www.elimparcial.es
ic_facebookic_twitteric_google

EDITORIAL

Gabriel Rufián humilla a Pedro Sánchez

sábado 04 de enero de 2020, 20:02h

El decisivo peso de los separatistas en la formación del Gobierno de coalición ha protagonizado el primer debate de la sesión de investidura de Pedro Sánchez. El candidato socialista, que ha leído íntegramente su discurso, ha desgranado todos los tópicos sobre la idoneidad de un Gobierno progresista. Pero resultan inquietantes los guiños a los secesionistas.

La frase que resume ese travestismo político del candidato socialista podía haber sido pronunciada por Puigdemont, por Torra o por Junqueras. “Hay que dejar atrás la deriva judicial y resolver el conflicto político en Cataluña desde la política y el diálogo”. Y por si fuera poco, ha añadido que “la ley por sí misma no basta” ¿Qué quiere decir Pedro Sánchez? ¿Va a intentar alterar la sentencia del Tribunal Supremo o la de la Junta Electoral Central? ¿Pretende, como ya se ha denunciado en El Imparcial, alguna suerte de indulto para los procesados? ¿Quizás también que Torra siga de presidente de la Generalidad y Junqueras de eurodiputado, pese al dictamen de la JEC?

Gabriel Rufián escenificó mejor que nadie el precio de sus 13 escaños. Con su estilo bronco y desabrido, pero parlamentariamente eficaz, el diputado de ERC se regodeó en la suerte. Humilló y amenazó a Pedro Sánchez con una frase rotunda y esclarecedora: “si no hay mesa de diálogo no hay legislatura”. O lo que es lo mismo, el cacareado Gobierno de coalición se quedará sin apoyos en el Congreso de los Diputados si no negocia la autodeterminación de Cataluña y la amnistía de los presos.

Con esa amenaza va a nacer el Gobierno de Pedro Sánchez. Y el futuro presidente lo sabe. Desde que ha subido a la tribuna del Hemiciclo se ha podido comprobar que es y siempre será un rehén de los partidos separatistas. Que durante la entera legislatura se verá obligado a pagar unas facturas que se antojan inconstitucionales y degradantes para nuestra democracia.

El debate vaticina también que la legislatura será bronca e inestable. Los durísimos ataques que se han producido entre Pedro Sánchez y Pablo Casado se repetirán constantemente. En esta sesión de investidura con una gran diferencia. El líder socialista lo leyó todo, hasta las réplicas y contrarréplicas. El presidente del PP estuvo brillante y desmontó las falacias del PSOE en sus pactos con los separatistas sin mirar un papel. Pero esa atmósfera frentista que se ha respirado en el Hemiciclo no será lo peor. Lo grave, el motivo de la inestabilidad de la Legislatura será esa dependencia del apoyo secesionista que ha asumido el futuro presidente. Porque ERC y Bildu solo tienen un propósito: reventar la Constitución y despedazar España. Y serán ellos los que mantendrán o echarán de La Moncloa a Pedro Sánchez tras apoyarle en su investidura como presidente del Gobierno. Gabriel Rufián se lo ha dejado muy claro.

¿Te ha parecido interesante esta noticia?    Si (10)    No(0)

+

1 comentarios