www.elimparcial.es
ic_facebookic_twitteric_google

FELIPE VI, POR LA UNIDAD DE ESPAÑA

martes 24 de diciembre de 2019, 21:34h
El Rey ha estado impecable. Ha sabido estimular desde la prudencia y la moderación, la conciliación y la concordia...

En el artículo 56 de la Constitución Española, refrendada por la voluntad general del pueblo libremente expresada, se lee: “El Rey es el Jefe del Estado, símbolo de su unidad y permanencia”. En el artículo 62, se afirma que corresponde al Monarca: “El mando supremo de las Fuerzas Armadas”. Y en el artículo 8 se establece: “Las Fuerzas Armadas, constituidas por el Ejército de Tierra, la Armada, y el Ejército del Aire, tienen como misión garantizar la soberanía y la independencia de España, defender su integridad constitucional y el ordenamiento constitucional”.

Entre las muchas obligaciones que tiene Felipe VI para con su pueblo, destaca hoy por la situación política actual, garantizar la unidad de España y su integridad territorial. Ese es el mandato del pueblo. Tras los lamentables acontecimientos ocurridos en Cataluña en el año 2017, el Rey pronunció, el 3 de octubre, un admirable discurso en defensa del orden constitucional que cubrió de banderas nacionales la entera geografía española.

Felipe VI se enfrentaba a un desafío especialmente complicado en su discurso de Navidad de este año, tras la sentencia del Tribunal Supremo, las reacciones nacionales e internacionales y las tensiones que zarandean la vida catalana.

El Rey ha estado impecable. Ha sabido estimular desde la prudencia y la moderación, la conciliación y la concordia entre los españoles y ha defendido la integridad territorial de España y su unidad. Y lo ha hecho de forma concluyente e inequívoca. Era su obligación constitucional y la ha cumplido escrupulosamente, expresándose con la calidad de un profesional de televisión, vocalizando a la perfección. Felipe VI ha pedido “reflexión y serenidad” y ha subrayado “el deseo de concordia” que debe presidir la vida española.

El Rey, en fin, ha elogiado “la unidad que nos da fuerza” y tras elogiar “la diversidad territorial” ha acentuado la integridad de la nación española capaz de superar nuestras diferencias dentro del respeto a la Constitución. Se ha referido finalmente con esperanza a lo que puede conseguir la nación española, actuando todos juntos, sin divisiones estériles.