www.elimparcial.es
ic_facebookic_twitteric_google

Novela

Dolores Redondo: La cara norte del corazón

domingo 17 de noviembre de 2019, 17:35h
Dolores Redondo: La cara norte del corazón

Destino. Barcelona. 2019. 688 páginas. 22,90 €. Libro electrónico: 12,34 €. En esta precuela de su exitosa “Trilogía del Baztán” -“El guardián invisible”, “Legado en los huesos” y “Ofrenda a la tormenta”-, la escritora donostiarra lleva a su popular personaje Amaia Salazar al Nueva Orleans golpeado por el huracán Katrina -y por un peculiar asesino en serie-, a la vez que nos revela qué le pasó a Amaia cuando de adolescente se perdió en el bosque. Por Adrián Sanmartín

En 2016, Dolores Redondo (San Sebastián, 1969) se alzó con el Premio Planeta con Todo esto te daré. Tras un título tomado de las palabras pronunciadas por Satanás en la Biblia, Redondo nos ofrece una intriga policial ambientada en la Galicia rural. En intrigas es especialista la escritora donostiarra, autora de la exitosa Trilogía del Baztán formada por El guardián invisible, Legado en los huesos y Ofrenda a la tormenta. La Trilogía del Baztán ha sido un verdadero fenómeno literario, con sus obras encaramadas durante meses y meses a los primeros puestos de los libros más vendidos, sus entregas llevadas a la gran pantalla por el director pamplonés Fernando González Molina, y hasta la puesta en marcha de un recorrido turístico por los escenarios de las novelas, ese valle del Baztán y su capital, Elizondo, situado en el norte de Navarra.

Dolores Redondo irrumpió con fuerza en el altamente competitivo ámbito de la novela policiaca con una propuesta muy trabajada, y en la un trasfondo de elementos mitológicos la hace más potente, pues como bien ha señalado la propia Redondo “hemos aprendido a convivir con los vampiros y los zombis y los hemos aceptado, por qué no algo de la propia tierra como las creencias en el basajaun”. Y, sin duda, uno de los aciertos que ha encandilado a millones de lectores es la creación del personaje de Amaia Salazar, la inspectora de homicidios de la Policía Foral de Navarra encargada de hacerse cargo de la investigación de los crímenes.

Precisamente, conocer mejor a Amaia Salazar es lo que nos permite La cara norte del corazón, que podríamos considerar una precuela de la célebre trilogía ideada por Redondo. La cara norte del corazón entrelaza pasado y presente de una Amaia que aún no ha tenido que enfrentarse a los asesinatos ocurridos en Elizondo. Estamos en 2005 y asistiremos a la formación de en esos momentos subinspectora Salazar en el FBI estadounidense. Amaia Salazar es alumna de un curso impartido por Aloisius Dupree, jefe de la Unidad de Ciencias del Comportamiento de la poderosa agencia de investigación de Estados Unidos, a lo que ya se hace referencia desde El guardián invisible. Al comienzo de La cara norte del corazón vemos a Dupree impartiendo la primera lección del curso en torno a los asesinos en serie y sus peculiaridades, ya que sus “motivaciones escapan a las habituales, pues la gratificación es psicológica”, a partir de la victimología, que establece la “presencia de un asesino basándose en el perfil de sus probables víctimas”. Pero el curso no es solo teórico. La práctica consistirá en la búsqueda de un muy singular asesino en serie, llamado “el compositor”, al que le atraen las catástrofes naturales, que convierte en escenario de sus maldades, matando a familias enteras. En este caso, el devastador huracán Katrina que asoló Nueva Orleans. “El compositor” se inspira en un personaje real, John List, un veterano de la II Guerra Mundial, con una vida convencional y tranquila que en 1971, asesinó a sangre fría a su mujer, a su madre y a sus tres hijos adolescentes. List consiguió escapar de la justicia durante casi veinte años, porque, al contrario de otros criminales que no dejan de perseguir notoriedad, él “nunca tuvo afán de protagonismo”, ha explicado Dolores Redondo.

Por otro lado, junto al presente de ese Nueva Orleans del Katrina, se nos sumerge, como no podía ser menos, en el ya mítico escenario del valle del Baztán para descubrirnos qué le pasó a Amaia en su adolescencia: “Cuando Amaia Salazar tenía doce años estuvo perdida en el bosque durante dieciséis horas. Era de madrugada cuando la encontraron a treinta kilómetros al norte del lugar donde se había despistado de la senda. Desvanecida bajo la intensa lluvia, la ropa ennegrecida y chamuscada como la de una bruja medieval rescatada de una hoguera, y, en contraste, la piel blanca, limpia y helada como si acabase de surgir del hielo [...] Siempre contó que solo recordaba haber estado mirando un árbol, que no se acordaba de nada más..., aunque no era del todo cierto. En su memoria persistía el árbol, pero también la tormenta... y la casa en medio del bosque”.

“Todas mis novelas son incursiones en esa cara norte que todos llevamos dentro, esa faz oscura, mítica e inaccesible” ha dicho Dolores Redondo. Y, en efecto, como toda novela policiaca que se precie, lo oscuro, el mal que siempre acecha, envuelve su obra. La cara norte del corazón resulta de lectura imprescindible para los millones de seguidores de Dolores Redondo y su Amaia Salazar, pero también es una buena manera de adentrarse en su universo.

Libro
_
ebook
¿Te ha parecido interesante esta noticia?    Si (4)    No(0)


Normas de uso

Esta es la opinión de los internautas, no de El Imparcial

No está permitido verter comentarios contrarios a la ley o injuriantes.

La dirección de email solicitada en ningún caso será utilizada con fines comerciales.

Tu dirección de email no será publicada.

Nos reservamos el derecho a eliminar los comentarios que consideremos fuera de tema.