www.elimparcial.es
ic_facebookic_twitteric_google

INVESTIDURA

Sánchez, presidente por dos votos

martes 07 de enero de 2020, 17:06h

PSOE y Unidas Podemos logran el apoyo al primer gobierno de coalición de la democracia gracias a la abstención de ERC y Bildu.

Pedro Sánchez ha sido investido este martes presidente del Gobierno en segunda votación por un estrecho margen de 167 votos a favor, 165 en contra y 18 abstenciones.

En un debate bronco entre las bancadas de la derecha y la izquierda, no hubo sorpresas de última hora y ningún diputado cambió su sentido del voto tras las presiones que han recibido diputados socialistas los últimos días.

Votaron "sí" PSOE, Unidas Podemos, PNV, Más País, Compromís, NC, Teruel Existe y BNG; en contra el PP, Vox, Cs, JxCat, UPN, CUP, PRC, Foro y CC, mientras que ERC y EH Bildu se han abstenido.

En su intervención, Sánchez insinuó cambios en la Constitución para "buscar mecanismos" para que el bloqueo político no se repita. "Me comprometo, yo y mi grupo, a buscar fórmulas para facilitar mayorías de Gobierno frente a las mayorías de bloqueo", dijo el ya presidente con funciones.

No hubo mención de Sánchez al Rey, como le pidieron las bancadas del PP, Cs y Vox tras la polémica intervención de EH Bildu el domingo. Sin embargo, sí fue Felipe VI uno de los protagonistas del debate en sendos discursos de Pablo Casado y Santiago Abascal. El líder del PP y el de Vox aludieron a su figura con un reconocimiento explícito a su contribución a España y acompañaron sus palabras de "vivas al Rey" y "vivas a España", que fueron coreadas por los diputados de sus grupos parlamentarios.

Si Alfredo Pérez Rubalcaba fue uno de los protagonitas inesperados de la primera jornada de la investidura, en esta ocasión lo fue Manuel Azaña. El presidente de la II República fue citado por Sánchez, como ya hizo José Luis Rodríguez Zapatero en 2007, para cerrar su discurso: "Nadie tiene derecho a monopolizar el patriotismo", a lo que añadió otra alusión a sus palabras: "Se comprobará lo que no debió ser desconocido. Todos somos hijos del mismo sol y tributarios del mismo río'. Suban a esta tribuna y expongan una visión alternativa del programa. No contribuyan con sus palabras a que la convivencia se resienta"

No le faltó tiempo a Casado para replicar al candidato socialista con otra cita de Azaña: "Se puede meter con la República pero no con España". Fue la misma frase que mencionó Santiago Abascal en un duro discurso con la inmigración y en el que dedicó sus primeras palabras para el crimen machista del 6 de enero en Esplugues de Llobregat.

Coincidieron el líder de Vox y el del PP en alertar de que Sánchez pone al país en manos de "terroristas y golpistas". En palabras de Casado, "no se puede tomar a los españoles como rehenes para garantizar los votos de su investidura" mientras que Abascal alertó de que la "aseguradora de este golpe institucional es ETA".

La alusión a la violencia contra las mujeres y los inmigrantes invitó a Pablo Iglesias a improvisar su intervención para invitar a Vox a entender durante la presente legislatura que "hay una violencia específica contra la mujer por el hecho de ser mujer". Hubo alusión a la monarquía por parte del futuro vicepresidente del Gobierno: "Si algo sabía el rey Juan Carlos I, que venía de donde venía, es que solo alejándose de la derecha la institución podría pervivir. Quizá se hayan convertido ustedes en la mayor amenaza para la monarquía".

Frente a los "provocadores", el líder de la formación morada pidió "el mejor tono" a Sánchez, y avisó: "Pedro, no nos van a atacar por lo que hagamos. Nos van a atacar por lo que somos.

Tras los síes de Más País, Compromís o Nueva Canarias, le llegó el turno a Ana Oramas, otra de las protagonistas de la investidura por haber roto la disciplina de voto de Coalición Canaria al decir 'no' a Sánchez; un voto en contra por el que pidió disculpas a su partido desde el estrado.

Montserrat Bassa (ERC), hermana de Dolors Bassa - una de las condenadas por el procés -, fue la elegida por el partido independentista para intervenir en la tercera jornada de la investidura y no así Gabriel Rufián. Sus palabras debieron hacer pitar los oídos de la bancada socialista: "Me importa un comino la gobernabilidad de España".

Los 52 diputados de Vox abandonaron el hemiciclo para no escuchar la intervención de Oskar Matute, de EH Bildu, que se dirigió a Casado para pedir "verdad, justicia y reparación" para "todas las víctimas, las de ETA, las del GAL y las que siguen enterradas en cunetas".

¿Te ha parecido interesante esta noticia?    Si (0)    No(0)

+

0 comentarios