www.elimparcial.es
ic_facebookic_twitteric_google

POR LIBRE

Vaselina para todos

Joaquín Vila
x
directorelimparciales/8/8/20
domingo 15 de diciembre de 2019, 19:39h

García Page, harto de la humillante rendición del PSOE ante los separatistas, ha criticado sin contemplaciones a Pedro Sánchez por ceder a los caprichos de ERC. Dijo el presidente de La Mancha que no quería vaselina de regalo de Reyes. Pues la tendrá a toneladas. Como la mayoría de españoles, cuando el presidente en funciones firme el pacto con los independentistas. Porque los socialistas elaboran un idílico y psicodélico relato para camuflar el poder que están dispuestos a conceder a los que intentaron dar un golpe de Estado. El futuro político del autogobierno de Cataluña todavía es una incógnita. Aunque los independentistas ya han puesto sobre la mesa lo de siempre: la autodeterminación y la libertad de los presos. Y de ahí no se mueven ni por las buenas ni por las malas. Como dice Iceta, “hay que coser Cataluña”. Otra cuestión es que se descosa España. Pero para eso sirve la vaselina.

Resulta que por tipos como Sánchez, Clinton o Corbyn surgen otros como Trump, Johnson y Abascal. Porque los ciudadanos quieren combatir a los idiotas con matones. ¿Qué ocurrirá si el PSOE gobierna con Podemos y los independentistas durante cuatro años? ¿Qué ocurrirá con la economía, con la libertad, con la dignidad de nuestra nación? Pues que Sánchez, Iglesias, Junqueras y Puigdemont, más juntos que revueltos, no van a dejar piedra sobre piedra. Ahora sí que a España no la va a reconocer ni la madre que la parió, como dijo Alfonso Guerra en su día. Nuestro país quedará hecho jirones y, luego, aparecerán los matones para echar a los responsables de la catástrofe. Los populismos de derechas son consecuencia de los populismos de izquierdas. Y viceversa. Si Pedro Sánchez gobierna cuatro años con Iglesias y el apoyo de ERC, a continuación llegará Abascal a caballo y con el revólver al cinto.

Hasta hace poco más de una década, Occidente disfrutaba de la prosperidad, de la libertad, de la seguridad gracias a Gobiernos socialdemócratas o liberales dirigidos por políticos más o menos responsables y eficaces. Pero los ciudadanos vivían en una democracia acolchada, anestesiados por la estabilidad y la seguridad. En España, el PSOE y el PP se alternaban en el poder sin estridencias. Como si Fukuyama hubiera acertado al vaticinar el fin del mundo con la caída del muro de Berlín y la derrota del marxismo. Nadie imaginaba que el comunismo y el fascismo resurgieran de sus cenizas. Pero, además de la crisis económica, las torpezas, las corrupciones y el sectarismo de los políticos de turno arruinaron esa Arcadia feliz.

Cuando Podemos y Ciudadanos aparecieron en España, muchos ciudadanos se felicitaron por el fin del bipartidismo. Creían que era la panacea. Los votantes de izquierdas celebraron la irrupción del partido morado, de la revolución pendiente, y los de derechas (algunos creen que los de centro) recibieron a Albert Rivera como a su gran líder, el salvador de las esencias liberales. Sin duda, fueron el PSOE y el PP los responsables. La ciudadanía estaba harta de sus muchos errores: la corrupción, el amiguismo, el abuso de las Instituciones, el partidismo… Y como eran pocos, parió Vox. Y ahí está el resultado. El bloqueo y el extremismo campan a sus anchas.

Ahora, en lugar del bipartidismo tenemos un mejunje de siglas que solo sirve para atascarlo todo, para crear naciones y partidos como churros y, de paso, indeseables compañeros de cama. Si al final, el PSOE gobierna en coalición con Podemos tendrá un topo de ERC en el Consejo de Ministros. Y ese topo será Junqueras, que, de momento desde la cárcel, tendrá la última palabra. Sánchez tragará sapos a puñados y pateará la Constitución sin contemplaciones. Pero en La Moncloa todo es placentero. Todo es asumible. Y con vaselina, más.

Joaquín Vila

Director de EL IMPARCIAL

JOAQUÍN VILA es director de EL IMPARCIAL

¿Te ha parecido interesante esta noticia?    Si (23)    No(0)

+
1 comentarios