www.elimparcial.es
ic_facebookic_twitteric_google

La utopía (o memez) del Gobierno constitucionalista

domingo 17 de noviembre de 2019, 11:35h

Entre algunos analistas y periodistas del centro derecha hay un clamor para que Pablo Casado ofrezca a Pedro Sánchez sus escaños y formar un Gobierno constitucionalista junto con Ciudadanos. Se trataría, sin duda, de la mejor fórmula para evitar que el PSOE gobierne en coalición con Podemos y el apoyo de los separatistas.

Pero, ¿alguien cree que eso es posible? ¿No saben que Pedro Sánchez jamás aceptará tal acuerdo? El 10-N, cuando se conocieron los resultados electorales, el líder del PP telefoneó al presidente en funciones para felicitarle por su victoria. Ni siquiera cogió el teléfono. Dos días después, el secretario general del PSOE y el de Podemos celebraron por todo lo alto la firma de un Gobierno de coalición, pese a que con sus 155 escaños está muy lejos de ser aprobado en el Congreso de los Diputados.

Con este sainete, Pedro Sánchez buscaba dos cosas: que la opinión pública se olvidara de su fracaso electoral y que nadie le diera la tabarra con la llamada Gran Coalición, que le produce grima con solo mentarla. La misma noche electoral, José Luis Ábalos aclaró que el PSOE jamás gobernaría, ni siquiera pactaría, con el PP. ¿Qué culpa tiene, entonces, Pablo Casado?

Durante la campaña electoral, el líder del PP sugirió que negociaría con el candidato socialista si sus escaños fueran necesarios para desbloquear la situación. Es más; mientras Sánchez e Iglesias se abrazaban tras firmar el pacto, los dirigentes populares se reunían en Génova para estudiar la intención de su postura. Y muchos de ellos estaban de acuerdo en ofrecer sus votos para desbloquear la situación antes de que se convocaran unas terceras elecciones.

Se puede criticar a Pedro Sánchez por ningunear a Pablo Casado y rechazar siquiera hablar con él. Pero ni el PP ni Ciudadanos son responsables de que España termine gobernada por los comunistas y los separatistas. La opinión pública debe saber que la Gran Coalición es imposible. Una mera utopía (o memez) de algunos analistas que, con tal de criticar al PP y a Ciudadanos, pretenden hacerles responsables de que Pedro Sánchez prefiera aliarse con Pablo Iglesias y Gabriel Rufián antes de tomar un café con Pablo Casado. Y que, hasta que el secretario general de los socialistas abandone La Moncloa, nunca habrá un Gobierno entre el PP y el PSOE.

¿Te ha parecido interesante esta noticia?    Si (15)    No(0)


Normas de uso

Esta es la opinión de los internautas, no de El Imparcial

No está permitido verter comentarios contrarios a la ley o injuriantes.

La dirección de email solicitada en ningún caso será utilizada con fines comerciales.

Tu dirección de email no será publicada.

Nos reservamos el derecho a eliminar los comentarios que consideremos fuera de tema.