www.elimparcial.es
ic_facebookic_twitteric_google

PRÉSTAMOS

Motivos por los que cada vez es más rápido pedir y recibir un crédito online

Motivos por los que cada vez es más rápido pedir y recibir un crédito online
Ampliar
martes 24 de septiembre de 2019, 09:53h

Hoy es posible pedir y recibir créditos al instante, lo cual era del todo impensable años atrás. ¿Cómo es posible que ahora basten unos minutos para conseguirlos?

Son diversos los motivos que entran en juego. La mayoría de factores guardan relación con la evolución tecnológica, la cual también ha beneficiado a muchos otros sectores.

Todo se hace a distancia

La primera clave hace referencia a los desplazamientos. ¿Recuerdas aquellos tiempos en los que era imprescindible acudir al banco o a la entidad prestamista? De hecho, en ocasiones se requería más de una visita, destinando la primera a informarse sobre el crédito y la segunda a aportar la documentación necesaria.

Pero, ¿y si todo pudiera realizarse a distancia? Precisamente ello es lo que ofrecen muchas de las empresas crediticias que a día de hoy operan a través de Internet. El usuario, desde la comodidad de su hogar, efectúa todas las acciones que estima oportunas. La primera de ellas consiste en averiguar diversos aspectos sobre el préstamo: TIN, condiciones, etcétera.

Posteriormente, tras cerciorarse de que la solución crediticia planteada es de su agrado, puede adjuntar la documentación necesaria. Es en este paso en el que más se ha ganado en términos de celeridad. Ni siquiera se requiere el escáner, puesto que basta con fotografiar el DNI mediante la cámara del smartphone.

Tras subir la imagen, la mayoría de prestamistas tienen suficiente con el citado documento, puesto que es utilizado para acreditar la mayoría de edad del solicitante. En dos minutos puede estar la documentación lista y entregada, amén del contrato firmado. Así pues, llega el turno de la empresa de créditos.

La recepción de los contenidos se produce en tiempo real, por lo que el tiempo necesario para aprobarlos –determinando así la aceptación de la solicitud– varía únicamente en función de dos factores: la cantidad de peticiones recibidas en un día y la jornada de los empleados que trabajan en la compañía en cuestión.

Gracias al creciente éxito que están experimentando, este tipo de entidades prestamistas se ven capaces de ampliar sus plantillas y, por ende, los horarios en los que se mantienen operativas. Algunas de ellas incluso tramitan solicitudes durante las 24 horas del día.

¿Este aspecto en qué se traduce? Básicamente en que no solo pedir el crédito es un procedimiento rapidísimo, sino también recibirlo. Ciertos prestamistas necesitan solo un cuarto de hora para conceder un crédito, transfiriendo en un tiempo récord la cantidad pedida por el consumidor. Precisamente esta última clave está relacionada con la siguiente que detallaremos.

Préstamos de pequeña cuantía

En la actualidad los minicréditos están a la orden del día. Concretamente son préstamos como cualquier otro, con la peculiaridad de que la liquidez inyectada a las cuentas bancarias de los clientes es pequeña. Hablamos de cifras que giran en torno a los 300, 400 o máximo 500 euros.

¿Qué tiene que ver la cifra monetaria con la rapidez del servicio prestamista? Básicamente, al no verse obligada la entidad a estudiar los ‘riesgos’ de la operación, no duda en dar el visto bueno sea cual sea el cliente que solicite este tipo de minicréditos.

Es decir, los tiempos necesarios para la aprobación de los préstamos se ven reducidos más si cabe. Ello también se hace con la idea de satisfacer las necesidades del consumidor medio, puesto que muchos usuarios requieren este tipo de inyecciones de liquidez con carácter urgente.

Sitios web cada vez más intuitivos

Todo lo detallado en anteriores líneas no daría pie a la obtención de unos resultados que son sinónimos de tal celeridad en caso de que las páginas web oficiales de los prestamistas acarreasen dificultades a la hora de navegar por ellas. No es el caso de la inmensa mayoría de portales online.

Las empresas crediticias son plenamente conscientes de que las soluciones financieras que ofrecen las aprovechan toda clase de internautas, desde los muy experimentados a nivel tecnológico hasta aquellas que no tienen demasiadas nociones de ofimática.

Por este motivo no dudan en invertir las cifras de dinero necesarias en dar forma a entornos virtuales que mantengan el nivel de atractivo pero, sobre todo, sean muy fáciles de utilizar.

La intuitividad se hace patente al acceder a casi todas las webs crediticias que existen a fecha de hoy. Así pues, no es de extrañar que incluso personas de avanzada edad se vean capaces de pedir un crédito en cuestión de minutos.

¿Te ha parecido interesante esta noticia?    Si (1)    No(0)


Normas de uso

Esta es la opinión de los internautas, no de El Imparcial

No está permitido verter comentarios contrarios a la ley o injuriantes.

La dirección de email solicitada en ningún caso será utilizada con fines comerciales.

Tu dirección de email no será publicada.

Nos reservamos el derecho a eliminar los comentarios que consideremos fuera de tema.