www.elimparcial.es
ic_facebookic_twitteric_google

A SÁNCHEZ LE SALE EL TIRO POR LA CULATA

lunes 28 de octubre de 2019, 12:35h
Tezanos y Redondo pensaban que habían descubierto la fórmula mágica para consolidar a Pedro...
Tezanos y Redondo pensaban que habían descubierto la fórmula mágica para consolidar a Pedro Sánchez en la silla curul del palacio de la Moncloa: exhumar al dictador Franco del Valle de los Caídos. La operación significaba para ellos el hundimiento definitivo en la izquierda de su gran rival Pablo Iglesias.

La exhumación-espectáculo se cuidó de forma esmerada, con 22 cámaras de televisión en exclusiva y 500 periodistas convocados. Y como colofón, declaración institucional de Pedro Sánchez, copando la pequeña pantalla. Una operación de Estado que demostraba la altura política del presidente en funciones.

Pues no, las encuestas han demostrado que Pablo Iglesias sigue igual, sin otro descenso que el que le provoca la traición de Errejón. Pedro Sánchez ha descendido ligeramente. Y lo que ni Tezanos ni Redondo esperaban: Vox ha pegado un estirón que le coloca en tercer lugar entre los partidos nacionales. Francisco Franco no le interesa ya a casi nadie y solo los nostálgicos franquistas de la tercera edad han reaccionado refugiando su ira en Vox. Sánchez y sus colaboradores se han equivocado y el tiro les ha salido por la culata.

La guardia urbana de Barcelona, por otra parte, aceptó la cifra de 350.000 asistentes a la manifestación contra la sentencia que dieron los organizadores. Si esa cifra fuera cierta, la manifestación constitucionalista alcanzó los 400.000, a pesar de que los CDR bloquearan las carreteras y taponaron los ferrocarriles para impedir la asistencia. Algunas televisiones se tragaron los datos oficiales como si la guardia urbana fuera neutral. Da igual. El hecho incontrovertible es que el éxito de la manifestación constitucionalista fue arrollador. Y eso abre esperanzas ciertas a la estabilidad de España. La exhumación de Franco no incide en las elecciones, salvo en la crecida de Vox. La situación catalana, sí. Quien acierte al tratarla habrá ganado mucho terreno.