www.elimparcial.es
ic_facebookic_twitteric_google

FÚTBOL

Ronaldo se revuelve en la Juventus ante el posible declinar de su carrera

Ronaldo se revuelve en la Juventus ante el posible declinar de su carrera
Ampliar
lunes 11 de noviembre de 2019, 23:05h
El delantero ha hecho varios desplantes en plena sequía goleadora.

¿Ha empezado ya el anochecer de Cristiano Ronaldo como delantero de élite? Esa es la pregunta que revolotea en el Juventus Stadium y en todo el planeta futbolístico. El cinco veces Balón de Oro ha llegado a mediados de noviembre con cinco goles en la Serie A y uno en la Liga de Campeones -anotado ante el Bayer Leverkusen-. Esta tarjeta denota una producción atacante impropia de las cifras que ha manejado el luso durante más de una década.

Y su malestar consigo mismo es nuclear. Como siempre, como ha demostrado a lo largo de los años, su personalidad no le deja maquillar lo que siente. Y en unos días ya ha efectuado dos desplantes a su entrenador cuando le ha tocado ser sustituido en pleno partido. En el ajustado triunfo turinés ante el Lokomotiv de Moscú -en Champions- se fue del césped visiblemente fastidiado. Maurizio Sarri le ordenó salir con los puntos en el aire y a 10 minutos del 90. Y este fin de semana le ha cambiado incluso antes.

El domingo Ronaldo salió del verde en el minuto 54 del partidazo ante el Milan. Con 0-0 en el electrónico. El delantero se fue directamente a los vestuarios en vez de sentarse en el banquillo junto al resto de sus compañeros. Se perdió el golazo de su recambio, Paulo Dybala. Una diana, anotada en el minuto 77, que valdría la reconquista bianconera del liderato, con un punto de ventaja sobre el pegajoso Inter de Milán que gestiona con maestría Antonio Conte.

Ronaldo, en coherencia con su biografía, está molesto con su rendimiento y con haber pasado a ser el primer cambio de Sarri cuando las cosas vienen mal. Esa mentalidad le conduce, en reiteradas ocasiones, a pensar primero en su producción y después en el colectivo. Lleva un sólo gol anotado en los últimos cinco partidos disputados -el que anotó en el minuto 95 del 2-1 ante el Genoa-. Se ha quedado a cero, de forma consecutiva, ante Lokomotiv, Torino -en el derbi- y Milan.

Se ha sabido, además, que Cristiano se fue a su casa tras ser suplido este pasado domingo en el enfrentamiento ante los rossoneri. Esto es, ni siquiera estaba en el Allianz Stadium cuando Dybala hizo estallar a la tribuna. Y, claro, esta actitud ha prendido la mecha en el club aristocrático por excelencia de Italia. Tal dimensión ha cobrado la espantada del luso que el propio delantero ha querido apagar el incendio publicando un mensaje en sus redes sociales. "Partido difícil, victoria importante", ha escrito.

Pero las dudas se están expandiendo en la institución regida por la familia Agnelli. Sarri, en sala de prensa, justificó la actuación de su ilustre subordinado. "No es ningún problema, hay que darle las gracias porque jugó a pesar de tener problemas físicos. Yo preferí sustituirle porque no le veía bien. Si luego se enfada porque sale del campo es normal, sobre todo cuando un jugador se sacrifica para llegar al partido", avanzó en una conversación con los medios que giró en torno a los dos episodios de enfado explicitados por Ronaldo.

"Le dieron una patada hace veinte días y desde entonces no consigue entrenar bien. Ese es el problema, la falta de continuidad en los entrenamientos. El problema no es grave", prosiguió un entrenador que aclaró que "se necesita algo de tolerancia. Si quitas a un jugador que lo está dando todo, es normal que tenga cinco minutos de enfado. A un entrenador le gusta ver eso: me preocuparía más lo contrario". Lo que no está viendo el preparador es una versión eficaz de su estrella. Y ese déficit resta muchas opciones al club candidato a todo.

Hace cinco años que el portugués no empezaba tan mal una temporada. Sus seis goles y una asistencia en los primeros 14 partidos. Hace un año, en los 12 duelos iniciales ligueros amontonaba ocho dianas y cinco asistencias. Muy lejos queda ya su inicio del curso 2015-16, cuando entró en ignición con 13 goles y dos asistencias en los primeros 16 duelos -con la camiseta merengue-. Con 34 años, no está nada claro que esta tendencia sea sólo un síntoma. Eso sí, en múltiples oportunidades se ha dado por acabado el frondoso fluir goleador de este delantero sin par.

¿Te ha parecido interesante esta noticia?    Si (0)    No(1)


Normas de uso

Esta es la opinión de los internautas, no de El Imparcial

No está permitido verter comentarios contrarios a la ley o injuriantes.

La dirección de email solicitada en ningún caso será utilizada con fines comerciales.

Tu dirección de email no será publicada.

Nos reservamos el derecho a eliminar los comentarios que consideremos fuera de tema.