www.elimparcial.es
ic_facebookic_twitteric_google

BALONCESTO

NBA. LeBron James entra en la guerra con China y prende un incendio

NBA. LeBron James entra en la guerra con China y prende un incendio
Ampliar
martes 15 de octubre de 2019, 19:28h
El astro de los Lakers y sus compañeros se enfrentaron con el comisionado Adam Silver en territorio chino.

La crisis de la NBA con China, surgida tras el tuit que publicó el gerente general de los Rockets de Houston, Daryl Morey, generó un duro enfrentamiento dialéctico entre el comisionado Adam Silver y los jugadores de Los Angeles Lakers y Nets de Brooklyn que estuvieron de gira por el país asiático. De acuerdo a varias fuentes periodísticas, incluida la cadena de televisión ESPN, Silver sostuvo una tensa reunión con los jugadores de ambos equipos cuando llegó a Shanghai procedente de Japón, donde hizo las primeras declaraciones sobre el asunto.

Durante la reunión varios jugadores destacados expresaron su frustración al haber percibido que estaban siendo involucrados en medio de la disputa entre la NBA y China, y dijeron que no estaban contentos de que en China los periodistas les pidieran su opinión, sin que en realidad conozcan a fondo el asunto. Los jugadores también creen que debería ser el propio comisionado el que dé a conocer todo el desarrollo de la crisis y encabece las discusiones con las autoridades chinas.

La relación entre la liga y China se vio interrumpida de manera radical tras conocerse el pasado 4 de octubre un tuit de Morey en el que apoyaba las manifestaciones antigubernamentales en Hong Kong. Aunque luego Morey borró el tuit y se disculpó, el dueño de los Rockets, Tilman Fertitta, denunció su contenido y declaró que el equipo de Houston "no era una organización política" y que su gerente general no habló por la organización. De inmediato, China, a través de la federación de baloncesto que preside el expívot Yao Ming, cortó todo tipo de relación profesional con ellos.

Los jugadores se sienten agraviados porque el directivo Morey no sufra sanción alguna de la NBA


Durante la reunión con los jugadores, siempre de acuerdo a las fuentes que hablaron con ESPN, se le preguntó directamente a Silver si algo le pasaría a Morey, ya que varios jugadores dijeron que creían que si uno de ellos le hubiera costado a la NBA millones de dólares de pérdidas por un tuit, con toda seguridad habría repercusiones en su contra. Mientras Morey no enfrentará ninguna disciplina de la liga por el tuit, Silver defendió su "derecho" a la "libertad de expresión" individual.

Los equipos estaban en China para jugar dos partidos de pretemporada, al igual que lo hicieron en Japón y la India. Pero el mercado chino es el más importante que tiene la NBA en el extranjero, con más de 500 millones de telespectadores, que vieron al menos un partido durante la pasada temporada. Tras el incidente del tuit, los funcionarios chinos cortaron un acuerdo de cooperación con los Rockets y la cadena de televisión estatal de China canceló los planes de transmitir los partidos.

Varias actividades de NBA Cares con los jugadores también fueron canceladas, al igual que la disponibilidad de prensa con los equipos y algunos patrocinios chinos. Silver reiteró que la NBA "se disculpó" por la reacción del tuit de Morey y las acciones que ocurrieron después, pero se negó a disculparse. "No nos disculpamos por Daryl (Morey), que ejerce su libertad de expresión", dijo.

"No quiero entrar en una disputa verbal con Daryl Morey. Pero creo que no sabía lo suficiente de la situación en cuestión y habló"


Y horas más tarde LeBron James tomó los micrófonos. "No quiero entrar en una disputa verbal con Daryl Morey. Pero creo que no sabía lo suficiente de la situación en cuestión y habló. O estaba mal informado o no sabía suficiente del asunto", aseguró James antes del partido de pretemporada que su equipo, los Lakers, disputaron la pasada noche en el Staples Center de Los Ángeles contra los Warriors de Golden State. James se refería a la crisis generada con China debido al tuit de Morey, a quien este lunes todos los jugadores de los Rockets -también en sus primeras declaraciones tras el regreso de Japón, donde les pilló la crisis con el país asiático- lo apoyaron al concluir el entrenamiento abierto al público.

Pero James en sus comentarios dijo que "muchas personas podrían haber sido perjudicadas no solo financieramente sino también física, emocional y espiritualmente, así que hay que tener cuidado con lo que tuiteamos, decimos y hacemos", añadió. "Sí, tenemos libertad de expresión, pero también puede haber muchas cosas negativas que vienen con eso", aseguró. Puso como ejemplo de moderación al entrenador de los Warriors de Golden State, Steve Kerr, quien dijo que no opinaba sobre la crisis porque "no conocía a fondo el asunto de China", postura similar a la tomada por el técnico de los Spurs, Gregg Popovich. A ambos, que estuvieron este verano en China durante el Mundial como responsables de la selección de Estados Unidos, el presidente Donald Trump los criticó con dureza al considerar que para hablar "mal" de su país, siempre lo hacían, pero cuando les ha tocado opinar de China ante la falta de "libertad de expresión", no han sido capaces ni han tenido la valentía de hacerlo.

Las declaraciones de James generaron de inmediato un rechazo generalizado en las redes sociales, al recordarle que Morey es uno de los gerentes generales que más ha trabajado con el mercado chino y mejor relación ha tenido con el actual presidente de la federación de baloncesto de China, el expívot de los Rockets, Yao Ming, de quien es amigo personal y de su familia. A la vez los tuiteros invitaban a James a que se leyese el currículo académico de Morey, un licenciado por la Universidad de Northwestern, una de las más prestigiosas del país, además de tener un Master de Administración de Negocios por el Sloan School of Management del Instituto de Tecnología de Massachusetts.

"Hay consecuencias negativas que pueden suceder cuando no piensas en los demás, cuando sólo piensas en ti mismo"


Ante el efecto negativo que generaron sus declaraciones, James escribió otro tuit en el que trató de "aclarar" sus comentarios. "Creo que no se consideraron las consecuencias del tuit. No discuto el contenido. Otros pueden hablar de eso", publicó. Otro comentario polémico de James sobre la crisis con China y que ha sido criticado en las redes sociales ha sido al referirse a que "hay consecuencias negativas que pueden suceder cuando no piensas en los demás, cuando sólo piensas en ti mismo".

De inmediato, las redes se han inundado de comentarios en los que le han recordado a la estrella de los Lakers en qué piensa cuando firma los contratos multimillonarios vitalicios con las grandes compañías, que tienen fábricas en China, donde la mano de obra es mucho más barata que en Estados Unidos. El rechazo a las declaraciones de James no cesaron en las redes sociales y uno de los que entró en el intercambio dialéctico fue el pívot suizo turco Enes Kanter, esta temporada nuevo jugador de los Celtics de Boston.

Kanter, en su línea de franqueza en una serie de cuestiones -incluida la reciente controversia de la NBA con China, convertido en el mercado exterior más importante de la venta de productos de las súper estrellas de la mejor liga del mundo- dijo que por encima de todo tienen que estar los "principios" de libertad y democracia. El pívot de los Celtics dijo que era ciento por ciento partidario de las creencias de Morey con respecto a la situación en Hong Kong y tuiteó: "La @NBA me respalda por la libertad y la democracia". Kanter, aunque nunca mencionó el nombre de James, si destacó que la mayoría de los tuits que se estaban publicando defendían el derecho a la "libertad de expresión".

¿Te ha parecido interesante esta noticia?    Si (0)    No(0)


Normas de uso

Esta es la opinión de los internautas, no de El Imparcial

No está permitido verter comentarios contrarios a la ley o injuriantes.

La dirección de email solicitada en ningún caso será utilizada con fines comerciales.

Tu dirección de email no será publicada.

Nos reservamos el derecho a eliminar los comentarios que consideremos fuera de tema.