www.elimparcial.es
ic_facebookic_twitteric_google

JORNADA 21

El Valencia asesta la primera cornada al Barcelona de Setién | 2-0

El Valencia asesta la primera cornada al Barcelona de Setién | 2-0
Ampliar
sábado 25 de enero de 2020, 17:53h
Los levantinos desnudaron los problemas tácticos y vicios que arrastran los catalanes. Stegen fue el mejor de los suyos -detuvo un penalti- pero no bastó. La receta de la posesión (74%) falló con estrépito y el doblete de Maxi Gómez pudo acabar en goleada. Por M. Jones

Mestalla se dispuso este sábado a disfrutar de uno de los clásicos del fútbol español. Valencia y Barcelona examinaban sus dudas. Los primeros, viajaban renqueantes en 2020 -tras pinchar en la Supercopa de España y en Mallorca-; y los segundos, navegaban bajo la incertidumbre del cambio de entrenador y de estilo. Además, la figura de Rodrigo Moreno -pretendido por la directiva azulgrana- acapararía los focos y el picante de una cita en la que los tres puntos se uniformaron como fundamentales para la cosecha de confianza.

Albert Celades no pudo contar con su faro, Dani Parejo. Eligió al doble pivote físico compuesto por Coquelin y Kondogbia como remedo contragolpeador, con Calos Soler y Ferrán Torres en los extremos. Maxi Gómez y Kevin Gameiro coronarían un 4-4-2 en el que Domènech estaría bajo palos, protegido por Paulista, Garay, Wass y Gayá. Rodrigo esperaría turno en el banquillo. Y Quique Setién, que lidió con las lesiones de Luis Suárez, Dembèlè y Neto, reprodujo la zaga de tres centrales -Umtiti, Piqué y Sergi Roberto- para controlar la medular. Jordi Alba, Arthur, Busquets y Ansu Fati tratarían de conectar con Antonie Griezmann y Lionel Messi.

Y con celeridad se desnudaría la esencia del duelo de estilos. No tardó en desplegarse el pronosticado soliloquio catalán con la posesión. Los locales se atrincheraron, bien cohesionados y aguardando turno para lanzarse en transición. La horizontalidad de la circulación del Barça volvería a tomar la escena, para desgracia de su nuevo preparador, pues en ese pentagrama se multiplican los peligros tras pérdida si la concentración y compromiso no son los mejores. Y sin haber inquietado a Doménech sufrirían un aviso atronador.

En el minuto 10 Gayá se coló entre la desorganizada línea defensiva culé y fue derribado, dentro del área, por Piqué. Maxi Gómez asumió el lanzamiento de penalti, pero Ter Stegen lo detuvo. El portero alemán inauguró, entonces, una exhibición que le subrayó como el jugador más destacado de la delegación visitante. El germano sostuvo a los suyos y a un sistema que se resquebrajaba si perdía el cuero. La diferencia de intensidad tocaba techo, con los valencianos creciendo, hambrientos, y los catalanes sollozando.

Stegen se afanó el maquillar el desempeño colectivo de sus compañeros. Tapó un gol en propia puerta de Gerard Piqué; desvió un remate de Maxi Gómez, con ayuda del larguero; y resplandeció por medio de sus reflejos para neutralizar el intento inmediato de Gameiro. No funcionaron en el primer acto las redes de pase que anhelaban superar líneas. Ni Messi ni Griezmann entraron en dinámica constituyendo una amenaza. Y la profundidad estudiada de Jordi Alba y Ansu Fati quedaron enredadas en la sensacional soga táctica 'che'. Sólo la excepcionalidad de su portero evitó que el Barcelona se encaminara a vestuarios perdiendo.

Le urgía un revulsivo al control flácido y anestesiado pautado por Setién y Ansu Fati a punto estuvo de dar la razón al estratega recién contratado. Mas, falló el joven atacante y en el envés de la página emergió Maxi Gómez para abrir el marcador. El cazador uruguayo, de 23 años, descerrajó un chut que se coló tras el desvío de Jordi Alba -minuto 47-. De repente, se vació de contenido el 'cruyfismo' y el Barça necesitó mutar a la vertiente vertical y no tan combinativa de Ernesto Valverde. Entró en cancha Arturo Vidal -por Arthur, toda una declaración de intenciones- y el respingo del gigante llegó a rozar las tablas cuando Messi despertó. 'La Pulga' no anotó por la intervención, in extremis, de Gabriel Paulista.

Celades incluyó en la fórmula a Rodrigo -por Gameiro-, en busca de la sentencia en vuelo. Sabía que le tocaba encerrarse y sufrir el técnico local, y su escuadrón se dispuso a sobrevivir a Messi. El argentino reclamó los focos y se tornó en maestro de ceremonias, con Griezmann ausente. El zurdo legendario bajó a recibir y a crear, se filtró en conducciones y lo intentó a balón parado. Pero no amanecería su matiz salvador. En esta fecha ganaría el equipo más compacto y equilibrado. En el 77, Ferrán se escapó por el perfil diestro, a la contra, para asistir al doblete de Maxi Gómez.

Y el 3-0 rondaría el arco de Stegen: el canterano iluminado este curso perdonó segundos más tarde y el VAR anularía un tanto a Gabriel Paulista. Con Busquets victimizado por los vicios que arrastra su camarín en este lustro -desatenciones tácticas y la no participación defensiva de todas las piezas-. El Valencia, astuto, se trabajó el espaldarazo ansiado. Quique Setién pisó el barro de la realidad y habrá de esforzarse en inculcar rápido sus presupuestos unas vacas sagradas no tan dispuestas a remangarse.

- Ficha Técnica:

2. Valencia: Doménech, Wass, Garay, Paulista, Gayà; Coquelin, Kondogbia, Carlos Soler (Sobrino, m.89), Ferrán; Gameiro (Rodrigo, m.59) y Maxi Gómez (Jaume Costa, m.80).

0. Barcelona: Ter Stegen, Sergi Roberto, Piqué, Umtiti; Jordi Alba, Arthur (Arturo Vidal, m.56), Busquets, De Jong (Rakitic, m.85), Ansu Fati; (Collado, m.85), Messi y Griezmann.

Goles: 1-0, m.47: Maxi Gómez. 2-0, m.77: Maxi Gómez.

Árbitro: Gil Manzano (C. Extremeño). Amonestó por el Valencia a Coquelin (m.54), y por el Barcelona a Piqué (m.10) , Umtiti (m.44), Busquets (m.52)

Incidencias: partido correspondiente a la jornada 21 de LaLiga santander disputado en Mestalla ante 40.000 espectadores.

¿Te ha parecido interesante esta noticia?    Si (0)    No(1)

+

0 comentarios