www.elimparcial.es
ic_facebookic_twitteric_google

MARCHAS MASIVAS

Guaidó y el chavismo vuelven a medir sus fuerzas en las calles de Venezuela

Guaidó y el chavismo vuelven a medir sus fuerzas en las calles de Venezuela
Ampliar
sábado 16 de noviembre de 2019, 23:07h
La oposición ha vuelto a manifestarse contra el régimen de Nicolás Maduro.

La salida del poder de Bolivia de Evo Morales y el nuevo acercamiento del Ejecutivo interino del país andino con la oposición del régimen venezolano insufló una especial fuerza a las manifestaciones que Nicolás Maduro y Juan Guaidó habían convocado para este sábado. Ambas facciones de la sociedad de la nación petrolera llamaron con vehemencia a sus militantes a mostrar su presencia en las calles, en una medición de músculo que se había calmado.

Además del ingrediente boliviano, los disidentes del chavismo se vieron reforzados por la impotencia ante el episodio sufrido este mismo viernes, cuando milicias de Maduro irrumpieron en la sede del partido de Guaidó, reteniendo a los allí presentes y requisando teléfonos móviles y ordenadores. En ese contexto el presidente reconocido por casi 60 países agudizó el llamamiento al seguimiento de la protesta pensada para este fin de semana.

Y el actual jefe del Parlamento de Venezuela tomaría la palabra entre la muchedumbre, contada en miles de personas, que se agolpó en el este de Caracas. "Tenemos que insistir hasta que el poder de las armas no esté del lado del usurpador, sino del lado de la Constitución", proclamó Guaidó en una intervención en la que volvió a recalcar la importancia de lograr el apoyo de las Fuerzas Armadas. Subrayando como ejemplo lo ocurrido con Evo Morales en La Paz.

"El factor de los militares es el que hoy nos falta"


"Es el factor (el de los militares) que hoy nos falta, es el factor que hoy debe tomar una decisión", añadió un político opositor que no ha parado de pedir a las fuerzas policiales y militares que le den la espalda al régimen bolivariano desde que proclamó un Gobierno interino a finales de enero pasado. El problema es que Maduro cuenta con mucha adhesión heredada de Hugo Chávez y no va a ser sencillo que Guaidó alcance pronto a cumplir ese último objetivo.

No obstante, el referente opositor manifestó que la mayoría de los venezolanos desean un cambio de Gobierno ante el masivo seguimiento de la marcha propuesta. "La lucha es hasta que cese la usurpación, hasta lograr la transición, hasta que haya elecciones libres", repitió un Guaidó que reiteró su llamamiento a una "protesta sostenida en la calle" hasta lograr "los objetivos", que pasan por convencer a las Fuerzas Armadas y, finalmente, derrocar a Maduro (que lleva en el poder desde 2013).

"Si hoy salimos a la calle y (después) nos quedamos en la casa habremos perdido", concluyó Guaidó, el jefe del Parlamento -único poder controlado por la disidencia- que sancionó hace meses dos leyes que garantizan el perdón a los oficiales que ayuden a "restituir el estado de derecho". En todo caso, el grueso del bloque militar y policial del país caribeño sigue diciendo ser leales al llamado "presidente obrero" y se declaran "antiimperialistas y profundamente chavistas".

El chavismo saca a miles a las calles de Caracas "contra el fascismo y el golpe en Bolivia"


La crisis social y política boliviana, como no podía ser de otro modo, también ejerció como gasolina de atracción para la manifestación orquestada por el oficialismo. Miles de simpatizantes de Maduro acudieron a las calles de Caracas para responder a la manifestación dirigida por Guaidó y con el objetivo de mostrar su repulsa ante lo que han llamado un "golpe de Estado" contra Evo Morales, quien la semana pasada renunció a la Presidencia de Bolivia.

El gobernante partido PSUV convocó a sus bases a realizar una marcha masiva, desde cuatro lugares de la capital venezolana, que confluiría en una tarima instalada en el centro de la urbe, desde donde dirigentes bolivarianos intervinieron, micrófono en mano. Se esperaba en esas filas, especialmente, la versión que Nicolás Maduro habría de ofrecer ante la pérdida de un aliado como Bolivia. Pero el dirigente no acudió personalmente al acto.

Sí brindó una alocución por vía telefónica, definiendo la convocatoria de esa marcha como una "victoria de paz". "Que no se equivoquen con Venezuela (...) hoy ha triunfado otra vez la paz", subrayó Maduro, antes de recordar su apoyo total a Evo Morales, del que dijo es un aliado político y amigo personal. Asimismo, denunció la "masacre" que ha causado nueve muertos y cientos de heridos en los enfrentamientos entre partidarios de Evo y las fuerzas policiales en Cochabamba.

Según los cálculos del heredero de Chávez, a su llamada acudió en torno al millón de chavistas. En esa guerra de datos que siempre nubla la proporcionalidad real de las facciones en Venezuela. Su marcha recorrió varias calles del oeste y centro de Caracas, para terminar llenando cuatro manzanas en el punto desde el que hablarían los dirigentes. La ampliamente difundida actividad, por los canales televisivos del Estado, contó con la presencia de cientos de personas que se trasladaron desde otras regiones, según el oficialismo.

¿Te ha parecido interesante esta noticia?    Si (0)    No(0)


Normas de uso

Esta es la opinión de los internautas, no de El Imparcial

No está permitido verter comentarios contrarios a la ley o injuriantes.

La dirección de email solicitada en ningún caso será utilizada con fines comerciales.

Tu dirección de email no será publicada.

Nos reservamos el derecho a eliminar los comentarios que consideremos fuera de tema.