www.elimparcial.es
ic_facebookic_twitteric_google

SEMIFINALES - VUELTA

Copa Libertadores. El Flamengo se encumbra en Maracaná ante Gremio y es finalista | 5-0

Copa Libertadores. El Flamengo se encumbra en Maracaná ante Gremio y es finalista | 5-0
Ampliar
jueves 24 de octubre de 2019, 04:23h
Exhibición ofensiva de un sistema de Jorge Jesús que acomplejó a la especulación rival. El doblete de 'Gabigol' coronó el vendaval que sentenció, con hambre y fútbol, el billete a la final frente a River Plate.

La segunda semifinal de la Copa Libertadores encontró a Flamengo y a Gremio en Maracaná. El templo del fútbol brasileño y mundial acogería la vuelta de una eliminatoria que llegó con 1-1 en el global, resultado que daba ventaja a los de Río de Janeiro -resultando escueto, visto lo visto en la ida-. Con River Plate aguardando en la final de Santiago de Chile, el duelo fratricida entre el líder destacado de la Serie A doméstica y el séptimo clasificado emanaba un sabor legendario. Unos no pisaban semejante estancia desde hacía más de tres décadas y los forzados a remontar pretendían ampliar su legado en este lustro glorioso.

Jorge Jesús, el técnico más laureado de Portugal, repitió la nómina de futbolistas que dominó en el Arena de Porto Alegre. Su idea combinativa funcionó sobremanera en aquella cita, por lo que no concibió alteraciones. Así, Filipe Luis y Rafinha eran los carrileros, con Rodrigo Caio y el español Pablo Martí guardando al portero Diego Alves. Por delante figuraba el pivote defensivo William Arao y el interior todoterreno Gerson, con el talento de Everton Ribeiro y De Arrascaeta conectando con los delanteros Gabriel Barbosa 'Gabigol' y Bruno Henrique. Se trataba de jugar como siempre para cerrar el pase.

Renato Gaúcho, en su caso, determinó cambios. No ha podido viajar con continuidad en sus titularidades a los largo del curso y volvió a mover piezas con respecto al partido anterior -lo mismo hizo entre los cuartos y las semis-. Refutaría la filosofía de crecer a partir de la táctica y el ardor físico al alinear a Maicon y a Michel al lado del creativo Matheus Henrique. Esta vez André fue el punta elegido, con Everton y Alisson pegados a la cal. Y recuperó para la retaguardia al capitán -y elemental- Geromel, que saltó al verde como compañía de Kannemann y del meta Paulo Victor. Paulo Miranda sería la variante inyectada en el lateral diestro, con Bruno Cortez en el perfil zurdo.

Y el duelo arrancaría ofreciendo síntomas de acierto en la lectura visitante. No obstante, la presión a campo completo de Gremio ahogaría al Flamengo hasta el punto de negarle la posibilidad de construir fútbol de manera asociativa. Consiguieron conducir el evento al pelaje físico y, a partir de esa declaración de intenciones, gobernarían con una gran ocupación de espacios. La superpoblación en la medular -ajuste con respecto al partido de hace veinte días- les regaló una cohesión que incomodaría al 'Fla' y alimentaría una verticalidad que no se traduciría en ocasiones. En todo caso, aparentaron haber domado a los locales.

Pero abriría el fuego un centro de Rafinha y el testarazo cruzado de 'Gabigol' que atrapó Paulo Victor -minuto 10-. Ocurrió en una acción en transición, toda vez que superaron la primera línea adelantada de defensa oponente. Mas, en el 19 de juego, gozaría el sistema entrenado por Gaúcho de la anhelada llegada peligrosa. Una emboscada a Everton Ribeiro en cancha ajena devino en un tres para tres que fijó a Everton desbordando en la línea de fondo. Centró el referente de la Canarinha, desvió Diego Alves y Maicon remató muy forzado. La redonda le volvería al ex guardameta del Valencia y perdonó la delegación de Porto Alegre.

En cambio, poco a poco fue sembrando el escuadrón de Jorge Jesús pasillos interiores y concatenaciones de pases que germinarían en la expresión de su juego colorido y la confrontación de estilos se agudizaría. Con Everton Ribeiro como elemento indetectable entre líneas y Filipe Luis y Rafinha alzando superioridades en las bandas. Se erosionaría el cierre visitante y el mando del club de Río sería explícito a partir del minuto 25. Y con este cambio de escenario se multiplicaría el trabajo de la retaguardia visitante.

En el 27 Ribeiro rompió con un cambio de ritmo centrado para descargar hacia el centro de Rafinha. El envío del ex del Bayern, templado, fue cabeceado pegado al poste por Bruno Henrique, quien había efectuado un movimiento delicioso de desmarque en el área. Seguiría el florecer de la iniciativa de circulación veloz del Flamengo y en el 35 Ribeiro recibió en la mediapunta para abrir hacia la incorporación de De Arrascaeta por la diestra. El uruguayo dibujaría un centro-chut que se colaba por el segundo poste. Paulo Victor voló para neutralizar la parábola y 'Gabigol' conectó una chilena desatinada. Y en el 38 una larga combinación de banda a banda -en la que participaron Filipe, Ribeiro y Rafinha- concluyó en el pase vertical y raso de Gerson que pescó 'Gabigol'. Gabriel Barbosa jugó de espaldas, con Kannemann encima, y descerrajó un zurdazo que atajó Paulo Victor.

La asociación local estaba rozando el descarrilamiento de un Gremio totalmente impotente para recobrar la sensación de amenaza en ataque e inseguro en defensa. Y en el minuto 43, en el tramo psicológico, sobrevino el punto de inflexión. Michel perdió la pelota en el intento visitante de mantener la posesión y Bruno Henrique entró en ignición a la contra. La velocidad de este sensacional delantero deshizo el equilibrio táctico rival y quedó la maniobra en un dos para tres fracturado por su pase al espacio, maravilloso, que 'Gabigol' usó para rematar duro y cruzado. Paulo Victor reaccionaría con acierto, pero la pelota suelta fue embocada por el propio Bruno Henrique para el 1-0.

Se le acumuló el trabajo a un Renato Gaúcho que en el descanso hubo de convencer a sus subordinados de su potencial para dar la vuelta a las sensaciones y al marcador. Con un grupo de jugadores de morfología mucho más anatómica que creativa. Y el técnico se descubriría en medio de la debacle, porque el Flamengo, que acabó muy cómodo el primer acto -controlando la posesión, el ritmo y generando peligro-, aceleró y mató a la contra. Los locales, asimismo, golpearían muy rápido y desterraron cualquier opción de respingo oponente. Volaban los representantes del hambriento 'Fla', mientras que los peones de Porto Alegre no pasarían del rol de sujeto pasivo.

En el primer pestañeo de la reanudación la retaguardia evitó el remate a gol de Ribeiro, pero en el minuto 47 nada podrían hacer. De Arrascaeta puso en movimiento el saque de esquina consiguiente y el cuero, repelido, quedó muerto en torno al punto de penalti. Allí emergió la figura de 'Gabigol', que en un escorzo nada sencillo encadenó un trueno de zurda que se coló sin que Paulo Victor pudiera hacer nada. El delantero lo intentaría, sin éxito, de inmediato. Y en el 53 Filipe se coló y cedió atrás, hacia la entrada en el área de un Bruno Henrique protagonista. Se anticipó a Michel y desestabilizó a Geromel, quien le derribo para el penalti que transformaría 'Gabigol'. Un rotundo 3-0 que sacó la concentración que restaba en la mente de los futbolistas de Gremio.

Y el bloque de Jorge Jesús demostraría su actitud y mentalización presente: quieren conquistar Brasil y el planeta. No bajaron el compás y sus contragolpes venenosos todavía ampliarían más la sangría. El tino en el pase que le faltó -de manera sonrojante- al otrora rocoso sistema de Renato Gaúcho provocaría dos jugadas a balón parado que subirían la afrenta hasta el 5-0. En el 67 De Arrascaeta botó un córner que remataría, a placer, Pablo Marí. Y en el 71 fue Ribeiro el que lanzó una falta lateral que Rodrigo Caio elevó hasta tocar techo en cuanto a la factura estética. El central conectó un cabezazo de manual: desde el primer poste y hacia el segundo. Con el arquero Paulo Victor atónito.

La fiesta en Maracaná no se apagaría, si bien las revoluciones quedaron bajas, al fin, en el verde. Comparecerían Vitinho, Piris de Motta, Thaciano, Diego Tardelli, Aquino Cossa y Diego Ribas -por De Arrascaeta, Bruno Henrique, Maicon, Alisson, André y Gerson-. El juego ofensivo y alegre acomplejó al especulativo, quién sabe si iniciando un debate estilístico en el país carioca. La coronación del estratega portugués secó por completo a Everton -la esperanza principal de la Seleçao sólo chutaría en el 86, para el lucimiento de Diego Alves-, desarmó el guión ajeno y preponderó las virtudes del talento por encima del rigor táctico. Cuando sus punzones atacantes -laterales incluidos- se soltaron el duelo explosionó. River Plate tendrá al contrincante de mayor rendimiento imaginable en la batalla final por el cetro de América.

- Ficha técnica:

5. Flamengo: Diego Alves; Rafinha, Rodrigo Caio, Pablo Marí, Filipe Luís; Willian Arao, Gérson (m.87, Diego), Giorgian de Arrascaeta (m.68, Robert Piris da Motta), Everton Ribeiro; Bruno Henrique (m.74, Vitinho) y 'Gabigol'.

0. Gremio: Paulo Victor; Paulo Miranda, Geromel, Walter Kannemann, Bruno Cortez; Michel, Matheus Henrique, Maicon (m.63, Diego Tardelli), Alisson (m.76, Thaciano), Everton; y André (m.58, Pepe).

Goles: 1-0, m.42: Bruno Henrique; 2-0, m.46: 'Gabigol'; 3-0, m.56: 'Gabigol' (penalti); 4-0, m.67: Pablo Marí; 5-0, m.71: Rodrigo Caio.

Árbitro: el argentino Patricio Loustau. Amonestó a Kannemann, Rodrigo Caio y Everton.

Incidencias: partido de vuelta de las semifinales de la Copa Libertadores disputado en el estadio Maracaná de Río de Janeiro ante 69.981 espectadores.

¿Te ha parecido interesante esta noticia?    Si (0)    No(0)


Normas de uso

Esta es la opinión de los internautas, no de El Imparcial

No está permitido verter comentarios contrarios a la ley o injuriantes.

La dirección de email solicitada en ningún caso será utilizada con fines comerciales.

Tu dirección de email no será publicada.

Nos reservamos el derecho a eliminar los comentarios que consideremos fuera de tema.