www.elimparcial.es
ic_facebookic_twitteric_google

NI PSOE NI PP SON LOS PARTIDOS DE LA CORRUPCIÓN

martes 19 de noviembre de 2019, 13:44h
Ni los seis años de cárcel para el expresidente José Antonio Griñán ni los nueve de inhabilitación para el expresidente...

Ni los seis años de cárcel para el expresidente José Antonio Griñán ni los nueve de inhabilitación para el expresidente Manuel Chaves pueden colocar sobre la cabeza del PSOE el sambenito de partido corrupto. Tampoco se puede llamar al PP, partido de la corrupción, como ha hecho Pedro Sánchez, por los casos madrileños en torno al expresidente Ignacio González.

La inmensa mayoría de los cargos a muy distintos niveles en toda España, tanto del PSOE como del PP, son serios, honrados y políticamente intachables. Corrupción hay, sin duda, y en grandes dosis en España, pero también en Italia y Francia. Lo que caracteriza a la clase política española no es la corrupción sino la mediocridad.

Por su volumen económico -680 millones de euros- y porque el dinero se sustrajo de forma directa a los trabajadores, el caso sentenciado hoy por la Audiencia sevillana es el más voluminoso de cuantos se han producido en España. A Pedro Sánchez le corresponde ahora pedir perdón por haber generalizado al tratar las corrupciones en el Partido Popular y, por supuesto, redoblar esa petición de perdón al pueblo andaluz que ha resultado gravemente perjudicado por los señores Griñán y Chaves y por la larga lista de sus colaboradores a los que los jueces han condenado a muy diversas penas de cárcel e inhabilitación.

No seré yo el que haga leña de los árboles caídos. Griñán y Chaves ya han recibido la vergüenza social de sus condenas que, salvo que los recursos prosperen, deberán cumplir como señala la ley. Hay que odiar, en fin, el delito y compadecer al delincuente. Lo más inteligente que se puede hacer ahora es pasar cuanto antes esta lamentable página de la política española.