www.elimparcial.es
ic_facebookic_twitteric_google

PABLO IGLESIAS, TRIUNFADOR

sábado 18 de enero de 2020, 17:57h
Pablo Iglesias es un profesor universitario con el que se puede hablar de poesía, de música...

En el diario El Mundo, Luis María Anson, académico de la Real Academia Española y Premio Príncipe de Asturias de Comunicación y Humanidades, publicó este artículo el lunes pasado. Google lo reprodujo íntegramente y las redes sociales le dedicaron incontables comentarios. El lector de El Imparcial lo encontrará a continuación:

“Pablo Iglesias es un profesor universitario con el que se puede hablar de poesía, de música, de filosofía… Le acompaña siempre un notable equipaje cultural. Se expresa con sencillez, carece de presunción y aborrece los aspavientos.

A lo largo del año pasado se esforzaron tórpidamente por despedazar su partido atizando la escisión de Errejón. Pablo Iglesias se enfrentó al órdago y lo ganó. Tras las elecciones del 28-A, le vetaron personalmente. Demostró entonces una insospechada madurez política y declaró que él no sería obstáculo para que sus compañeros se incorporaran al Gobierno.

Después, le apestaron ante la opinión pública, asegurando urbi et orbi que los españoles no podrían dormir si él estaba en el Gobierno. Iglesias reaccionó moderadamente sin crispar al mundo de la izquierda. Está considerado como el gran triunfador tras las elecciones del 10-N. Sin rencores ni altiveces ha pactado con el PSOE sanchista. Y hoy es vicepresidente del Gobierno. Nombrará secretaria de Estado a Ione Belarra, a la que tuve la suerte de conocer el pasado verano en los cursos de la Complutense en el Escorial. Se trata de una mujer muy inteligente y además buena persona con su mirada clara y los “ojos infinitos” de los que hablaba el inolvidado Pablo Neruda.

Las discrepancias ideológicas que me separan de Iglesias son sustanciales. Los dos pertenecemos a la clase media, pero él se mueve en el comunismo del siglo XXI y además le enternece la República. Yo estoy en el mundo liberal conservador y desde hace ya setenta años defiendo para España la Monarquía de todos, la Monarquía parlamentaria que ha sabido cumplir con el propósito de don Juan III: devolver al pueblo español la soberanía nacional secuestrada en 1939 por el Ejército vencedor de la guerra incivil.

Así es que en los próximos años tendré muchas ocasiones para escribir contra la política de Iglesias. Lo haré siempre desde el respeto. En su despacho del ABC verdadero, Luis Calvo, cuando yo no había cumplido los 20 años, me dio una lección que nunca he olvidado: lo peor que puede hacer un periodista es dedicar a los que de él discrepan, insidias e insultos.

Se enfrentará Iglesias a los que busquen sembrar cizaña y lo hará desde el compañerismo. Tengo curiosidad, en fin, por ver cómo lidia la situación que zarandea a España en centenares de mandrachos políticos catalanes”.