www.elimparcial.es
ic_facebookic_twitteric_google

TRIBUNA

El arte y su valoración

sábado 21 de septiembre de 2019, 19:22h

En las muchas exposiciones a las que he asistido y sobre todo en las mias, he observado el comportamiento y he analizado los comentarios de los que se acercaban a contemplar los cuadros y me he llevado muchas sorpresas. He comprobado falta de interés y/o capacidad de análisis en personas a las que les presuponía mucho y por el contrario, me ha sorprendido encontrarlo en otras a quienes imaginaba carentes de él.

Unas personas que solo intentaban “leer” el cuadro si encontraban algo legible y reconocible a primera vista y otras, no importa su cultura o formación, que se dejaban embargar por la emoción que les transmitía, hubiera lo que hubiera en él. Y es que la pintura, sirve no solo para enviar mensajes o contar anécdotas, que es lo que buscan, todavía, muchos en ella, sino para transmitir, como la música, emociones, que es lo que algunos encuentran sin buscarlo.

Y así, ves a unos, demasiados, que no pasan del “esto que es”, “esto que quiere decir”, “esto que representa” y a otros que se dejan avasallar por la emoción y te sorprenden por lo atinado de sus apreciaciones y valoraciones.

El Arte es un misterio que no se puede medir ni pesar y la existencia de “expertos” no se justifica por lo certero de sus apreciaciones, tantas veces equivocadas y/o cambiantes, sobre el valor intrínseco de la obra, sino por sus conocimientos de los alrededores: Técnicas, biografías, influencias, autenticidad, escuelas, movimientos artísticos, etc…

Pero, el hecho de que a esta actividad sea imposible aplicarle unidades de medida para su valoración, no impide que haya muchas personas que traten de imponernos, arrogántemente, su criterio y logren ganarse la vida con ello.

Ahora mismo, vive El Arte, un momento en el que estas consideraciones le son muy pertinentes. Estamos invadidos por lo que han dado en llamar, con insolente adanismo, Arte Contemporáneo o Arte Actual, calificaciones que amparan a muchas obras, sobre las que se discute, nada menos, su misma esencia. Son Arte, no son Arte.

Hay muchos artistas y “expertos” que se sienten cómodos en este debate ante algunos trabajos que se prestan a una interpretación o asimilación confusa. Se autoadjudican el papel de avezados tasadores de sus valores estéticos e ingeniosos interpretes de las recónditas intenciones y mensajes de sus autores.

Tal parece que este Arte Contemporáneo sea, mas bien, un nuevo genero literario por el protagonismo que toman el mensaje y la anécdota, sobre los valores estéticos tradicionales, que se desprecian.

Para poner un ejemplo muy, muy, clamoroso os repetiré lo que ya conté, en su día. A la artista Doris Salcedo, le entregaron el espacio expositivo que mas puede excitar, en un artista, dar el máximo de su talento. Nada menos que la famosa e inmensa “sala de turbinas” de la Tate Gallery. Pues bien, nos ofreció, en ella, supuestamente, su obra magna, que consistía en una inmensa grieta que mandó abrir, en su suelo y que, según los “expertos”, representaba las fronteras que separan a los pueblos del mundo, ansiosos de vivir juntos en armonía y hermandad y bla, bla, bla... Esto es lo que hay.

Amigos. Lo politicamentecorrecto ha colonizado, también, esta actividad tratando de convertirla en transmisora de aquellos mensajes y “recetillas” con los que pretende pastorear a la sociedad. Los exégetas de turno nos desvelan, a los pobres
“bartolillos”, lo que solo está claro para unos pocos elegidos.

Y logran además, ¡oh milagro de milagros!, compaginar esta exquisita sabiduría con un trato descarnadamente comercial de las obras, creando circuitos en los que compiten muchos tontos contemporáneos pujando, por ellas, con precios que harían revolver en sus tumbas a aquellos pobres genios que malvivían de su trabajo.

Ante tanta osadía y desparpajo, yo, aunque me costó mucho admitirlo, hace tiempo que lo tengo claro. No discuto. Acepto como Arte todo lo que se me proponga como tal. Abandono toda discusión sobre la esencia, “es o no es” y les espero a la vuelta de la esquina de la calidad, “ me gusta o no me gusta”. Y punto.

¿Te ha parecido interesante esta noticia?    Si (2)    No(0)


Normas de uso

Esta es la opinión de los internautas, no de El Imparcial

No está permitido verter comentarios contrarios a la ley o injuriantes.

La dirección de email solicitada en ningún caso será utilizada con fines comerciales.

Tu dirección de email no será publicada.

Nos reservamos el derecho a eliminar los comentarios que consideremos fuera de tema.