www.elimparcial.es
ic_facebookic_twitteric_google

FINAL | 2-1

Copa ATP. Djokovic gana a España y Serbia se proclama campeona

Copa ATP. Djokovic gana a España y Serbia se proclama campeona
Ampliar
domingo 12 de enero de 2020, 15:06h
Roberto Bautista agotó a su rival (7-5 y 6-1) y redondeó una actuación legendaria en estas semanas. Pero el número uno serbio impuso su pegada y dureza a Rafa Nadal (6-2 y 7-6). Feliciano López y Pablo Carreño no pudieron sellar la hazaña ante 'Nole' y Troicki (6-3 y 6-4). Djokovic gobernó la final y Serbia es la justa primera campeona de este torneo.

El pasado 24 de noviembre, en el Estadio Manolo Santana de Madrid, España se proclamaba campeona de la primera edición de la nueva Copa Davis. Escribía una página histórica en el deporte internacional al derrotar con claridad a Canadá en la final. Pues bien, esa misma plantilla de tenistas liderada por Rafael Nadal y Roberto Bautista -en la que sólo se registró la suplencia de Marcel Granollers por Albert Ramos- disponía este domingo de la oportunidad de redondear su legado y convertirse, también, en el equipo que ganó la inaugural Copa ATP.

Serbia se les cruzaba en el camino. Una selección al galope del talento de Novak Djokovic que ha sabido recomponerse desde el campeonato de Madrid -en el que cayeron en cuartos de final ante la sorprendente Rusia de Rublev y Khachanov-. Los balcánicos han dado la alternativa a Dušan Lajović en lugar de Filip Krajinović y han mantenido al veterano Viktor Troicki como obrero del dobles. Esa maniobra les ha permitido acceder a la final del evento australiano, toda vez que se vengaron de Medvedev y compañía en semis.

La inercia serbia constituía la principal preocupación para la delegación española. El seleccionado al que debían medirse en pos de la gloria había dibujado una aceleración desde la fase de grupos -en la que se dejó algún punto- hasta este peldaño, en el que degustaban su mejor punto de forma. No podría asegurarse que los jugadores capitaneados por Francis Roig hubieran ganado frescura con el paso de los días. Ni mucho menos. La inestabilidad se había disparado desde la imperial primera fase, con actuaciones agónicas ante Bélgica -en cuartos- y Australia -en semis-.

Mas, en ese navegar erosionado ha reclamado su lugar protagonista un Roberto Bautista jerárquico. En las cinco veces que había abierto una serie, nunca se le había visto incómodo. Ni contra Kyrgios (sólo había cedido 19 juegos en total). Por ello, buena parte de la candidatura española confiaba en que el Top-10 del planeta arrancara el primer punto ante Dušan Lajović (35º del circuito masculino). Y pronto descubrió el castellonense que afrontaría un partido diverso a todos los precedentes: su oponente le devolvería la bola desde el fondo de la pista. Se jugaría con largos intercambios.

En todo caso, la hoja de ruta del levantino no varió y desde la mezcla de intensidad, aplomo defensivo y paciencia capturó un 3-0 precoz -break a las primeras de cambio-. Marcó el terreno en 14 minutos, si bien el serbio reaccionó agresivo, comenzó a soltarse con 'estacazos' venenosos y firmó un juego en blanco. La exigencia, sin par con lo vivido en estas semanas por el número dos nacional, le encontró concediendo una rotura. De repente, la iniciativa mutó y sufría una presión tensa que derivó en el empate a tres. La derecha del balcánico estaba marcando la pauta. Pasada la media hora, se limitaba el español a mostrar su capacidad de sufrimiento.

Su primer 'ace' insufló confianza a Bautista, congelando la tendencia rival. Y afiló su resto para traspasar las dudas, apretando pero sin hacer caja -desperdició una bola de rotura fundamental-. Dušan escaparía esta vez desde su meritorio achique, mas Roberto se instaló más dentro de la cancha y volvió a mover a su contrincante. A cansarle. Amortiguado el respingo ajeno, el diestro español fue horadando la resistencia, variando su paleta y aferrándose al plan de desgaste. Y restó para apuntarse el valioso primer set (7-5). En una hora de examen físico y mental. Dejando un revés paralelo, por fuera, delicioso.

La labor astuta del tenista nacional provocó que Lajović sufriera para sostener su servicio y batallar, en general. De hecho, el castellonense abrió la segunda manga con saque en blanco. Su ritmo y consistencia desbordaban al rocoso balcánico, que se desfondó y lo pagó caro: break y 3-0 (en blanco). Se gustaba ya el levantino, sabiéndose dominador. Sólo una erupción de errores no forzados del español modificaría el guión. Sin embargo, los fallos se harían montaña en la mochila del combativo nacido en Belgrado -doble falta incluida-. Su punzante derecha se deshizo y Bautista solventó, con una autoridad familiar, el primer punto de la final (6-1). Cerrando un torneo de dimensión legendaria.

Y hablando de leyendas, la tribuna del Ken Rosewall Arena se puso en pie para disfrutar del segundo partido de la final. Rafael Nadal y Novak Djokovic jugaron el capítulo número 55 de su icónica rivalidad. Con el serbio viajando en un rendimiento superior, el mejor deportista español de todos los tiempos tenía en su mano ampliar su legado y el del tenis patrio. Para alcanzar esa meta debía demostrar una mayor recuperación anatómica que la ofrecida en sus emparejamientos individuales en la ronda eliminatoria. No obstante, el aviso se detonó rápido: el balear perdió su saque en el juego inicial.

Saltaron ambos a combatir con un tempo endiablado. El resto y la variedad de golpeos de 'Nole' entraron en temperatura antes, circunstancia que le puso 2-0. Mas, en el tercer juego, ganado en blanco, el manacorí bajó las revoluciones del compás ajeno con firmeza desde el fondo. No le interesaba jugar tan vertical como pretendía su enemigo íntimo. Eso sí, no podría ponerle el lazo al servicio del número dos de la ATP y el prólogo se basó en una huida hacia adelante del isleño -tres dobles faltas en un mismo juego-. La dureza mental sacaría del agujero a Rafael en ese tramo.

Arrastraba Nadal problemas para conectar primeros saques y la dinámica de iniciativa casi total de Djokovic se mantendría. Por ende, no se aplazaría el segundo break serbio y Novak sirvió para cerrar el set con 5-2, pasada la media hora. Se competía en un diapasón acelerado y el número uno nacional no detectó el modo de enmendar la comodidad rival. Varios 'aces' y un juego en blanco dieron carpetazo a un parcial de desigualdad inesperada (6-1). Rafael necesitaba recobrar la convicción y aplacar la velocidad, pues yacía fuera de eje.

Apostó por la agresividad, por irse a la red y meterse en pista. Pero al resto no saltaría la página de la impotencia. Así, se trazaría un cauce que preponderó la manutención del saque, con el balear concatenando más primeros. Al menos, la relación de fuerzas se comprimiría. El de Belgrado se sostuvo en la excelencia y le tocaba al zurdo subir escalones en su ejecución. La derecha que mandaba era la balcánica. De todas formas, Nadal ajustó, alargando los intercambios, para ir por delante en el marcador y arribar a sus cinco primeras bolas de break en el sexto juego (3-2).

'Nole' escapó -a base de 'aces'-. La soltura del manacorí era notoria y llegó a disponer de 5-4 y saque. Djokovic, siempre profundo, se revolvió. Y con el tenis más exquisito del torneo, el tie-break decidiría. En ese intenso desempate, con el aficionado extasiado, Novak sentenció para empatar la final (7-6). El partido de dobles, agonía y épica mediante, determinaría el campeón.

El capitán Francis Roig, y Nadal -muy desgastado y en declive en el campeonato-, entregó el futuro inmediato del seleccionado español a Pablo Carreño y Feliciano López, mientras que su homólogo Nenad Zimonjic decidió que Djokovic y Viktor Troicki completaran el enfrentamiento de dobles, el último episodio de esta primera edición de la Copa ATP. El buen rendimiento de la pareja española ante Australia, más especializada en esta disciplina, relegó al balear al banquillo. 'Feli', con 38 años y muchos eventos de este tipo sobre sus hombros, entraba en escena para intentar autografiar un colofón insuperable a su currículum.

Empezó sacando 'Nole', cuarenta minutos después de vencer a su némesis, y Troicki regaló un break inaugural con un fallo tremendo. Feliciano, que cayó enchufado, se aliaría con Carreño para susurrar la superioridad española en la red. La frialdad inicial serbia se diluiría, mas sufrieron balcánicos para coordinarse y cerrar los pasillos. La dupla nacional, con el asturiano dañando desde el fondo, abrió camino, pero la mezcolanza de errores no forzados y 'aces' de López confluyó en una rotura en contra y el empate a 3.

Sea como fuere, cuando Djokovic despertó, Serbia remontó y creció. El gigante de Belgrado se multiplicaba para generar indecisión, sobre todo en 'Feli'. El toledano fue diana de los balcánicos y Carreño contenía los peloteos con apuros. Se había dado la vuelta a la apariencia del guión. Y en el octavo juego cayó el segundo break balcánico, con saque para ganar el set. Novak, que desestabilizó desde su resto, remató con su servicio el resurgir de su equipo (6-3). Después de 32 minutos de juego, los españoles se quedaron sin margen de maniobra.

En una disciplina tan marcada por la concentración y la explosividad, la seguridad en el golpeo del número 2 del mundo gobernaba. Su magnetismo había hipnotizado a la dupla nacional. Y alimentado a Troicki. Como resultado, ampliaron la inercia: break y escapada (3-1). Feliciano cometió una doble falta grosera -que valió por una rotura en contra-, constatando el desplome del servicio patrio. Arrinconada, la pareja española quiso morir de pie regresando a los fundamentos del dobles (4-3 y 5-4). Aún así, a la orgullosa reacción le faltó regularidad, además de llegar tarde (no pescaron la anhelada rotura). Djokovic se subrayó como héroe de su país, el histórico y merecido primer vencedor de este formato.

¿Te ha parecido interesante esta noticia?    Si (0)    No(0)


Normas de uso

Esta es la opinión de los internautas, no de El Imparcial

No está permitido verter comentarios contrarios a la ley o injuriantes.

La dirección de email solicitada en ningún caso será utilizada con fines comerciales.

Tu dirección de email no será publicada.

Nos reservamos el derecho a eliminar los comentarios que consideremos fuera de tema.