www.elimparcial.es
ic_facebookic_twitteric_google

FÚTBOL

Premier League. El Liverpool escapa invicto del 'Boxing Day' y cierra un 2019 imperial

Premier League. El Liverpool escapa invicto del 'Boxing Day' y cierra un 2019 imperial
Ampliar
domingo 29 de diciembre de 2019, 23:40h
Ganaron con apuros al Wolverhampton y mantuvieron la distancia de 13 puntos con respecto al Leicester, ganando el Mundial de Clubes en el entretanto.

En el presente no hay un equipo, en el sentido de colectivo, que juegue al fútbol como el Liverpool. En 2019 la obra maestra de Jürgen Klopp ha ganado la Liga de Campeones, el Mundial de Clubes y la Supercopa de Europa, amén de liderar la Premier League con 13 puntos de colchón y de quedarse sin el título liguero inglés por centrímetros en favor del Manchester City -en la edición más disputada de la historia-. En estos 12 meses, en resumen, ha acumulado 31 victorias, cinco empates -lleva una racha de 36 partidos invicto- y una sola derrota, en el Etihad y el pasado 3 de enero.

Su mezcla de derroche físico, rigor táctico de cada pieza, compromiso, calidad técnica y acierto en el golpeo de balón no ha encontrado paragón en este año que va a concluir. Eso sí, la compresión de partidos le ha jugado malas pasadas en tramos concretos de este viaje a la eternidad que han emprendido. Y una de esas curvas ha asumado este domingo, cuando tenía que vérselas con el Wolverhampton -quinto clasificado y matarife de Pep Guardiola hace dos días- tras haber arrollado al Leicester y derribado al Flamengo en Doha.

El conjunto visitante, entrenado de manera sensacional por Nuno Espírito Santo, le planteó todo tipo de problemas a los punteros en Anfield. Rozaron la sorpresa de la fecha a pesar de haber relegado al banquillo a tres de sus titulares fundamentales -Adama Traoré, Raúl Jiménez y Romain Saïss-. La estadística final demostró la percepción: los dos clubes chutaron 10 veces, resultando más atinado el favorito a todo. Y el VAR cobró un protagonismo crucial en varias acciones a lo largo del minutaje, amarrando el empuje y la convicción de los 'Wolves'.

Klopp mantuvo a su portero, defensa y ataque, mas en la medular dio la alternativa a Lallana para acompañar a Henderson y Wijnaldum. No está rotando mucho el germano, como si tratara de sentenciar el primer título 'Red' en la historia de la Premier League cuando antes. Y ese modelo desnudó en esta jornada el cansancio acumulado. Los locales no podrían imponer el ritmo que les es caracerístico ante uno de los mejores visitantes del campeonato británico -no habían perdido a domicilio desde septiembre, habiendo tomado el Etihad-.

El técnico luso apostó por una estrategia conservadora -también dejó en la banca a Matt Doherty, su tercer máximo goleador-, incluyendo a nombres como Pedro Neto y Ruben Vinagre. Desplegó un esquema con tres centrales y colocó como pivote a otro zaguero -Leander Dendoncker-, con el objetivo de achicar y contragolpear, constriñendo a los favoritos a crear en estático. Abortando la vertiente al espacio que tanto réditos ha ofrecido al club de Merseyside en la plenitud sostenida que están alimentando.

Por ende, se pronosticaba y se desarrollaría un evento rocoso, comprimido. Pero Salah, Firmino y Manè lograron asomar entre la nube de peones que superpoblaban la mediapunta local. Lallana, el egipcio y Georginio Wijnaldum dispusieron de ocasiones para abrir el marcador en un primer acto en el que dominarían la posesión. Mas hibieron de esperar al minuto 43 para respirar y soltar algo de tensión. En esa recta final del primer acto un centro lateral leyó la incorporación del combinativo Adam Lallana, quien golpeó el cuero con el hombro. La pelota caería en las botas de Manè, quien anotó el 1-0 y se sacudió toda la frustración previa. El VAR tocó a la puerta de todos por una posible mano del centrocampista, pero dio validez a la diana con la que la tribuna resoplaba.

Sin embargo, el 'Wolves' cuenta con una mentalidad a prueba de bombas. Ya ha remontado unas cuantas veces -arribaba tras levantar un 0-2 al City- y en el tiempo de descuento, antes del intermedio, firmó las tablas. Lo hizo a través del remate a la red de Pedro Neto. Pero, cuando cundía el desasosiego ante lo enfangado del partido entre la hinchada roja, el VAR acudió al rescate para señalar un fuera de juego milimétrico del español Jonny Castro, que había sido el emisor del centro decisivo para el derechazo atinado del luso. En conclusión, se salvaba un exigido Liverpool que no sabía la que se le vendría encima en la reanudación.

Nuno ordenó a sus subir la ambición a sus subordinados, sabedor del arsenal que guardaba en al recámara. Adelantaría las líneas, salpicando presiones arodorosas que sembraron un cambio en el paisaje que preparaba el advenimiento de Adama Traoré y Romain Saïss. Llegó a aglutinar el 70% de posesión en la reanudación y la comodidad de Alisson se vería fracturada. Pasó a jugar con tres delanteros en el minuto 60 y corroboró la metamorfosis del pentagrama. Los 'Reds' ya no gobernarían la iniciativa. Desde entonces tratarían de cerrar filar y afilar el colmillo para volar a la contra. Los roles se habían intercambiado.

Así las cosas, el gigante fue apocado y comenzó a atrincherarse para gestionar uan ventaja muy escueta. Y el guardameta brasileño hubo de emplearse a fondo ante el chut de Diogo Jota que promocionó un error de Virgil Van Dijk. En ese encuadre el estratega portugués terminó de ir a por el resultado y metió en el verde al goleador mexicano Raúl Jiménez. Faltaban 20 minutos de asedio por delante. Había tiempo para plantar bandera en el templo más inexpugnable de este año.

Y se desfondarían los 'Wolves' en la persecución del éxtasis. Por las bandas, con regateadores eléctricos, y por el centro, amontonarían acciones peligrosas que carecerían del remate atinado. Jiménez, Vinagre y Traoré gozaron de oportunidades muy clara en remates desde la frontal y dentro del área, sin oposición. Todos ellos se perdieron, sin la dirección correcta entre palos. Pidió la hora el Liverpool, visiblemente vaciado de fuelle -a pesar de la entrada de Keita, Milner y Oirigi por Lallana, Wijnaldum y Firmino-, pero llegó a la orilla. Y clausuró un 2019 para el recuerdo.


- Ficha técnica:

1.- Liverpool: Alisson; Alexander-Arnold, Gomez, Van Dijk, Robertson; Lallana (Keita, min. 67), Henderson, Wijnaldum (Milner, min. 86); Salah, Firmino (Origi, min. 86) y Mané.

0.- Wolverhampton: Rui Patricio; Bennet, Coady, Kilman; Jonny, Dendoncker (Traoré, min. 58), Neves (Saiss, min. 58), Moutinho, Vinagre; Neto y Diogo Jota (Raúl Jiménez, min. 72).

Goles: 1-0, min. 42: Mané.

Árbitro: Anthony Taylor. Mostró cartulina amarilla a Lallana (min. 45+1) por parte del Liverpool y al técnico del Wolverhampton Nuno Espírito Santo (min. 45+4).

Incidencias: partido correspondiente a la vigésima jornada de la Premier League disputado en el estadio de Anfield del Liverpool.

¿Te ha parecido interesante esta noticia?    Si (0)    No(0)


Normas de uso

Esta es la opinión de los internautas, no de El Imparcial

No está permitido verter comentarios contrarios a la ley o injuriantes.

La dirección de email solicitada en ningún caso será utilizada con fines comerciales.

Tu dirección de email no será publicada.

Nos reservamos el derecho a eliminar los comentarios que consideremos fuera de tema.