www.elimparcial.es
ic_facebookic_twitteric_google

TRIBUNA

El cambio climático es el principal desafío mundial

miércoles 25 de diciembre de 2019, 19:02h

La reunión de casi 200 naciones en Madrid, convocadas por Naciones Unidas en la denominada COP, no logro acordar acciones efectivas y concretas para evitar el acelerado calentamiento global que ya estamos padeciendo en todo el planeta. La Organización Panamericana de la Salud (OPS) llamó a los países de América del Sur a prepararse para la ocurrencia de peligrosos eventos climáticos”, debido al impacto que pueden ocasionar en la salud de las personas, causando incluso la muerte. Según el organismo, en los últimos 12 meses hubo 24 países de las Américas que se vieron afectados por olas de calor.

El problema es cada vez mayor, con un aumento en la frecuencia, duración y magnitud, entre los años 2000 y 2016, el número de personas expuestas a las olas de calor en el mundo se incrementó por lo menos en 125 millones. Y durante el verano de 2018-2019, siete países de las Américas -incluida la Argentina- se vieron afectados por olas de calor.

El fenómeno parece no tener freno, ya que las predicciones meteorológicas para América del Sur indican que durante este verano se esperan olas de calor que pueden aumentar el malestar, “reducir la disponibilidad de agua, contribuir al incremento del riesgo de incendios forestales y la pérdida de cultivos, como indica la OPS. Las olas de calor también causan cortes de energía eléctrica, reduciendo el acceso a ventilación, refrigeración y aire acondicionado.

Se define como 'ola de calor' cuando las temperaturas máximas y mínimas superan o igualan, durante tres días consecutivos y en forma simultánea, ciertos valores que dependen de cada localidad. Una de las tendencias que se están viendo, en Argentina y a nivel global, es que estos eventos son cada vez más frecuentes, más intensos, y duran más tiempo.

Según el registro del Servicio Metereologico Nacional - las tres olas de calor más largas que tuvo Buenos Aires ocurrieron en los últimos años. Fueron en el 2013 (9 días), el 2017 (8 días) y el 2004 (8 días).De acuerdo al informe elaborado por la Secretaría de Ambiente y Desarrollo Sustentable, el aumento de la temperatura que se registraría en el norte de Argentina podría incrementar las condiciones de estrés, la falta de confort y el riesgo de enfermedades cardíacas, especialmente en los individuos que se exponen a temperaturas elevadas y cambios de altitud o que practican deportes.

A su vez, las mayores temperaturas pueden aumentar la proliferación de algas y bacterias que podrían afectar el consumo y el uso recreativo del agua, En las áreas cordilleranas dedicadas a los deportes de invierno, se esperan reducciones en la cantidad y en los períodos con nieve, afectando destinos turísticos como Junín de los Andes, San Martín de los Andes, Copahue-Caviahue, Villa La Angostura, San Carlos de Bariloche, El Bolsón, Esquel, Las Leñas.

A medida que aumente la temperatura, la producción de nieve artificial será cada vez menos eficiente, más costosa y menos rentable. Ademas, se proyecta la subida del nivel del mar, para lo cual será necesario preparar las infraestructuras y balnearios cercanos a la costa y la reducción de superficie de playa.
Fue preocupante que las naciones convocadas en Madrid por Naciones Unidas, no pudieron concretar acuerdos efectivos capaces de evitar seguir aumentando los fenómenos climáticos, que hoy ya son devastadores a escala mundial. Tener presente que a menos que las emisiones mundiales de gases de efecto invernadero caigan 7 por ciento cada año entre 2020 y 2030, el mundo no alcanzará el objetivo de limitar el calentamiento global a 1,5° C por encima de los niveles preindustriales establecido en el Acuerdo de París.

El Panel Intergubernamental sobre el Cambio Climático (IPCC) advirtió que ir más allá de 1.5° C aumentará la frecuencia e intensidad de los impactos climáticos, como las olas de calor y las tormentas en todo el mundo; otras consecuencias serían el aumento en el nivel del mar y un océano Ártico sin hielo en el verano Las emisiones de gases van en aumento a pesar de las advertencias de los científicos y de los compromisos políticos asumidos en las 25 COP convocadas por Naciones Unidas, ya realizadas desde el año 1995; es preocupante observar que estas emisiones contaminantes ya son hoy 56 por ciento mayores.

Es tambien grave que la disparidad entre las emisiones futuras que se esperan y las que deberían registrarse siguen siendo considerables. Por estas razones era imprescindible que en esta reunión de Madrid de la COP 25 se hubiera acordado reforzar los compromisos nacionales de reducción de las emisiones de forma drástica, ya que decarbonizar la economía exigirá grandes cambios estructurales en los patrones de producción y consumo de energía.

Pero lamentablemente, los resultados de esta COP25 estuvieron muy lejos de las demandas de los científicos que piden acciones urgentes para detener el aumento de temperaturas con efectos catastróficos. Las diferencias entre los países en esta negociación han sido tan grandes que no se ha podido llegar a un pacto sustancial, y la presidencia de la COP25 ha admitido que los textos presentados no tenían el “suficiente consenso” para la aprobación. En esta reunión en Madrid no se definieron las decisiones requeridas para reducir las emisiones y por eso en una actitud dilatoria se han postergado hasta que tenga lugar la COP26, el año próximo en Glasgow. O sea, otro año más sin avances para cuidar nuestra Casa Común,

Alieto Guadagni

Economista

ALIETO GUADAGNI es economista graduado en la Universidad Nacional de Buenos Aires, con estudios de postgrado en la Universidad de Chile y Doctorado en la Universidad de California (Berkeley)

¿Te ha parecido interesante esta noticia?    Si (0)    No(1)

+
1 comentarios