www.elimparcial.es
ic_facebookic_twitteric_google

EVOLUCIÓN

Donde caben dos... ¿Por qué la naturaleza veta a los animales 'trilaterales'?

Estrella de mar, ejemplo de simetría pentarradial.
Ampliar
Estrella de mar, ejemplo de simetría pentarradial. (Foto: Pxhere)
miércoles 02 de octubre de 2019, 17:57h
De los 7,77 millones de especies que existen en el planeta Tierra el 99,99 % es simétricamente bilateral y algunos animales como las medusas o los erizos de mar poseen una estructura radial.

Todos tenemos dos piernas, dos brazos, dos ojos, dos orejas, dos hemisferios cerebrales... pero alguna vez se ha preguntado ¿por qué? Esa es la cuestión que llevó a Tracy Thomson, estudiante graduado de la Universidad de California, a investigar por qué ningún ser vivo se ha desarrollado de forma "trilateral", como se conoce este fenómeno en términos biológicos.

En su nuevo trabajo científico, centrado en explicar porque no existen animales con tres patas, Thomson recuerda que muchos se valen de otras partes de su cuerpo para adoptar una posición en trípode. Los suricatos o los pájaros carpinteros, por ejemplo, utilizan su cola como apoyo cuando quieren descansar.

El movimiento de tres extremidades es menos común. Los insectos mueven sus patas en grupos de tres: dos patas en un lado y una en el lado opuesto están en el suelo, con las patas opuestas en movimiento, en cualquier momento. Esto se llama la marcha "trípode alterno".

Muchos animales arborícolas, como monos aulladores, osos hormigueros o puercoespines emplean sus colas como agarre adicional para trepar a los árboles. Otros pájaros, como los loros, también son bastante trípedos, pero en vez de utilizar su cola se valen de su fuerte y flexible pico para maniobrar en las ramas de los árboles. Las alargadas patas traseras dificultan que los canguros "caminen" como otros mamíferos, pero gracias a su robusta cola y extremidades delanteras pueden empujar sus patas traseras desde el suelo hacia adelante mientras pastan.

Diagrama de la simetría bilateral en el ser humano.

La hegemonía bilateral

Ninguno de los seres vivos del reino animal es trilateral. Casi todos son bilaterales. Ello obedece a un fenómeno conocido como simetría bilateral, que se define por la existencia de un único plano, llamado plano sagital, que divide el cuerpo de un organismo en dos mitades idénticas, izquierda y derecha). Un plano perpendicular al sagital, llamado plano frontal separa una mitad dorsal de otra ventral.

La simetría bilateral, fundamental para comprender la formación de los vertebrados, se incrustó en nuestro ADN en los albores de la evolución, mucho antes de que apéndices como patas, alas o aletas, se convirtiesen en rasgos evolutivos. Se considera que el primer ser vivo bilateral fue un gusano, el ancestro común del que descienden todos los animales complejos. La excepción a ésta la constituyen ciertos filos como el de los cnidarios (medusas), equinodermos (erizos o estrellas de mar) y algunas esponjas, cuyos cuerpos se organizan de forma radial.

A pesar de la hegemonía de la biteralidad es posible que, en otras partes del cosmos, la vida se organice de formas difícilmente concebibles. Nuestra propia simetría bilateral supone un gran sesgo que nos impide vislumbrar con claridad cómo serían seres que se organizasen según cánones radicalmente distintos a los de la Tierra. Por ello, tal y como subraya Thomson, es fundamental que realicemos experimentos mentales como este. La imaginación al poder.

¿Te ha parecido interesante esta noticia?    Si (27)    No(0)


Normas de uso

Esta es la opinión de los internautas, no de El Imparcial

No está permitido verter comentarios contrarios a la ley o injuriantes.

La dirección de email solicitada en ningún caso será utilizada con fines comerciales.

Tu dirección de email no será publicada.

Nos reservamos el derecho a eliminar los comentarios que consideremos fuera de tema.