www.elimparcial.es
ic_facebookic_twitteric_google

EDITORIAL

El bloqueo puede repetirse

jueves 10 de octubre de 2019, 12:24h

Tan solemnemente como acostumbra, Pedro Sánchez ha anunciado su plan para desbloquear el Gobierno el 10-N. En síntesis, el presidente ha decidido que el Gobierno tiene que formarse inmediatamente. O lo que es lo mismo, PP, Ciudadanos y Podemos están obligados a permitir su investidura sin pestañear. Y, sin vacaciones navideñas, el Congreso tiene que aprobar el techo de gasto a principios de enero para sacar adelante sus presupuestos en un par de meses. Y este generoso plan debe aceptarlo o tragárselo el entero Hemiciclo.

Todas las encuestas vaticinan que el PSOE volverá a ganar el 10-N. Pero todas coinciden también en que se quedará muy lejos de la mayoría absoluta. Necesitará, pues, contar con el apoyo o la abstención del PP, Ciudadanos y Podemos para mantener el poder. Pero Pedro Sánchez no parece estar dispuesto a negociar nada con nadie. Sigue despreciando e insultando a los partidos de Casado y Rivera. De Pablo Iglesias ni habla, ni se hablan.

PP y Ciudadanos se muestran dispuestos a desbloquear el Gobierno si Pedro Sánchez vuelve a ganar. Pero esperan, al menos, que el presidente les llame y alcancen acuerdos o pactos sobre Cataluña y la economía. El entero equipo de Moncloa, sin embargo, aspira a que el apoyo sea gratis. “Porque no hay alternativa. Porque ha ganado”, repetirán. Porque Sánchez solo acepta gobernar en solitario y a sus anchas. Olvida que si no sale investido presidente del Gobierno será su enésimo fracaso. Y olvida también que los apoyos hay que buscarlos y negociarlos. Desde la prepotencia de esa supuesta victoria, vuelve a exigir los votos incondicionales a cambio de nada. Ni de sentarse a hablar. Y ese escenario es la repetición exacta de lo que ocurrió antes del 28-A.

Pedro Sánchez ya se ve triunfador. No quiere hacer cuentas ni quiere escuchar a nadie. O él o el caos. Puede ocurrir que obtenga otra victoria pírrica, que el PP se le suba a las barbas y que Pablo Iglesias vuelva a exigir un gobierno de coalición. Y conviene que el presidente mueva ficha de una vez. En otro caso, tras el 10-N todo seguirá igual: Sánchez en La Moncloa en funciones, el Parlamento cerrado y los partidos preparando y gastando ante unas nuevas elecciones. Parece improbable. Pero no es imposible. Todo dependerá, como siempre, de Pedro Sánchez. De su plan para gobernar en Navidad.

¿Te ha parecido interesante esta noticia?    Si (8)    No(1)


Normas de uso

Esta es la opinión de los internautas, no de El Imparcial

No está permitido verter comentarios contrarios a la ley o injuriantes.

La dirección de email solicitada en ningún caso será utilizada con fines comerciales.

Tu dirección de email no será publicada.

Nos reservamos el derecho a eliminar los comentarios que consideremos fuera de tema.