www.elimparcial.es
ic_facebookic_twitteric_google

LAS SENTENCIAS SE ACATAN

viernes 11 de octubre de 2019, 13:30h
Insólito lo que está ocurriendo con la sentencia que el Tribunal Supremo emitirá probablemente el lunes...

Insólito lo que está ocurriendo con la sentencia que el Tribunal Supremo emitirá probablemente el lunes. El Estado de Derecho separa los tres poderes y se basa de forma sustancial en el respeto a las decisiones del poder judicial. De una sentencia se puede discrepar, pero hay que acatarla sin coacciones previas y sin amenazas de acciones multitudinarias posteriores.

No se trata además de la sentencia de un juez de primera instancia, que también exige respeto y acatamiento. Se trata de la sentencia en un juicio que los magistrados del Tribunal Supremo han planteado con máximas garantías y transparencia sin precedentes. Los secesionistas catalanes, sin embargo, se han instalado en la amenaza y la rebeldía. Y lo han hecho de forma pública, anunciando a los cuatro vientos lo que se proponen hacer para fragilizar al Tribunal Supremo.

Frente a tanto disparate, el Gobierno sanchista apenas abre la boca. Todo su aparato mediático, que es gigantesco, en lugar de mirar hacia otro lado, debería estar clamando por lo que constituye la esencia del Estado de Derecho: el respeto y el acatamiento a las sentencias judiciales y de forma especial a las del Supremo, alto Tribunal en el que está condensada la máxima sabiduría jurídica de España.

La independencia y la imparcialidad han brillado durante todo el proceso judicial contra varios políticos secesionistas presuntamente culpables de conspiración para la rebelión, de sedición y de prevaricación. El Poder Ejecutivo no puede andarse con contemplaciones. Por el contrario, tiene la obligación de garantizar a la ciudadanía el cumplimiento de lo que los magistrados decidan en una sentencia que será, sin duda alguna, ejemplar.