso, el segundo en el Mundial, para configurar un escenario más que ilusionante para el defensor del título. Su colchón es casi de 100 puntos. 'Dovi' fue presa de los problemas de puesta a punto en su Ducati Desmosedici y cayó en desgracia. La misma suerte corrió Alex Rins, que venía de ganar en Silverstone con su Suzuki pero acabó en el asfalto. Su compañero Joan Mir finalizaría octavo, toda vez que reapareció tras recuperarse de la lesión sufrida en los test de Brno (República Checa).

Quartararo, Viñales, Rossi y Franco Morbidelli, todos pilotos de Yahama, sucumbirían en ese orden a un Márquez imparable. Su octavo Mundial está mucho más cerca, ahora que se atraviesa la mitad de septiembre. Y en esta fecha se certificó, una vez más, la pobre relación de Jorge Lorenzo con su moto. El balear concluyó el día en el puesto decimocuarto, a más de 47 segundos de su compañero de equipo. Una barbaridad que ahonda en las dudas sobre la viabilidad entre piloto y equipo.

Por otro lado, en Moto2 también se resolvería la victoria en la vuelta postrera. El encargado de plagiar a Márquez fue el español Augusto Fernández (Kalex). Dejó toda la iniciativa y presión al italiano Fabio di Giannantonio (Speed Up), quien marcaría el tempo de forma continuada, para atacarle en el último giro. El problema es que Augusto se salió dos veces de los límites de la pista -la normativa le dejaría sin penalización ya que la frontera está en la tercera infracción de ese estilo-. Fernández se benefició de su polémica maniobra, tocó a su rival y provocó que Dirección de Carrera le llamara a consultas. Aunque sin consecuencias.

Finalmente, en Moto3 se lució Tatsuki Suzuki (Honda). El japonés ejerció de 'poleman', ejecutó una salida atronadora y estudió a sus oponentes. Les trasladó la responsabilidad para que maduraran y ganaría por vez primera en el campeonato del mundo de motociclismo al cambiar el ritmo en el momento adecuado. Lejos de esa cima estuvo Arón Canet (KTM), segundo en los entrenamientos y del mundial. El español sufrió problemas electrónicos cuando rodaba con los de cabeza de carrera. Y tuvo que retirarse. Al menos, el mal no fue tan grande: el líder Lorenzo dalla Porta acabó en una gris octava plaza, después de ser sancionado con tres posiciones por salirse del trazado más de tres veces. Así pues, les separan 22 puntos y la sensación de Arón no es tan oscura como pudiera parecer, visto lo visto.

¿Te ha parecido interesante esta noticia?    Si (0)    No(0)


Normas de uso

Esta es la opinión de los internautas, no de El Imparcial

No está permitido verter comentarios contrarios a la ley o injuriantes.

La dirección de email solicitada en ningún caso será utilizada con fines comerciales.

Tu dirección de email no será publicada.

Nos reservamos el derecho a eliminar los comentarios que consideremos fuera de tema.