www.elimparcial.es
ic_facebookic_twitteric_google

LA CONSTITUCIÓN, PALABRA PROHIBIDA

viernes 03 de enero de 2020, 11:13h
Los secesionistas catalanes y vascos se esfuerzan por no pronunciar la palabra España...

Los secesionistas catalanes y vascos se esfuerzan por no pronunciar la palabra España y cuando hablan de la nación a la que pertenecen la llaman el Estado. Algunos temen que eso va a ocurrir también con la Constitución. Ya están empleando eufemismos jurídicos, que solo significan su decisión de no acatar la Carta Magna española.

Lo grave no es que Junqueras, el prófugo Puigdemont, o el racista Joaquín Torra, presidente marioneta de la Generalidad, empleen un lenguaje ambiguo para dejar claro que rechazan la unidad de España y la Constitución de 1978. Lo grave es que, por un plato de votos, Pedro Sánchez se suma al lenguaje secesionista. Lo que conocemos del acuerdo entre el PSOE y ERC significa que el candidato a la investidura ha caído de hinojos ante los secesionistas y que está dispuesto a lo que le exijan con tal de permanecer en su poltrona monclovita.

Como una vez investido, la moción de censura es casi imposible con la actual geografía parlamentaria, que los secesionistas se tienten la ropa. La constante de Pedro Sánchez es la mentira. Basta repasar lo que ha dicho en los últimos seis meses de Podemos y de los secesionistas para entender la catadura ética del líder socialista.

A nadie le extrañaría que Pedro Sánchez, una vez investido presidente, se burle de los agentes del secesionismo y retome a sus posiciones constitucionalistas que es lo que le exige lo más granado de su partido.