www.elimparcial.es
ic_facebookic_twitteric_google

SEMIFINALES - IDA

Copa Libertadores. El VAR evita la goleada del Flamengo y Gremio sobrevive | 1-1

Copa Libertadores. El VAR evita la goleada del Flamengo y Gremio sobrevive | 1-1
Ampliar
jueves 03 de octubre de 2019, 05:27h
Los pupilos de Jorge Jesús fueron muy superiores y marcaron cuatro goles, pero la competitividad y pegada locales arrancaron el empate en el final.

La edición 2019 de la Copa Libertadores deparó unas semifinales en las que se desarrollan dos duelos fratricidas entre clubes argentinos y brasileños. El triunfo de River sobre Boca del miércoles dio paso este jueves al envite entre Gremio y Flamengo en el Arena de Porto Alegre. Se medía el octavo clasificado de la liga doméstica contra el líder. Y desde un prisma continental, el conjunto campeón en 2017 y que ha pisado esta altura en los tres últimos años contra una entidad que no competía en este nivel desde hace más de tres décadas. Así pues, el planeta giró su atención hacia Brasil para contemplar su mezcla de intensidad, ardor y calidad.

Renato Gaúcho llegó a esta cita con la baja sensible del capitán Geromel -suplido por Braz- y sin dar en la tecla con respecto a su once preferido. No en vano, con respecto a los cuartos de final sacrificaría a los titulares Leonardo, Maicon, Jean Pyerre y Andrè. En consecuencia, entregó el carril zurdo a Galhardo, el rol de mediocentro destructor a Michel, el papel de creativo a Luan -MVP del último título americano del 'Tricolor'- y fijó como punta a Tardelli. Se mantuvieron el meta Paulo Victor, el central Kannemann, el carrilero zurdo Bruno Cortez, el talento generador de Matheus Henrique y la velocidad de los extremos Alisson y Everton. Y, también, no se descompondría la versatilidad de estilos del plan general.

Jorge Jesús no tuvo tantos vaivenes en su elección. Reprodujo el esquema y la nómina familiares. Rodrigo Caio y el español Pablo Marí resguardaban al portero Diego Alves, con Filipe Luis y Rafinha en los costados. Por delante se desplegaría el ida y vuelta de Gerson y el equilibrio de William Arao, en una medular que conectaba con el desborde de De Arrascaeta y Everton Ribeiro. Gabriel Barbosa 'Gabigol' y Bruno Hernique yacían en la punta de lanza de un dibujo pensado para controlar el cuero y dominar a cualquiera. El último precedente doméstico marcaba un 3-1 a favor del técnico portugués y se trataba, para ellos, de continuar con la senda que les condujo a ese mencionado y claro triunfo.

Y el duelo alzó el telón con una primera media hora imperial del Flamengo. Llegaron a rozar el 70% de posesión y consiguieron hacer descarrillar a Gremio, uno de los colosos más consistentes de Latinoamérica. La fluidez y velocidad combinativas alcanzaron a romper líneas y en la mediapunta resplandecería la visión de Everton Ribeiro y Bruno Henrique, con Gerson como fabricante preciso de venenosos pases verticales. En ese lapso de tiempo anotarían dos goles y chutarían al poste. Una barbaridad ofensiva que deshizo el planteamiento local. Las ayudas de los extremos no llegaban y Michel y Matheus Henrique estaban desbordados. Las continuas superioridades por banda y el tino para buscar los pasillos centrales trazaron un vendaval terrible.

Abriría la espita De Arrascaeta con un chut angulado que se perdió por poco -minuto 9-. La personalidad coral visitante había hurtado la localía y su confianza iría creciendo a medida que contemplaba los daños causados. Constriñeron a los subordinados de Renato Gaúcho a olvidarse de presionar arriba y, asimismo, a intentar sacarla jugada. Su bagaje se limitaría a lanzar pelotazos para la carrera de Everton y Tardelli. Nada más. Y en el entretanto, Bruno Henrique se filtró a la espalda del doble pivote ajeno para emitir un cañonazo que se fue al palo tras ser desviado por un zaguero. Y 'Gabigol' se estrenó con un desmarque y zurdazo al lateral de la red -minuto 14-.

Tardó mucho en ajustar Gremio en el achique -no lo haría hasta el final del primer acto- y los cariocas multiplicaban sus llegadas. En ese devenir claramente declinado por la filosofía de Jorge Jesús, Filipe Luis recibió sin marca en el pico del área y emitió un centro quirúrgico que obligó a salir de puños al meta Paulo Victor. El pobre despeje del arquero sería embocado a la red por Everton Ribeiro, para el 0-1 -minuto 20-. Pero el paroxismo de la tribuna 'Fla' se congelaría cuando el VAR dictaminó que 'Gabigol' había empujado a Kannemann para tratar de llegar al envío del ex lateral del Atlético. Y seis minutos después sería Gabriel Barbosa el que perforó las mallas locales. Mas, el VAR intervino de nuevo para imponer la anulación por posición antirreglamentaria.

Se había salvado el escuadrón 'Tricolor' por la inclusión de la tecnología en el fútbol. Y levantó la cabeza para corregir los huecos que amortizaba la inteligencia posicional de 'Gabigol', Bruno Henrique y Everton Ribeiro. Cimentó un dique contra la circulación eterna contrincante y atisbó alguna transición que le regaló oxígeno. Hasta que en el 38 Michel pisó el tobillo de Gerson -hasta lesionarle- y el VAR no quisiera expulsar al perdido mediocentro defensivo. El balance de situación resultaba inimaginable para ambos equipos a estas alturas. Gerson aguantaría en el verde, maltrecho, y se señalaría el camino de los vestuarios con un empate sin goles incomprensible, visto lo visto. La jerarquía del Flamengo fue subrayada por el buen juego, el monopolio de todo parámetro y los goles. Sin embargo, la eliminatoria seguía igualada.

Renato Gaúcho inyectaría fe a sus futbolistas en el entretiempo y éstos saltaron a la reanudación con las revoluciones y la ambición más elevadas. El público, congelado hasta entonces, entendió que debía acompañar a la maniobra, pues su escuadra había sido inutilizada. No habían podido dar dos pases y Luan, Everton, Matheus Henrique y Alisson habían sido descontextualizados. Pero en el segundo acto asomaría una igualdad de fuerzas sobrevenida. Y de la nueva discusión por el ritmo del compás nacieron las primeras inquietudes para Diego Álves y su candado. Luan remataría a las nubes, a la media vuelta, en el respingo de centros propulsados por los locales. Y Alisson y Everton lo probarían, sin éxito, en sendos lanzamientos.

La irrupción del animal competitivo llamado Gremio salpicó de faltas e interrupciones el escenario, tesitura que les era más cómoda y nubló el mandato visitante. Aún así, en la guerra de guerrillas activada Bruno Henrique asistió a 'Gabigol' para que éste disparara cerca del palo -minuto 61-. Pero la mutación del pelaje de la trama -medalla para el entrenador local- sintonizaba mejor con los presupuestos del 'Tricolor' y Everton pudo instalar el 1-0 en el 64. Luan puso en vuelo al extremo internacional brasileño y el relámpago concluyó en derechazo cruzado y atajada brillante de Alves. El ex guardameta del Valencia intervendría minutos después también, sacando del larguero un lanzamiento desde la frontal de Matheus Henrique. El exquisito y joven cerebro se había asentado, al igual que Luan, y, por ende, su equipo combinaba mejor y con precisión para cosechar peligro.

Mas, cuando los locales paladeaban su intervalo más reconocible el modelo de repliegue y contra del Flamengo les cercenó la calma. El crecimiento de las sensaciones con pelota del sistema de Renato Gaúcho fue acompañado por presiones agresivas -el colegiado le perdonaría la expulsión a Kannemann por un codazo en las costillas de Diego Alves- y arriesgadas, y en el envés de tal propuesta localizarían el 0-1. Una arrancada de Gerson -que sería suplido tras esta acción por Piris da Motta- brotaría en el centro de De Arrascaeta y el testarazo a gol de Bruno Henrique. El delantero le ganó el cuerpeo a Galhardo en el segundo poste e hizo justicia con el global de los merecimientos -minuto 70-.

Restaban 20 minutos y el 'Fla' tenía ya su botín y quemaba el minutaje con y sin balón. Y en el 77 Bruno Henrique y 'Gabigol' hilvanaron dos paredes en la frontal, que alocaron a los zagueros, para el zurdazo del ex del Inter que se salió de diana por centímetros. En el 80 Arao se descolgó y centró raso para que 'Gabigol' anotara, pero, por enésima oportunidad, el VAR dictaminó fuera de juego. Y, ya a la desesperada, entrarían André, Maicon y Pepe en la delegación local -sentando a Tardelli, Michel y Alisson, para volver a la receta que les trajo a estas semis-. En cambio, el graderío se encontró con un zurdazo de Bruno Henrique que despejó un Paulo Victor salvador y con una volea del español Marí, a la salida de un córner, que pasó pegada a la cruceta. Escapó Gremio de ser goleado y, finalmente, arribaría a la orilla. En el 88, Filipe Luis cayó lesionado -sería sustituido por René-, y los locales no tiraron la pelota fuera. Todo lo contrario, dispararon una contra punzante que pasó por Maicon hasta llegar al centro mortal de Everton y el remate certero de Pepe. Uno a uno. Así, Maracaná decidirá en más de dos semanas. Quién sabe si en otra oda al juego de ataque y al VAR.

- Ficha técnica:

1. Gremio: Paulo Victor; Rafael Galhardo, David Braz, Wálter Kannemann, Bruno Cortez; Michel (m.82, Maicon), Matheus Henrique, Alisson (m.82, Pepe), Luan, Everton; y Diego Tardelli (m.78, André).

1. Flamengo: Diego Alves; Rafinha, Rodrigo Caio, Pablo Marí y Filipe Luís (m.91, René); Willian Arao, Gérson (m.73, Robert Piris), Giorgian de Arrascaeta; Everton Ribeiro, Bruno Henrique (m.95, Vitinho) y Gabriel Barbosa 'Gabigol'.

Goles: 0-1, m.69: Bruno Henrique. 1-1, m.88: Pepe.

Árbitro: el argentino Néstor Pitana amonestó a Caio, Michel, Tardelli y Kannemann.

Incidencias: partido de ida de la segunda semifinal de la Copa Libertadores jugado en el estadio Arena do Gremio, en Porto Alegre, ante 51.406 espectadores.

¿Te ha parecido interesante esta noticia?    Si (0)    No(0)

+

0 comentarios